Aprender lengua de señas mexicanas es sumergirse a la comunidad sorda, su cultura, sentimientos y forma de pensar

Daniel Vázquez García, interprete e instructor de lengua de señas mexicanas. Foto: Yessica Morales.

*La Lengua de Señas Mexicana (LSM), es la lengua que utilizan las personas sordas en México. Como toda lengua, posee su propia sintaxis, gramática y léxico. La dificultad de las personas con discapacidad auditiva para comunicarse con los demás, dificulta su desarrollo educativo, profesional y humano, y se ven limitadas sus oportunidades de inclusión.


Daniel Vázquez García, interprete e instructor de lengua de señas mexicanas, originario de Tuxtla Gutiérrez a través de una entrevista explicó que, la lengua es un idioma que se caracteriza por la gramática, vocabulario y un alfabeto, en este caso, primero se aprende el alfabeto y las letras para formar palabras.

Vázquez García dijo que, en la lengua de señas se manejan ideogramas, es decir, una seña puede significar una palabra, la mayoría suele tenerlo, pero otras no, ya que solo se usan conceptos que describen al objeto en cuestión.

El intérprete compartió que, su interés por aprender nació hace 23 años, debido a que su esposa es sorda, su instrucción primero fue de manera empírica, después llevó diplomados y cursos para especializarse, dando paso al interés de enseñar y difundir lo que significa la lengua de señas mexicanas.

Después de haberse preparado, el instructor empezó a ir a lugares a difundir el proyecto de sensibilizar a la gente para aprender el idioma, y así poder comunicarse con la comunidad sorda.

Primero empiezo con un programa en Suchiapa que brindaba capacitación gratuita, me contrataron porque les pareció interesante que llegarán los papás que tienen hijos sordos, les preocupaba mucho como se iban a comunicar con sus hijos, esa fue la idea y el proyecto que presentamos allá, dijo el instructor.

En la actualidad, se dedica a brindar platicas de sensibilización a niñas, niños, jóvenes y adultos, como en escuelas para que adopten la enseñanza de la lengua de señas como algo natural.

Vázquez García compartió que, antes de la pandemia, daba cursos en un espacio de su hogar, ahora lo realiza a través de plataformas digitales para evitar la aglomeración de las personas.

Aunado a ello, cuando proponía el proyecto a alguna institución o empresa iba al lugar, donde le proporcionaban un salón y los materiales para brindar el servicio.

Un ejemplo, Oxxo maneja un programa de inclusión laboral donde ya muchos chicos tienen trabajo, tienen un distintivo en su uniforme dice inclusión laboral de personas con discapacidad, cuando trabaja en DIF municipal me invitaron a pertenecer a ese programa porque en las ferias de empleo era el vínculo y los canalizábamos a Oxxo, quien reclutaba a la gente, yo fungía como el intérprete, apoyaba a la empresa para que en el curso de inducción ellos supieran de que se trataba el trabajo, expuso el instructor.

Sobre las clases particulares y cursos, el intérprete se enfoca en un sistema básico, acentuó que las personas que tienen cierto conocimiento es más difícil introducirlos al aprendizaje de la lengua de señas, ya que tienen un conocido, familiar o contacto con alguna persona sorda que pudo haberles enseñado un poco.

Pero, para aquellos que no tienen contacto con esta comunidad y que solo les llama la atención, maneja un programa con 60 horas como mínimo para que aprendan el sistema básico, considera de 4 a 6 meses para que puedan entablar una comunicación básica como preguntar el nombre, donde vive, y conocer algo de gramática.

Señaló que, muchas y muchos confunden que lengua o lenguaje es lo mismo, en este caso es un idioma que tiene características gramaticales, contiene vocabulario, reglas, enfocado a eso las persona tiene que ir de la teoría a lo práctico, pero lo ideal es que conozcan a personas sordas para poder tener una interacción.

El instructor compartió su experiencia con un colegio de psicólogos, quienes quisieron aprender la lengua de señas para entrar al mundo de los sordos, en el sentido que todas y todos tiene emociones, y era complicado no poder comunicarse con la voz.

Por ello, el objetivo del curso fue que aprendieran para atender la situación de los sordos, pero fue complicado al no haber un contacto frecuente con las personas.

De los años que llevo aún no termino de aprender, se trata de sumergirse a la comunidad sorda, entrar a su cultura, conocer cuáles son sus sentimientos, su forma de pensar, por eso estas personas son biculturales, tienen su cultura y se integran a la de los oyentes, comentó el intérprete.

Consideró que, para que una persona que no tiene el contacto tenga un nivel intermedio puede llevarle alrededor de 5 años para aprender.

Convocatoria para curso de lengua de señas mexicanas. Cortesía: Daniel Vázquez García

Acerca de su curso en línea, lanzó una convocatoria, tiene planeado que las clases sean los días lunes y viernes, en dos diferentes horarios, en la mañana de 10:00 a 11:30 y por la tarde de 17:30 a 19:00, durante 4 meses para cubrir 60 horas, al final del curso entrega una constancia con validez.

Asimismo, estará abierto para cualquier persona, entre sus requisitos está el interés y la voluntad de aprender, porque muchas personas se inscriben y a las pocas semanas dejan de asistir, porque creen que es muy difícil.

Entre los proyectos a futuro de Vázquez García está la de crear una escuela, con profesionales que el capacitará, con el fin de que enseñen a la comunidad sorda en las diversas materias.

En Chiapas tenemos una educación pésima, no solo para las personas oyentes sino para las personas con discapacidad, cuando salen de algún nivel escolar es con muy poco conocimiento, las autoridades no han puesto el ojo en esa parte, si evaluamos a algún sordo que este cursando la secundaria va a reprobar, lo digo por experiencia, mi esposa terminó la preparatoria en una escuela inclusiva que atiende a personas con discapacidad, pero en el caso de los sordos no todos los maestros conocen la lengua de señas, dijo el instructor.

El instructor enfatizó que, en Chiapas no hay una verdadera inclusión a la comunidad de sordos, ya que, solo se trata de tomarse una foto con las personas sordas, pero lo real no está.

La comunidad de silla de ruedas pelea que haya rampas y acceso para ellos, ahora si englobamos todas las discapacidades si falta mucho. En este caso es la comunicación, si un sordo va al ayuntamiento a hablar con el presidente no hay interprete, les dan prioridad a otras cosas, debería haber al menos cursos y una persona, en empresas privadas como una farmacia tampoco hay, finalizó el interprete.

https://www.facebook.com/JessMoor03/posts/1177065912764434

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.