Cooperación, cultivo orgánico y comercio justo; iniciativa Obio ya impacta en pequeños productores agrícolas de Chiapas

Iniciativa Comercial Obio: productos y comunidades sustentables, un proyecto impulsado por 24 cooperativas y organizaciones campesinas e indígenas. Cortesía: Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible A. C.

*Obio es una invitación a cambiar hábitos de compra y consumo, entre los productos que ofrece se encuentra el café, miel, chocolate, artesanías de madera, carbón vegetal y otros productos de calidad por sabor, aroma, textura, diseño, lo anterior fruto del esfuerzo de pequeños productores y de comunidades indígenas.


La Iniciativa Comercial Obio: productos y comunidades sustentables, inició en noviembre del 2019, con el objetivo de abrir espacios de mercado diferenciados para productos de calidad elaborados por cooperativas y organizaciones de pequeños productores y productoras que se han propuesto trabajar bajo esquemas de comercio justo, producción orgánica y respeto a la biodiversidad.

En el marco de la iniciativa, Cecilia Navarro del Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible A. C., dio a conocer que, el proyecto es impulsado por 24 cooperativas campesinas de los estados de Puebla, México, Oaxaca, Chiapas, Campeche y Quintana Roo, con más de 140 productos.

Por su parte, Francisco Abardía, Coordinador de Obio, compartió antecedentes de la iniciativa, en noviembre del 2018, las organizaciones participantes* realizaron una exposición en Universum, el Museo de la Ciencia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde mostraron el trabajo de producción que realizan y así como la venta de estos.

De ahí nació el contacto con tienda UNAM y con otras instancias para desarrollar la iniciativa… se une a un conjunto de organizaciones y cooperativas de pequeños productores, a empresas comunitarias forestales que manejan sus territorios, los reúne para poner todos estos productos que son de muy alta calidad en las mesas de los consumidores, expuso Abardía.

El Coordinador, añadió que muchas de estas cooperativas tienen más de 30 años de experiencia, asimismo, la acción de Obio es impulsar el comercio justo de productores orgánicos en el país a nivel del mercado nacional.

Por otro lado, Josefa Higuera Pérez, Coordinadora Operativa de la iniciativa Obio expuso acerca de las 13 asociaciones y cooperativas de caficultores, quienes ofrecen un total de 40 productos, como es el café tostado, molido, en grano y soluble.

Higuera Pérez, añadió que el café proviene de la Región Sierra, Centro, Frailesca, Altos, Soconusco y Jaltenango en Chiapas, así como en el Itsmo, Mixteca y Sierra de Juárez en Oaxaca y nororiente de Puebla.

La coordinadora, mencionó que, otro de los productos que ofrecen es la miel de abeja diferencia por ecosistema y floración de la asociación de Productores Apícolas del Estado de Chiapas (PROADECH), de esta destacó la miel nativa proveniente de Puebla, Campeche y Quintana Roo, además cuentan con 29 presentaciones y marcas.

También, se encuentra el chocolate de los productores de cacao del Soconusco, así como una variedad de pomadas, suplementos alimenticios, cosméticos que elaboran mujeres y, carbón de madera, la producción de este proviene de bosques certificados con manejo sustentable de asociaciones de la Cooperativa Maya Caleña de Quintana Roo, así como de los bosques de la cuenca de Amanalco.

Higuera Pérez, añadió que, de esos mismos bosques, provienen colecciones de figuras de madera de la cooperativa Juguete Arte de Capulálpam, destacó los productos artesanales de la agrupación de mujeres Ita Nuluxe de comunidades forestales.

Integrantes

Hace 37 años nació esta organización de pequeños productores de café, se ha destacado por la calidad de su producto, hoy enfrentan la pandemia, el cambio climático y hasta los precios internacionales del grano. Cortesía: Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible A. C.

José Fernando Rodríguez López de “Unión Majomut” en Chiapas, organización indígena de las etnias tsotsil y tseltal que aglutina a 949 productores y productoras de 35 comunidades de los municipios de Chenalhó, San Juan Cancuc, Tenejapa, Pantelhó y Oxchuc.

Esta organización nació en marzo de 1983, con el objetivo de brindar mayores ingresos a los productores de café mediante la comercialización de su producto.

Rodríguez López expuso que, la lucha del movimiento cafetalero ha sido larga, a partir de la caída de precios durante los años 90, se empezaron a conformar diferentes tipos de mercado a nivel mundial, el principal es el convencional regida por la bolsa de valores, es decir, oferta y demanda.

A su vez, dijo que los mercados diferenciados les brindaron la oportunidad de ser reconocidos como organización de productores pequeños, sin embargo, lo que los hace diferentes, es que ellos cuentan con una certificación orgánica, como puede ser de comercio justo, cuidado al medio ambiente, captación de carbono, cuidado del suelo y agua.

Para nosotros como organizaciones es importante contar con este mercado, si nos interesa que estos mercados diferenciados vayan creciendo, porque son mercados en las que los consumidores pueden tener la oportunidad de degustar un café que viene directamente de una familia cafetalera, que se beneficia a través de un premio orgánico y prima social que le servirá al productor y a su familia, comentó Rodríguez López.

La organización ve el impacto del café de los pequeños productores, desde lo social, económico, ambiental y cultural, porque están cuidando el medio ambiente, contribuyen al autoempleo, tratan de disminuir el movimiento migratorio y, el comercio justo que fomenta la producción de buena calidad y la producción del autoconsumo.

Asimismo, dijo que, en Chiapas, a través del trabajo organizativo, se fortalecen los campesinos indígenas, con el beneficio del precio del café, de tener la seguridad de que se venderán a buen precio y que contarán con un recurso para satisfacer sus necesidades de alimentación, vestido y compra herramientas para la producción.

Además, que de manera colectiva puedan hacer la exportación de café de calidad, altura y especial, al estar arriba de una calificación de 8 puntos.

Nosotros como productores, mexicanos, consumidores, no necesitamos importar otros productos de otros países, como es el caso del café, sabemos que hay cafés de muy buena calidad en otros países, pero México tiene toda la garantía de contar con un buen café de reconocimiento internacional, si todos los mexicanos consumiéramos 3 o 4 kilos de café sabrían que no tendríamos que importar café, necesitamos fortalecer toda una cultura de consumo, finalizó Rodríguez López.

Juguetes de madera certificado con un valor cultural, ambiental y social. Cortesía: Juguete Arte de Capulálpam.

Elia Martínez Ramírez, presidenta de Juguete Arte de Capulálpam en Oaxaca, la cooperativa surgió en el año 2011, su objetivo es elaborar artesanías de madera, con historia y significado cultural representativo de esa comunidad zapoteca, el proyecto crea oportunidades de inserción en la economía local para las mujeres de la región.

Martínez Ramírez expuso que, otra de las razones del nacimiento de la cooperativa, fue a raíz del comisariado de bienes comunales, al ser Capulálpam una comunidad que se rige por usos y costumbres, así como por la importancia que tienen para ellos los bosques y su buen manejo.

Nosotros con esta empresa, empezamos la iniciativa de realizar juguetes de madera con un valor cultural y social… también para nosotras fue un reto como mujeres seguir con esta iniciativa porque nos encontramos primeramente con problemas, no teníamos un taller propio, no sabíamos como manejar la maquinaria, eso se va solventando con el tiempo, mencionó Martínez Ramírez.

La presidenta de la cooperativa comentó que, Juguete Arte cuenta con 4 colecciones, la primera es pueblo mágico, habla sobre la cultura, tradiciones y oficios de la comunidad, en la segunda se trata el tema de fauna y flora de la región, en específico de la sierra norte.

Respecto a la tercera colección, esta se basa en la medicina tradicional, la última se denomina Orígenes, están a punto de lanzarla, habla de la gobernanza, leyendas, tradiciones y los inicios de Capulálpam.

En medio de una lucha constante contra la destrucción de las selvas y en contra del uso de plaguicidas, los Productores Apícolas de Chiapas, se han organizado para producir mieles diferenciadas por el tipo de floración. Cortesía: Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible A. C.

María Luisa Maldonado de productores apícolas de Chiapas, expuso que la apicultura como actividad económica se incorpora al cuidado del medio ambiente, el apicultor cuida de las colonias de las abejas y lleva a cabo acciones de reforestación con plantas nativas que serán fuentes de néctar y polen, de manera que cada una se beneficia y complementa.

Maldonado mencionó que, la actividad que se desarrolla en esta asociación de cooperativas, también se enfoca en la conservación de las abejas nativas, cuentan con un grupo de mujeres meliponiculturas, quienes protegen a la especie Melipona becheii, cuyas poblaciones están destruidas en Chiapas.

Por último, como organización de segundo nivel, la PROADECH agrupa a cinco organizaciones de primer nivel, todas con la expectativa de poder comercializar en el extranjero la miel que producen, situación que no ha podido ocurrir hasta ahora, debido a la falta de recursos económicos suficientes para instalar un centro de acopio que cumpla con las especificaciones para ser certificada para exportar.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: