Ser trans en San Juan Cancúc; el peor de los crímenes

En Cancúc, se cumple un ministro de culto, el creyente acata lo escrito en la biblia o es visto como pecadores e hijos de satanás.

*El Consejo Nacional Para Prevenir La Discriminación (CONAPRED) se refiere a las personas trans para describir diferentes variantes de transgresión, transición, reafirmación de la identidad y/o expresiones de género, incluyendo personas transexuales, transgénero, travestis, drags, entre otras, cuyo denominador común es el que el sexo asignado al nacer no concuerda con la identidad y/o la expresión de genero de la persona.


Agustín Pérez Pérez, se encuentra realizando una línea de investigación acerca de las personas trans en base al libre desarrollo de la personalidad y no discriminación en Juan Cancuc, un lugar que obtuvo el reconocimiento de municipio libre el 30 de agosto de 1989, donde la población que predomina es indígena del habla tseltal.

Pérez Pérez menciona que, durante todos los años de lucha, han existido personas empáticas que se han sumado a los reclamos de las personas LGBTTTI, sin embargo, continúan las manifestaciones discriminatorias, que han llegado hasta los pueblos originarios, como es el caso de San Juan Cancúc.

El investigador aclarara que, en el municipio, las personas trans han sido nombradas desde la cosmovisión indígena con sus propias palabras, los nombres propuestos por las personas Caxlanes que se traduce a los no indígenas no son aplicadas en la comunidad.

La sociedad Cancuquera, en contexto de la diversidad sexual, las personas trans son vistas desde el contexto mitológico de leyendas locales, a las mujeres trans quienes son el punto de partida de la investigación, se les ha nombrado antsil winik o chem xchulel que en tseltal significa mujer-hombre o doble espíritu, comparte Pérez Pérez.

Añade que, este nombre se debe a la expresión de género a través de las prendas usadas y que de manera tradicional se ve en otro género y su atracción erótica a su mismo sexo.  Por estos tres señalamientos son bautizados con esos nombres.

En el municipio, las personas trans conforman una sociedad distinta a lo que se ha visto en los ancestros Cancuqueros. Por esta cuestión el pueblo desaprueba ese tipo de sociedad en hombres y mujeres ya que por cultura, política y religión se encuentran calificadas como delitos que merecen la expulsión en su lugar de origen u otros como tortura, infamia y confiscación de bienes, menciona Pérez Pérez.

Asimismo, comparte que las personas trans en San Juan Cancuc son calificados como el peor de los crímenes, ya que para los hombres y mujeres representa una alteración de su cultura y tradición, exigen respeto de lo contrario serán expulsados por la comunidad o por los mismos familiares. En esta cuestión los niños y jóvenes de ambos sexos son sujetados a obedecer lo que los padres creen mejor para ellos, imponiéndoles a la fuerza una educación basados de estereotipos.

La mayoría de las personas trans abandonan la escuela por múltiples factores sufridos como la discriminación que se genera a través de los estigmas, estereotipos y los prejuicios causados al mostrar la identidad y expresión de género en las aulas. Por esta cuestión prefieren desertar de las escuelas para evitar este tipo de conflictos que atentan contra con su persona, comparte el investigador.

Por lo anterior refiere que, al dejar los estudios migran a distintas ciudades como San Cristóbal de las Casas, Tuxtla Gutiérrez y otras, en busca de oportunidades laborales y tener la libertad de mostrar su identidad de género.

Las personas trans, son personas que no encajan en el rol o estereotipo de género impuesto. Cortesía: Desastremx.

Las personas trans la mayoría de las veces no son permitidos transitar en diferentes espacios públicos, como el parque central, calles y veredas con actividad agrícola. Este tipo de restricción está relacionado con la sociedad y los propios familiares por mantener la buena reputación de la familia, ya que para ellos es una vergüenza, comparte el investigador.

Además, añade que son sujetados a obedecer lo que la sociedad y la familia prohíbe, como regulaciones conductuales, no poder salir de casa por ser una vergüenza para la sociedad, al salir a la calle de deben comportar como un hombre. Para no recibir discriminación ni los conduzca a los chismes, groserías, ofensa o que involucre el buen nombre de los demás miembros de la familia.

“Por su identidad y expresión de género de las personas trans son sujetos a muchas prohibiciones dentro de su propia comunidad, que a veces por no acatar esas órdenes de la familia o de las personas son sometidas a torturas, violaciones sexuales o desnudándolo en la vía pública con el objetivo de avergonzarlo ante la sociedad Cancuquera”, comparte por escrito Pérez.

En el municipio los derechos humanos de las personas trans han sido vulnerados, por la libertad de tránsito; derecho que no puede ser violentado por particulares ni servidores o instituciones públicas. El derecho a la igualdad y a la no discriminación ha sido difícil su dentro de las comunidades indígenas de Cancuc, se pude decir que existe doble trabajo para su reconocimiento diferenciados por sus formas de vidas y prácticas sociales visto como antsil winik.

El investigador comparte que, en el municipio, el hombre desde su nacimiento posee un derecho mayor que las mujeres tiene derecho a heredar tierras, libertades políticas, toma de decisiones en la familia, tienen la mayor ventaja para participar en el ámbito público o privado, son atendidos por sus hermanas después del trabajo, las actividades se asignan en base al sexo; el rol del hombre es el trabajo de campo y el rol de la mujer al trabajo doméstico y cuidado de los hijos.

Las costumbres Cancuqueras han llevado a cabo discriminaciones por cuestiones de género y del sexo; los jóvenes han decidido optar por un comportamiento diferente, al que los habitantes de este municipio no están acostumbrados.  Este acontecimiento ha causado que las costumbres del pueblo presenten problemas, los habitantes de esta población lo atribuyen a que el hijo varón de la familia ya no se considera varón, expresa Pérez Pérez.

Los pueblos originarios tienen derecho de decidir su forma de convivencia, organización social, económica, política y cultural, siempre y cuando se respete los derechos humanos como por ejemplo el derecho de decidir sobre su cuerpo y otros que transgreden sobre su dignidad como persona; sin importar el sexo, genero u otra que puede ser objeto de discriminación impidiendo la realización de la igualdad dentro de la sociedad Cancuquera.

Por lo anterior, el investigador añade que las personas que pertenecen a la comunidad LGBTTTI+ en Cancuc son considerados de las peores personas, para ellos no hay acceso a las tierras, a una vivienda digna, vivir en su lugar de origen, tener acceso libre de violencia en el centro de salud, en la educación y en las vías públicas.

Los médicos tradicionales del pueblo, las parteras han bautizado a los bebes o niños por el nombre de chem xchulel o doble espíritu, desde su nacimiento los genitales externos no son concordantes. Culpando a los padres por sus malos comportamientos, pecados o por burlase de las personas antsil winik en el pueblo, que en consecuencia o justicia de sus malos actos sus hijos nacen así, menciona el investigador.

“Soy partera desde hace 40 años, he visto bebés diferentes al momento de nacer, hace 15 o 16 años no me acuerdo muy bien, aquel momento había recibido un bebé niño, pero después de 12 años se enfermó fui a su casa a curar con yerbas medicinales, en ese momento me di cuenta, que ya no es un niño, sino que una niña. Me platicó su mamá que en su órgano genital poseía pene, pero en ese momento me di cuenta de que su cuerpo estaba desarrollando como mujer, y le llamamos che´m xch’ulel” dijo María al ser entrevistada por Pérez.

En este municipio los derechos humanos de las personas trans han sido de forma grave vulnerados. Cortesía: Sudamérica cultural.

Pérez Pérez en su investigación realizó entrevistas, comparte una de ellas, la historia de vida de una persona trans de la comunidad de San Juan Cancuc, quien decidió contar lo que ha vivido, prefirió no dar su nombre y quedar en el anonimato.

“Soy el menor de los tres varones de la familia, nací en san Juan Cancuc. Desde que tenía cuatro años falleció mi padre, después mi madre se hizo cargo de nosotros, pasaron dos años de haber fallecido mi padre, mi madre se volvió a juntar nuevamente con otro hombre, en ese momento ya me habían inscrito en el primer grado de la primaria del pueblo”, comienza la narración.

El entrevistado dice que, con la llegada de su padrastro empezó su complicada existencia dentro de su familia, ya que él era muy machista y violento, en muchas ocasiones lo golpeo con patadas, cincho y con objetos que encontraba a su alrededor en el momento; además de decirle que, por no ser su hijo no merecía su cariño, fueron tanto los maltratos y el rechazo que lo consumía por dentro, todos los días.

Añade que, terminó la primaria en el pueblo, se inscribió en la secundaria técnica donde empezaría con su vida sexual, aunque desde la primaria ya tenía curiosidades por los hombres y compañeros de clases. Estando en la secundaria comenzó a sentir cambios en su cuerpo, muchos de sus compañeros de clases lo criticaban y se burlaban, mientras que día a día despertaba en él la pasión y el amor hacia los hombres.

Cuenta que, un día en la escuela, cuando el maestro no se encontraba dentro del salón, dos de sus compañeros de clases se acercaron para molestarlo.

“- ¡Oye! puto ¿por qué estás sólo?, -Es prosti puto ¡jajajajaja!, solo me quedaba callado no les respondía, pero me siguieron molestando, – ¡Prosti! putoooooo ¿me oyes?”, menciona.

Él salió corriendo del salón, pero uno de ellos atravesó su pie y cayo, estando en el piso sintió el dolor de sus rodillas, se levante poco a poco miro sus rodillas, estaba lastimado, mientras ellos se carcajeaban de risas con otros cuatro compañeros más de clases.

“-La puta se calló solita, – Jajajaja ¡Maricón!”, añade.

Dice que se levantó, fue donde estaba su morral y salió del salón mientras ellos se quedaron riéndose, en ese momento cuando caminaba por las veredas, camino a su casa, tuvo pensamientos en su contra como rechazo a su cuerpo, persona, sobre lo que era y las rabia en su corazón, se hizo muchas preguntas a sí mismo.

“¿Por qué soy diferente a los demás?, ¿Porque me gustan los hombres y no a las mujeres?, no quiero ser así, no puedo seguir así, una persona, así como yo, no merezco vivir”

Un día decidió poner fin a sus problemas personales y familiares, agarró una soga, antes fue donde se encontraba su hermanastro de dos años, le dijo que esta vida solo le causa dolor y que no merecía vivir, le agarró las manos diciéndole que sí no volvía le dijera a su mamá que los quería mucho. Bajó a la terraza atormentado, con pensamientos confusos y mucho dolor en su corazón, cerca de su casa había un árbol, amarró una soga a ese árbol. Llegaba la hora de ponerle fin a su tristeza, la rama del árbol se quebró no soportó el peso de su cuerpo.

El entrevistado dice que seguía aguantando los maltratos e insultos en su hogar y la escuela durante cuatro meses, luego conoció a un profesor que le daba clases; un día se le acerco preguntándole porque habían bajado sus calificaciones. Después de hablar con él siguió asistiendo solo una semana más a clases. Después de un mes sin escuela mientras caminaba en la carretera del pueblo se encontró con el profesor.

Le dijo a su profesor que en ese momento es estaba organizando para ir a Tuxtla Gutiérrez en busca de trabajo, a lo que él respondió con una propuesta de llevarlo a su casa en Tuxtla dándole hospedaje y comida mientras buscaba un trabajo de medio tiempo, para que en las tardes fuera a la escuela.

Dice que fue muy difícil encontrar trabajo, ya que en muchas empresas requieren experiencia laboral, por un tiempo trabajó en restaurantes, mientras seguía con sus estudios con el apoyo del profesor quien le brindaba un techo y comida, fue un gran apoyo para él.

Añade que, cuando estaba por terminar la secundaria, el profesor invitó a comer sus amigos a la casa; al momento de sentarse en la mesa, uno de sus amigos, se voltea hacia él sonriendo, se sintió muy nervioso.

“Por primera vez sentí mucho amor por ese hombre, ya que era alto, de tez blanca, con unos ojos claros y muy elegante”

Menciona que, un día llegó el amigo del profesor a dormir y se quedó en un sillón de la sala, reconoce que su primera relación sexual fue con él, pero también desde ese momento decidió no volver a tener sexo con esa persona a pesar de que no dejaba de buscarlo e inventaba cualquier pretexto para no verlo más.

“Él no fue cariñoso conmigo, no sentí amor al momento ya que él no me acaricio, no me dijo nada simplemente paso lo que paso. Yo esperaba algo hermoso, romántico con él, pero no fue así, ese cabrón solo le interesó descargarse conmigo…el sentimiento de culpa no me dejaba de alterar los nervios y la conciencia, además de sentirme usado por esa persona”

El entrevistado dice que un día recibió una llamada de su hermano diciéndole que tenía que regresar al pueblo por cuestiones de herencia, tuvo que volver a su lugar de origen después de dos años y medio.         Sus familiares tomaron la decisión de dividir las tierras que había dejado su difundo padre, entre ideas y razones de los ancianos consejeros de la comunidad, por usos y costumbres lo dejaron a cargo de la casa, la mayor parte de los terrenos, algunas posesiones y obligaciones que se transmite por medio de la comunidad.

Por decreto los ancianos consejeros del pueblo le pidieron que asumiera sus obligaciones y derechos concedidos por sus hermanos mayores, tuvo que anotar su nombre dentro del pueblo para no tener problema con los servicios de luz, agua y por los terrenos ya que si no lo hacia los ancianos tomarían otra decisión ante las autoridades tradicionales del pueblo.

Lo obligaron a cumplir las costumbres de sus antepasados, los hijos menores de la familia son los que tienen que cuidar a los padres y administrar todos los bienes, cuando sean viejos o fallezcan pasa a ser de ellos, siempre y cuando no muestren ingratitud e inmoralidad dentro de la familia y de la comunidad entera.

Cuenta que, cuando tenía 17 años su mamá y sus hermanos lo obligaron a casarse con una mujer contra su voluntad, justificando que era parte de los usos y costumbres. Todo indicaba que los requisitos de tomar posesión y lo que le había dejado su difundo padre, implicaba estar dentro del pueblo, tener una mujer, dar su servicio y sobre todo seguir el procedimiento de los trabajos comunales dentro del municipio.

Él comparte sobre el suicidio de uno de sus mejores amigos, quien tomo este camino por ser antsil winik, recibía rechazos y múltiples torturas por parte de su familia y del pueblo; regresó con urgencia desde la Riviera maya donde se había ido para escapar de su matrimonio, para poder despedirse de su amigo, fue tanto el dolor en su corazón que pensó en irse con él a la tumba.

“En la comunidad nosotros los putos, jotos, maricones, prosti puto, no somos bienvenidos en cualquier espacio público”

Él le dedica unas palabras a su amigo, se llamaba Ángel, con quien contaba, eran del mismo mundo del mismo entendimiento, muchas veces Ángel le pidió que lo llevara a conocer la ciudad para no volver jamás; pero no pudo hacerlo por sus problemas personales, en la actualidad se siento culpable por la muerte de su amigo.

“Con el dolor de mi corazón donde quiera que estés, tu nombre y tu persona será inolvidables, fuiste un guerrero por miles y miles de enemigos, siento mucho por no apoyarte en tus luchas, te deje solito contra miles de enemigos, es lógico pensar que esos cobardes amontonados te iban a ganar. Ahora me toca luchar con mi vida, aunque me haces mucha falta yo solo contra miles de enemigos yo también tengo miedo de no poder enfrentarlo”

Un día se juntaron todos sus hermanos con los ancianos testigos de los acuerdos y los bienes que había dejado su padre; ellos le dijeron que tenía que cumplir los acuerdos y hacer cumplir los usos y costumbres del pueblo o de lo contrario le quitarían todo. Que tenía que cuidar su vestimenta y actitud ya que muchos se quejan de su comportamiento afeminado.

En la celebración de la fiesta de San Juan, ese día se puso pantalón, peluca y maquillaje para parecer lo más posible a una mujer, salió de su casa con otra identidad, las personas a su alrededor le decían que era una vergüenza para el pueblo, hubo hombres que lo agarraron a la fuerza para comprobar si era una mujer de verdad, con jaloneos lograron sacarle la peluca, hasta ese momento se dio cuenta que se había aceptado como era.

Su familia se enteró por chismes de vecinos y del pueblo, se juntaron todos sus familiares y ancianos consejeros y le pidieron que se fuera del lugar y de la casa, su mamá llorando le dijo hijo que se fuera, que no quería verlo ya que había cometido un delito de inmoralidad, el anciano consejero le dijo que por su bien se retirara del lugar y no volviera nunca o las autoridades tradicionales lo sacarían a la fuerza.

En ese mismo día juntó sus cosas ya que su mamá tenía miedo de que un grupo de personas entrara a su casa a hacerle daño pidiéndole que se fuera esa misma noche. Se mudo a San Cristóbal de las Casas y poco tiempo cayo en depresión.

“Actualmente vivo en la ciudad de San Cristóbal a pesar de todo, llego cada mes a visitar mi madre en el pueblo, también llego a las fiestas patronales. Todos mis sufrimientos por ser como soy me quedan claro que nunca se me va a quitar lo puto, como dicen los demás, porque así nací y así me moriré que pese a quien le pese”, finaliza el entrevistado.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.