Cercan y disparan contra indígenas, tras acusarlos de ser portadores de COVID-19

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Habitantes del municipio de Tumbalá enfrentan desde inicio de abril, siete contagios de COVID-19. Autoridades del municipio vecino, Yajalón, aunque también tienen brotes del virus en la demarcación, decidieron cerrarles el paso con un «filtro sanitario», impidiendo con ello que se abastezcan de alimentos y servicios. El pasado lunes, los pobladores de Tumbalá decideron protestar por esta medida, pero fueron reprimidos por policías y civiles armados.

La pandemia por los contagios de COVID-19 tiene un “foco rojo” en esa región ubicada en la zona norte de Chiapas, donde habita una mayoría de indígenas de la etnia ch´ol, según reconoció la jefa del Distrito de Salud VI, María Elsa López González, quien informó que en los municipios Tumbalá, Yajalón y Tila se realiza una búsqueda intencionada de casos y acciones de concienciación.

El pasado 10 de abril se dio a conocer un primer caso positivo a COVID-19 en Tumbalá, un municipio que tiene alrededor de 35 mil personas. En días subsecuentes los casos se incrementaron hasta llegar a siete, lo que colocó a esta demarcación con una tasa de incidencia del 19.2, la más alta en el estado de Chiapas.

Pobladores de Tumbalá denunciaron que la respuesta de las comunidades vecinas, fue cerrarles el paso.

Las comunidades cercadas, sin posibilidad de abastecerse de alimentos y tener servicios de salud, acudieron al cruce entre los poblados Hidalgo Joshil y Pulpitillo, este último el entronque que comunica a los municipios de Tila y Yajalón.

Su intención era que les permitieran el paso al municipio de Yajalón, donde se concentran los servicios de salud de la región.

Alrededor de las 13:30 horas, mientras se encontraban en el lugar, llegaron en camionetas policías municipales de Yajalón, e integrantes de un grupo de civiles armados que en el lugar son conocidos “Grupo Táctico”. Este grupo, al decir de los pobladores, trabaja al servicios de las autoridades de Yajalón.

De acuerdo a los videos que grabaron los mismos indígenas del poblado Pulpitillo, policías y civiles armados dispararon contra los habitantes de Tumbalá, golpearon y detuvieron a los indígenas Francisco Mendez Alvaro y Cristobal Mendez Velasco. Otro indígena, Román Guzmán Montejo, fue herido con arma de fuego.

El reporte de la policía municipal de Yajalón fue que los habitantes de Tumbalá intentaron cruzar el “filtro sanitario por el COVID-19” y por ello los detuvieron.

El Comité de Derechos Humanos de Base de Chiapas Digna Ochoa, quien atiende a la población de la zona, denunció que es inconstitucionales el cerco policiaco que hay alrededor de la la población de Tumbalá; y que esta situación los coloca en doble riesgo porque les cierra el acceso a los servicios de salud en medio de esta pandemia.

También denunciaron que la agresión armada contra los indígenas, se dio violando todo protocolo de diálogo. Hasta el momento ninguna autoridad estatal de Chiapas ha informado sobre la situación que existe en esa región.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.