Tormenta convectiva se forma en Tuxtla Gutiérrez y deja 80 viviendas afectadas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

*El fenómeno de viento levantó láminas de la mayoría de las casas, tumbó 20 árboles y se reventaron los cables de luz eléctrica.  


Elizabeth Hernández Borges, Secretaría Municipal de Protección Civil, informó que tras la lluvia que se presentó en Tuxtla Gutiérrez entre las 17:00 y 18 horas, se presentó una tormenta convectiva con rachas de vientos superiores a los 60 kilómetros por hora que dieron pie a una  formación similar a un tornado el cual afectó a más de 80 viviendas de las colonias Arroyo Blanco, Paulino Aguilar Paniagua y San Pedro Progresivo.

Dicha formación no vista en años pasados, sorprendió a los habitantes de las colonias ubicadas al oriente norte de la ciudad, en la cual grabaron el momento en la que se formó un embudo del cielo que amenazó con tocar tierra.

Pese que en pocos minutos generó fuerza y grosor en cuestión de segundos se debilitó, sin embargo, las corrientes fuertes de vientos causaron destrozos en las casas.

La Secretaría de Protección Civil del Estado acudió al lugar para cuantificar los daños y asistir a 5 personas quienes tuvieron crisis nerviosas.

Además, la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) asistió a las personas damnificadas y removió los escombros que dejó en su paso dicho fenómeno natural.

¿Cómo se forma un tornado?

Según la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), UU tornado es un remolino de aire en forma de embudo que se genera desde una nube tipo mammatus, que a su vez cuelga de una cumulonimbus, y se extiende hasta tocar el suelo. Gira tan violentamente que sus fuertes vientos pueden arrancar árboles y postes de luz, destruir viviendas e incluso volcar vehículos pesados y mover objetos de gran tamaño.

Tienen vientos de entre 65 y 180 kilómetros por hora (km/h), en casos más extremos alcanzan los 400 km/h y recorren varios kilómetros (km) antes de disiparse.

Los tornados son de los fenómenos meteorológicos más violentos que se desarrollan en la atmósfera. A pesar de su breve duración, por los daños que generan, se pueden considerar de los más intensos y destructivos.

En México, los tornados se desarrollan entre marzo y junio, principalmente en los estados de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas. Sin embargo, también se han registrado en Veracruz, Hidalgo, Estado de México y Chiapas. Pero no se debe descartar su formación en cualquier otro lugar y época del año.