Poca capacitación, inmunidad no garantizada y deserción escolar; panorama ante el regreso a las clases

Hospitales, clínicas y centros de salud de la región fronteriza, reanudan labores.

*Pandemónium presenta conversatorios con diferentes personas y vivencias, en un ejercicio de reflexión de los procesos sociales que han sido modificados por la pandemia de COVID-19.


Javier Vidal, profesor de educación primaria y comisionado en el Comité Ejecutivo de la Sección 7 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, dio a conocer que a lo largo de 2021, han buscado el bienestar de las y los docentes y sus familiares, debido a que antes de la emergencia sanitaria por la pandemia, los hospitales del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) estaban “rebasados, desmantelados, sin abasto de medicamentos, y con materiales médicos escasos u obsoletos”.

Cuando se decreta que, personas mayores de 60 años y más o quienes presentan alguna comorbilidad ante la enfermedad del Covid-19, fueron enviados a sus hogares, pero no se suplen estos recursos humanos, tanto médicos como de enfermería y otras áreas de atención de las clínicas.

Vidal explicó que, uno de los daños colaterales de la epidemia es que muchas de las enfermedades crónico-degenerativas se dejaron de tratar, esto dio paso a que el número de fallecidos y fallecidas por falta de tratamiento elevara, inconclusos en quienes por temor al contagio dejaron de ir a quimioterapia, hemodiálisis o algún otro, así como a la escasez de medicamentos que se dio en el segundo semestre del 2020.

Añadió que, procuran tener el acercamiento con las autoridades a nivel estatal y a través del director general del ISSSTE a nivel nacional, para buscar alternativas de solución a dichas prácticas.

Capacitaciones a maestros y maestras

Personal del sector educativo es capacitado para garantizar la seguridad sanitaria en el retorno a clases presenciales en los planteles estatales y federales. Cortesía: Salud Chiapas

Vidal señaló que, para el magisterio chiapaneco y nacional existe una capacitación llamada “en cascada” donde un grupo técnico asesor toma un curso que es impartido por expertos o consultores, este grupo lo reproduce en cada uno de los Estados  a través de los directores de nivel o de un grupo asesor, quienes se encargan de llevar la información a los mandos intermedios, en el caso de educación primaria es a los jefes de sector quienes capacitan a los supervisores, estos a los directivos, y ellos al personal de cada una de las instituciones.

Por lo tanto, cuando a la sociedad le dicen que el magisterio esta preparado para la vuelta a la normalidad, que se han atendido los lineamientos para la sana distancia o las condiciones de bioseguridad, como magisterio del Sindicato nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) dicen que no es cierto, porque no pueden creer que un maestro o maestra sea capacitado en una reunión de dos horas, cuando el grupo asesor estuvo una semana en otro lado del país tomando el curso que al final se reduce a una plática.

El profesor enfatizó que, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) a lo largo de estos meses -desde el punto de vista de la administración de las emergencias- que cuando una emergencia daña a uno de los sistemas y a la sociedad, lo que se tiene que hacer para una vuelta a la normalidad es reabrir las escuelas, por ellos las y los maestros chiapanecos están conscientes que la búsqueda de esa normalidad tiene que pasar.

Puntualizó que a nivel federal la dependencia que se ha encargo de la capacitación para el regreso a la normalidad ha sido el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y los manuales y cursos que han tomado son sobre covid, sin embargo, están enfocados a las empresas qur generan bienes de producción, pero a la educación en el caso de México no se le considera una inversión sino un gasto.

A los maestros no se nos dio esta facilidad, sin embargo, si hicimos los cursos, los hemos venido acreditando, hemos buscado algunas otras alternativas para tener la capacitación sobre todo porque los compañeros preguntan, y quienes estamos al frente de esta responsabilidad tenemos que responderles con la verdad, dijo el profesor.

Vacunación a docentes y regreso a clases

Foto: Secretaría de Salud

Por otro lado, dijo la Sección 7 tiene un número aproximado de 58 mil trabajadores y trabajadoras agremiadas al SNTE, sin embargo, en números gruesos con la Sección 40, más todos los subsistemas como Colegio de Bachilleres en Chiapas (COBACH), Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del estado de Chiapas (CecyTech), y de otras instituciones de educación media superior y superior asciende alrededor de 122 mil 500 docentes en Chiapas.

