Representantes culturales llaman a la ciudadanía a cuidarse y mantener viva la tradición desde el hogar

Charla con detentores del patrimonio cultural para emplear estrategias y acciones, con el fin de enfrentar la pandemia y mitigar sus efectos. Cortesía: CONECULTA.

*Chiapas es una región con una amplia variedad de tradiciones y cultura. Un estado con una diversidad lingüística, expresiones y manifestaciones culturales de los diversos pueblos y comunidades que se manifiestan de manera material e inmaterial en un espacio físico y ambientes propios.


Irael Martínez, del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Chiapas (CONECULTA), mencionó que, durante el mes de marzo, cuando en Chiapas se presentaban ya los casos de coronavirus, el día 7 y 14 en Venustiano Carranza se realizaban las primeras celebraciones en honor al Señor del Pozo.

En abril a pesar de que las autoridades ya habían hecho llamados de distanciamiento social, municipios como Bochil, Simojovel y San Juan Chamula, realizaron en el marco de la Semana Santa el viacrucis; en Carranza, se llegó a hablar de una concentración de 5 mil personas.

Martínez, añadió que, en San Juan Cancuc realizaron la feria del pueblo en honor a San Juan Evangelista, los eventos reunieron a varias personas. Anunciada la fase 3 en el mes de abril, los hojeros de Suchiapa, subieron al cerro Nambiyugua, en la búsqueda de la flor de espadaña, para adornar el altar de la Santa Cruz.

De nuevo, en el mes de abril en Venustiano Carranza realizó la presentación de los Carrerantes en honor a San Pedro Mártir, debido a la tradición las personas salieron con sus caballos para recorrer los barrios, en promesa a la lluvia y a las buenas cosechas. La Fiscalía General del Estado (FGE) inició una carpeta de investigación en contra del Ayuntamiento de Venustiano Carranza, por la omisión de responsabilidades en materia sanitaria y de protección civil.

Además, la Arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez, implementó medidas de protección, como la suspensión del culto religioso y promovió la utilización de medios virtuales para realizarlos. En el mes de junio, en la colonia Pacú del municipio de Suchiapa se realizó el Corpus Christi, con la danza del Calalá, los organizadores declararon que realizan los 6 días de fiesta y dijeron “Estamos listos para morir, si Dios así lo quiere”.

“A lo largo de la pandemia han fallecido distintos detentores del patrimonio, entre músicos, artesanos, realizadores, promotores culturales, artistas”, expresó Martínez.

Por lo expuesto, Juan Ramón Álvarez, danzante zoque de Tuxtla Gutiérrez; Guadalupe Rubisel Gómez Nigenda, actual patrón de los parachicos de Chiapa de Corzo; y Alejandro Burguete, músico tradicional de Ocozocoautla, realizaron una charla acerca de las afectaciones, solidaridad y resiliencia en el patrimonio cultural inmaterial de Chiapas en el contexto de la pandemia por Covid-19.

Danza de Yomoetzé realizado por mujeres zoques. Cortesía: Mag Servan/ Chiapas PARALELO.

Juan Álvarez, en la actualidad es el encargado del baile de pastores, por parte de la mayordomía en el primer baile, y segundo baile en la ermita del Cerrito. Además, junto a amigos, realizan el baile del Carnaval, baile de San Roque que se realiza en agosto, baile de San Miguel en septiembre.

“Chiapas con sus 125 municipios y sus 13 etnias, los zacatecos ya son parte de Chiapas, tenemos una gran diversidad cultural. Al menos en la Depresión Central es muy interesante, incluye pueblos chiapanecas, zoques, mayas principalmente los tsotsiles, no hay fronteras culturales”, expuso.

Asimismo, compartió sobre un acontecimiento que marco a las actividades zoques, afectando la música, danzas y cargos, que incluso llego a modificar, siendo un parteaguas para la cultura religiosa zoque, fue la Quema de Santos de 1934, en ese entonces Victórico Grajales era el Gobernador. Además de la Guerra Cristera que fue a nivel nacional, llevo a suspender los cultos, cerraron las iglesias, tuvieron que pasar años para que volvieran abrirse.

“Ahí fue cuando se perdieron muchos cargos, se perdieron muchas danzas, como la de San Roque y San Miguel, se retomaron 20, 30, 50 años después. Se dejaron de usar muchos instrumentos musicales”, comentó.

El danzante, añadió que, lo que esta sucediendo en la actualidad ha marcado, pero lo interesante es que persiste la idea de mantener viva la tradición y la costumbre, aunque ahora no sean eventos masivos. Se espera que, el próximo año se realice el ciclo agrícola festivo, como lo determina la tradición.

“Sabemos que la cultura es dinámica, no es estática y esto va a ser un parteaguas, para esas nuevas formas de organización cultural de cada pueblo, es importante entender esto… compromete a los maestros músicos, a los danzantes, a las maestras comideras, a todos que tienen una función importante”, expresó.

Álvarez mencionó que, al regresar a un nuevo orden, llevará a nuevas formas de organización. No cree que la Fiesta Grande de Chiapa de Corzo o el Carnaval se deje de hacer. En Tuxtla se han seguido haciendo las danzas, así sean tan solo 4 danzantes en el interior de una casa o templo.

“Lo importante es que se siga haciendo con las medidas, claro que eso no sea masivo para que se respete la contingencia. Para un pueblo la esencia reside en poder realizar la celebración”, comentó.

Respecto al uso de las plataformas, dijo que estas han servido de ayuda para poder compartir ciertos eventos, pero también esta la parte en que medios periodísticos no quieren que se sepa sobre la realización de estos, por las críticas destructivas, entonces tratan de pasar desapercibidos.

Con base a lo anterior, añade que muchas veces son sólo 5 personas que están realizando estos eventos, cumpliendo con las tradiciones y la cultura de los antepasados, ya que es compromiso de todos realizarlos, conservarlos y transmitirlos.

El carnaval zoque de Coita es uno de los más conocidos de Chiapas. Cortesía: Francisco López Velásquez/ Chiapas PARALELO.

Por su parte, Alejandro Burguete mencionó que lleva más de 20 años con el cargo de pitero tradicional, en las 7 danzas que tienen en el municipio de Ocozocoautla de Espinosa. La fiesta más importante ahí es el Carnaval, en donde ha participado en casi todos los cargos tradicionales.

“Los abuelos nos platicaban de las grandes pestes, las grandes pandemias, las plagas de langosta, sobre todo la Guerra Cristera, la época de la Revolución. Contaban que en la realización de las danzas y cargos tradicionales se suspendieron en ese tiempo por muchos años por la Guerra Cristera y la segunda vuelta también, en ese tiempo se perdieron muchas danzas, teníamos la danza de los Comanches y algunas otras más”, compartió Burguete.

Burguete mencionó que, por medios electrónicos, los maestros piteros se han comunicado, todos han dicho estar “al pie del cañón” para realizar manifestaciones de danza y música, debido a que la mayoría es joven, tienen la fe y la frente en alto para salir adelante.

“Pero en este caso los cargos tradicionales, en el caso del Carnaval, en la Cofradía de San Juan Bautista, en la cofradía de la Virgen de Asunción, ellos han decidido hacer, en el caso de los cargos, hacerlo en pequeño, en lugares cerrados, solamente los principales, el couinal, la couina, sus emprestados, sus ayudantes”, comentó.

El pitero mencionó que, el día de San Juan Bautista, escuchó cohetes, pero fue un evento realizado por familias, una pequeña cofradía. La danza tradicional de moros y cristianos que, se realizaría en agosto, fue suspendida, la danza de la Virgen de Natividad en septiembre y la de El Pastú, es probable que no se lleve a cabo, pero no han comentado nada.

“Los cargos están acatando y acoplándose a lo que dice el municipio, porque como ya son gente grande de edad, son probables a enfermarse, nosotros estamos al pie del cañón, si nos dicen ‘tocamos’, tocamos, con las medidas necesarias”, dijo.

Bautista añadió que, los eventos se van a realizar de manera independiente a lo que diga la autoridad municipal, ya que no es una tradición de este actor, sino de los pueblos, pero con las medidas adecuadas.

Parachico, danzante de colores y alegría. Cortesía: Francisco López Velázquez.

Por otro lado, Guadalupe Rubisel Gómez Nigenda, ha tenido el cargo de Patrón de los Parachicos desde 1999, dijo que la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus cambió la mentalidad de muchos. Aunque falta meses para llegar a enero, sin embargo, cree que es necesario realizar una plática seria y formal con los Parachicos de mayor antigüedad.

“Hemos tenido plática con alguno de ellos, pero los que son bastante arraigados, tradicionalistas, ellos pues se mueren en la raya, pero esto hay que pensarlo bien, porque los jóvenes también… los jóvenes también, yo me muero en la raya, porque voy cubierto con la máscara y el pañuelo, pero es una fiesta grande, una fiesta masiva que posiblemente nosotros podemos ir protegidos, pero la muchedumbre es tremenda”, expuso Gómez.

A su vez, añadió que este evento no solo reúne a la población chiapaneca, sino a turistas de otros estados y países, por lo que se pondría en riesgo la vida de cada uno de ellos. La plática con los abuelos y los parachicos con más antigüedad es determinante, son quienes han pasado y contado situaciones en como se ha manejado la tradición, si se ha suspendido o no.

También mencionó que, en Chiapa de Corzo entre los años 20 y 30 no había tantas afectaciones, ya que no había muchos parachicos y se trata de una fiesta local. Hoy en día, es mucho más fuerte y relevante, así que suspender sería notorio, por la cantidad de personas que asisten a esta fiesta.

“Así como van las cosas, habría muchos cambios que hacer, no podemos hablar ahorita de suspensión, de detenerlo, de no hacerlo, pero podemos ir platicando de que manera podemos confrontar la situación para que esto siga adelante. Creo que es importante esta platica con otros detentores de otros municipios, que defienden la cultura y la tradición de los pueblos”, comentó.

Además, añadió que en el municipio chiapacorceño, so sólo esta el Patrón, pues su papel es de guía, también están los parachicos y los demás actores que participan, quienes tienen voz y voto para decidir sobre la situación.

 “No quiero hablar de suspensión, porque faltan meses para la fiesta, estos meses pueden cambiar las cosas para bien o para mal, tenemos que ir platicando, preparándonos, dialogando con la gente, con los actores para poder decidir qué hacer”, expresó.

Añadió que, las autoridades municipales no pueden decir si se realizara o no la fiesta grande de enero. Pero lo que pueden hacer todos es acatar las medidas de seguridad sanitaria, para disminuir los casos de contagios, para poder seguir con los usos y costumbres.

Por lo que, Burguete comentó que, los usos y costumbres, las prácticas religiosas y espirituales no se dejaran de hacer, sucederá aún de forma aislada, es decir, ha habido procesiones en Chiapa de Corzo, ya sea para pedir o agradecer.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
%d