Tras varias horas de negociación, comunidades antagónicas en Bochil sellan acuerdo de paz

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Con Coca Cola en mano y vivas a la paz y la unidad, indígenas de dos comunidades confrontadas de Bochil, firmaron un acuerdo de no agresión y hermandad sin la intervención de las autoridades estatales y municipales, pero sí con la mediación de dos líderes religiosos.

Tras dos sesiones de diálogo y negociación, el viernes 24 y el martes 28, los pobladores de Santa Cruz Nihó y Allende Esquipulas de Bochil, sellaron el pacto de paz y reconciliación, luego de varias horas de diálogo en el interior de una iglesia católica de  la primera comunidad.

Ambas comunidades responsabilizaron al alcalde Gildardo Zenteno Moreno, de haber provocado la confrontación de estas comunidades y de ser el responsable del operativo policiaco violento del pasado 13 de abril en el que participó hasta la Guardia Nacional donde una persona del sexo masculino perdió la vida así como un bebé. Y siete más resultaron heridos de balas. Todos de Santa Cruz Nihó.

Tras dirimir sus diferencias con la intervención y mediación de los párrocos Marcelo Pérez Pérez de Simojovel y Miguel Cortés Gutiérrez de Bochil, los líderes comunitarios de Santa Cruz Nihó y Allende Esquipulas, acordaron no agredirse ni provocarse daño alguno y sí buscar la vía del diálogo para arreglar sus conflictos como pueblos vecinos y hermanos indígenas.

Ambas comunidades acordaron unirse para exigir al gobierno municipal de Bochil, que encabeza Gildardo Zenteno Moreno, al gobierno estatal de Rutilio Escandón cadenas y al gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador, que los apoyos lleguen directo a los pobladores de esta y otras comunidades vecinas que también estuvieron presentes en la mesa de diálogo.

Saúl Hernández Díaz de Santa Cruz Nihó y Manuel Hernández Hernández de Allende Esquipulas, como líderes de sus comunidades, se dieron la mano en un acto simbólico y firmaron el acuerdo de paz y no agresión.

El padre Marcelo Pérez Pérez los llamó a la unidad “en el nombre de Dios” y que el enemigo no está entre ellos, que el enemigo es la pobreza, el hambre, la marginación y el abandono en que esas comunidades se encuentran.

Entre pueblos hermanos entre pueblos indígenas cuando se lo proponen pueden dialogar y negociar entre ellos sin necesidad de que entre las funcionarios que a todo le

quieren sacar raja política de para sus intereses, dijo el párroco.

“Deseo de todo corazón un comienzo para La Paz y reconciliación de Bochil; sigamos elevando nuestras plegarias, no nos cansemos de ser constructores de la Paz”, dijo el padre.

Al final todos elevaron sus Coca Colas, y entonaron los vivas: ¡Que viva la paz!, ¡Que viva al unidad!, ¡Que viva Santa Cruz!, ¡que viva Allende!, ¡Que viva Bochil! ¡Que viva la paz en Bochil!, ¡Que viva Cristo Rey!, ¡Que viva la Virgen María!.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.