En San Roque, 131 casas peligran por 59 socavones

Martín Mundo Molina, integrante del Colegio de Ingenieros Civiles de Chiapas (CICCH) y de la Asociación Mexicana de Hidráulica

*Existe un riesgo de mayores socavones en el Barrio San Roque, ya que la velocidad del agua que transita puede erosionar la estructura, además, cuando exista un sismo puede hacer que alguna casa se asiente y se fracture, otra consecuencia sería al momento en que el río crezca podría romper la alcantarilla  y las estructuras cercanas.


Martín Mundo Molina, integrante del Colegio de Ingenieros Civiles de Chiapas (CICCH) y de la Asociación Mexicana de Hidráulica, afirmó que desde 2016 se han encontrado 59 socavones y 3 zonas de riesgo hacia la zona cercana a la Plaza del Mariachi, en el Barrio San Roque de Tuxtla Gutierrez.

Dentro del estudio preliminar se estimaron 131 casas sobre el embovedado que se encuentra debajo del Barrio San Roque.

Los embovedados son estructuras civiles construidas en los ríos o arroyos, en forma de arcos de medio punto construidos de ladrillo o mampostería de piedra, algunos se revisten de forma inapropiada de concreto armado; se utilizan para conducir las aguas pluviales o las aguas negras de las ciudades, para evitar inundaciones o para librarse de los malos olores que se propagan sobre las áreas habitadas cercanas.

Sin embargo, los malos diseños hidrológicos e hidráulicos, así como los inadecuados procesos constructivos y la presencia de zonas habitables en sus cercanías o sobre de ellos, lo hace altamente vulnerables y riesgosos, debido a que éstos están sometidos a altas probabilidades de colapso.

En México y en varios países del mundo estas estructuras han colapsado, de forma particula al momento en que su capacidad hidráulica es rebasada por los escurrimientos generados por lluvias intensas, como fue el caso de un tramo del embovedado de San Roque, el cual se colapsó el 2 de septiembre de 2016, a la altura de la 12 sur y 3a oriente de en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

En San Roque, 131 casas peligran por 59 socavones

Mundo Molina explicó que las lluvias de la tarde del 2 de septiembre de 2016 tuvieron una intensidad de 115 litros por metro cuadrado y colapsaron un tramo de calle y una vivienda en el Barrio de San Francisco ante el desborde del arroyo.

Los escurrimientos extraordinarios fueron tan grandes que rebasaron la capacidad hidráulica del embovedado. Así, expertos del Colegio de Ingenieros Civiles y la Asociación Mexicana de Hidráulica, sección Chiapas, realizaron varias incursiones por el embovedado durante 2018 y 2019, para verificar su estado.

“De forma preliminar determinaron: zonas de riesgo por problemas estructurales, problemas de carbonatación de las partes recubiertas del embovedado recubiertas con concreto, varillas corroídas, 59 socavones nuevos (posteriores a la restauración realizada antes de la temporada de lluvias de 2019), una casa fracturada sobre el embovedado adjunta a la iglesia de Santa Cecilia por la plaza del Mariachi, falta de capacidad hidráulica del embovedado y falta de un trazo topográfico correcto y geoeferenciado  trazo del embovedado” mencionó el investigador.

Sobre este último dato se realizó un vuelo con un DRON DJI modelo Spark, con las coordenadas geográficas del trazo correcto, con el cual se realizó un conteo preliminar de las casas localizadas, adjuntas o sobre el embovedado, en la zona federal de dicho arroyo. Con esta tecnología se contabilizaron por el trazo preliminar 131 casas, en zonas de riesgo y en la zona federal del cauce.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.