Vidal añadió que, la vacunación para docentes en el Estado comenzó el día 20 de abril y esperan que termine el próximo 27 de abril, con dosis única de la vacuna china CanSino, aunado a ello, la valoración que han hecho a través de los medios de comunicación es que tiene una efectividad menos amplia para la enfermedad y sobre todo para la inmunidad, desde ahí ya hay una crítica al gobierno, pero entienden que “es lo que hay”.

Como coordinadora la vacunación a maestros es nada más el primer paso, pero decimos que tiene que ser a toda la población, nos sentimos un sector privilegiado porque se nos esta poniendo la vacuna anticipadamente, independiente de la edad, dijo el profesor.

Señalan que algunos Estados de la Republica e incluso Hugo López-Gatell Ramírez, ​​​​​​​Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, mencionó que en semáforo amarillo con docentes vacunados se puede volver a clases presenciales, pero la respuesta que dan es que se tiene que dotar a todas las escuelas públicas y privadas de artículos de higiene y limpieza.

Lo anterior, porque las y los maestros pueden estar protegidos, pero los integrantes de la familia del alumnado en su mayoría no están inmunizados, por lo que se convertirán en vectores para la transmisión de la enfermedad.

Asimismo, piden que se les garantice el acceso al agua entubada o potable en todas las escuelas de Chiapas y el país, con el fin de cumplir con el lavado de manos frecuente, además contar con personal médico en las escuelas con el fin de diagnosticar a un niño o niña que presente algún padecimiento de índole respiratoria.

Se suma la construcción de sanitarios suficientes en todas las escuelas, por ejemplo, en San Cristóbal de Las Casas, hay escuelas con 600 alumnos y alumnas, quienes cuentan con diez sanitarios -5 para niñas y 5 para niños- convirtiéndose en un foco de atención no solo por el covid, sino por los malos olores relacionados a la falta de agua o luz.

Vidal dijo que otra petición tiene que ver con la cantidad de las y los alumnos, que sea acorde con las dimensiones de las aulas, la mayoría son de 30 metros cuadrados donde tienen hasta 50 alumnos.

Otra cosa importante es la garantía de conectividad y buen funcionamiento de los planteles, tradicionalmente en las escuelas públicas en casi todo el Estado no hay conectividad, a veces el internet se utiliza nada más para que el director o administrativos de las escuelas pueda enviar documentos a la supervisión, pero si nosotros vamos a las aulas de medios no existe conectividad y no tienen garantía de acceso a computadoras, expuso el profesor.

Por último, sostienen que necesitan la rehabilitación de más de mil 100 espacios educativos que siguen dañados por los sismos de 2017.

Deserción escolar

Vidal comentó que, escuelas de educación básica sobre todo en preescolar no hubo deserción sino más bien, no hubo ingreso, ya que padres y madres de familia no inscribieron a sus hijas o hijos.

Explicó que el maestro o maestra genera los contenidos de aprendizaje, pero quienes se tienen que enfrentar al compromiso de multiplicar estos contenidos de aprendizaje son los padres y madres de familia.

En el caso de primaria, los niños y niñas que egresaron de prescolar no fueron inscritos a primer año, porque es en este nivel donde adquieren la lectoescritura, entonces le estaban dejando “la chamba a los papás y mamás” de enseñarle a leer y escribir a sus hijas e hijos.

Hay que entender que el fenómeno de los analfabetos en Chiapas está muy extendido y además muchos en las ciudades se tiene que ir a trabajar, añadió el profesor.

Para finalizar, mencionó que en los últimos grados de primaria y secundaria la deserción no está muy marcada, pero donde si es en media superior y superior donde muchos alumnos y alumnas trabajadoras tienen que ganarse la vida para estudiar, en los Altos de Chiapas ocurrieron casos donde al regresar a las comunidades y no tener conectividad, el comprar fichas les genera un gasto más.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: