¿Qué es el UNEVIG?; y por qué es tan importante conocerla ante cualquier violencia hacia las mujeres

La finalidad de la UNEVIG, es garantizar a las mujeres chiapanecas su seguridad ante los casos de violencia de género. Cortesía: Unidad Especializada de la Policía Municipal para la Atención de la Violencia Intrafamiliar y de Género (UNEVIG).


De acuerdo con los datos del informe de Incidencia Delictiva en Alerta de Violencia de Género, de enero a julio de lo que va del año en Tuxtla Gutiérrez se han registrado 699 denuncias al número de emergencias 911 por casos de violencia hacia las mujeres. Siendo Las Granjas, Patria Nueva, Terán, San Francisco y Real del Bosque las colonias en las que prevalecen mayores registros de dichos casos.

Ante estas cifras, con la finalidad de auxiliar a las mujeres residentes de la ciudad capital, se ha puesto a su disposición la Unidad Especializada de la Policía Municipal para la Atención de la Violencia Intrafamiliar y de Género (UNEVIG), la cual, tiene como finalidad atender, prevenir e intervenir en los llamados de auxilios, generar de manera preventiva recorridos para víctimas del delito, identificar y atender a víctimas de violencia familiar.

Gabriela Pérez Consospó, coordinadora del programa, menciona que, la UNEVIG, como unidad especializada realiza monitoreos en las calles de Tuxtla, para atender al llamado de las tuxtlecas y garantizar la protección de su integridad, sobre todo en las colonias que registran los mayores índices de violencia hacia las mujeres, teniendo en cuenta que, durante esta contingencia, debido al encierro, las cifras han ido en aumento en comparación del año pasado ya que las mujeres se ven obligadas a convivir con su agresor por más tiempo.

«Acudimos a los apoyos de lo que se trate violencia familiar, nuestro trabajo es operativo. Apoyamos a los auxilios, también apoyamos con patrullajes preventivos en las colonias, además de que realizamos acompañamientos y traslados” señala Pérez Consospó, puesto que la UNEVIG acompaña a las mujeres víctimas de violencia durante el proceso de denuncia.

Destaca que los patrullajes si bien, son únicamente preventivos, como autoridad calificada pueden proceder a ofrecerle resguardo y custodia a las mujeres que llamen a los números de emergencia solicitando el apoyo de elementos de la policía.

“Los acompañamientos son para las víctimas que sufren violencia familiar porque muchas ocasiones pues los agresores se quedan en el domicilio, entonces lo que solicitan ellas es acudir para sacar documentos personales o ropa. Nosotras les brindamos la seguridad” añade.

Es importante mencionar que dicha unidad está integrada en su mayoría por mujeres, mismas que, de acuerdo a lo que señala la titular, están en constante formación para brindarles confianza a las usuarias que soliciten el servicio y se sientan respaldadas al acudir al domicilio del agresor. Así mismo, las elementos se hacen acompañar de un compañero hombre, ya que, en caso de ser necesario, se debe proceder en contra de la persona a la que se solicite por medio de la denuncia.

Norma, quien omite sus apellidos por seguridad, es una de las usuarias de este servicio. Hace unos meses empezó los trámites de su denuncia por violencia intrafamiliar y ha solicitado el acompañamiento de la UNEVIG para poder recoger algunos artículos de uso personal, documentos y ropa, por lo que las autoridades la acompañaron a recoger sus artículos a la vivienda de quien fuera su pareja.

«Para solicitar el acompañamiento te solicitan que haya alguien en el domicilio al que vas a acudir por tus cosas, para que todo proceda conforme a lo legal, así que tuve que esperar a que (el agresor) se presentará en la Fiscalía de la Mujer y confirmara su presencia» señala, quien a pesar de haber esperado por lo menos un mes para que procediera, fue atendida conforme a sus necesidades.

Menciona que, pese a que fue notificada un día antes de hacer el acompañamiento, la solicitud fue bastante simple puesto que, al llegar al domicilio en el que antes vivía, fue acompañada por una representante de la Fiscalía de la Mujer, así como de tres elementos policíacos; dos mujeres y un hombre, quienes en el trayecto del traslado le fueron preguntando de nueva cuenta lo que había declarado y al final, le pidieron que firmara la constancia del resguardo, siendo llevada hasta las puertas de su domicilio provisional.

“Fue muy fácil y fueron muy amables conmigo porque en todo momento me esperaron tanto dentro como fuera de la casa, y hasta me ayudaron a cargar mis cosas para subirlas a la patrulla, además, en todo momento no dejaron que mi agresor se acercara a mi” resalta la usuaria.

Pérez Consospó indica que quien lo solicita se va en una unidad acompañada de elementos policiacos femeninos, de preferencia, para asegurar que, el acercamiento de la víctima con su agresor transcurra de la manera más pacífica y en caso de ser necesario el uso de la fuerza, puedan garantizar a las mujeres el auxilio y la canalización a la instancia correspondiente. Además, puedan apoyar con el regreso al domicilio temporal de la víctima si ésta no cuenta con la posibilidad de transportarse por su cuenta.

«También tenemos las órdenes de protección que son emitidas por la fiscalía y es para proteger a la víctima de cualquier cosa que le quiera hacer el agresor así que acudimos al domicilio y verificamos que la persona se encuentre bien» añade.

A través de las órdenes de protección se verifica que, la víctima no sea nuevamente amedrentada por su agresor, se hacen patrullajes constantes cercanos al domicilio de quien las solicite, si durante esto se encuentra al agresor violentando nuevamente, los elementos policíacos procederán a actuar de inmediato con la detención y llevarán al imputado ante el ministerio público para añadir a la carpeta de investigación que no respetó el acuerdo con las autoridades.

Con las órdenes de protección, se garantiza el respaldo constante de las unidades policiacas al alcance de la víctima, para evitar ser molestada por su agresor. Cortesía: Unidad Especializada de la Policía Municipal para la Atención de la Violencia Intrafamiliar y de Género (UNEVIG).

Pese a los servicios que ofrecen, también registran casos en los que acuden al llamado de emergencia, pero la víctima, por temor a su agresor, decide ya no denunciar, por lo que Pérez Consospó añade que, en esos casos, le ofrecen la orientación para que conozca sus derechos y las instancias con las que cuenta para que sea protegida, sobre todo si tiene hijos con el agresor.

«Sea un concubinato o un matrimonio, muchas veces si hay hijos de por medio temen denunciar, sin embargo, les contamos que incluso las podemos llevar a una casa de tránsito para que pasen la noche o incluso, puedan quedarse hasta 15 días con sus hijos, o más así lo requieren. En estas casas de tránsito se les proporcionan alimentos y ropa» indica.

En el caso de tener hijos, el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), apoya a las mujeres que han sufrido alguna agresión para que puedan acudir a dichas casas de tránsito o bien, a un albergue temporal si éstas se encuentran llenas, con la finalidad de que, en ningún momento del proceso legal, sean separados de su madre.

El protocolo de atención de la UNEVIG, inicia desde la llamada de emergencia al 911 o el 072, donde posteriormente, con los datos solicitados, la unidad acude al domicilio indicado en donde deben cerciorarse de que la víctima sea atendida en caso de solicitar atención médica, así como del traslado, si es necesario y el acompañamiento para llevar a cabo la denuncia correspondiente

«La unidad colabora con otras instituciones dependiendo de los casos. Cuando se trata de la violencia hacia los niños apoya el DIF, también en caso de las personas de la tercera edad que también sufren violencia. Además, colaboramos con las diferentes fiscalías y las secretarías de las mujeres» destaca Pérez Consospó.

 

De acuerdo con datos proporcionados por la coordinadora de la UNEVIG, los días en los que se reciben más llamadas por casos de violencia son los fines de semana, a partir de las 6 de la tarde y a altas horas de la madrugada, por lo que la Unidad está disponible las 24 horas, los 365 días del año. Entre los factores destacan el consumo de alcohol y otras sustancias enervantes, ya que muchas veces han constatado el estado de los agresores.

«Hemos acudido a auxilios en un solo domicilio, pero en diferentes ocasiones. No nos vamos a cansar de brindarle el apoyo a las mujeres que lo necesiten, ahí vamos a estar para apoyarlas que hagan su denuncia y que den seguimiento, ya que la violencia es un ciclo que no acaba» finaliza Gabriela Pérez Consospó.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: