Migrantes llevan un mes retenidos bajo vigilancia de la Guardia Nacional

Más de 100 migrantes encerrados desde hace casi un mes en una bodega de la sede estatal de la Guardia Nacional en Chiapas, exigieron hoy a las autoridades mexicanas ser liberados para que sigan su camino o que sean deportados a sus países de origen, pues ahí donde se encuentran sólo les dan «comida de perro».

En un video, narraron las condiciones en las que se encuentran en esas instalaciones habilitadas como albergue para la retención temporal de migrantes interceptados en Chiapas por los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM).

El lugar que alguna vez fue la sede de la Comisión México-Americana para la Erradicación del Gusano Barrenador del Ganado, una empresa que en los setentas y ochentas financiaron las agencias de agricultura de México y Estados Unidos, y que cerró en los noventas, es ahora la sede estatal de la Guardia Nacional y el del 20 Batallón de Infantería de la 31 Zona Militar de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).

Desde el martes trascendió, que los migrantes protagonizaron una fuga masiva, quemaron colchonetas y se rebelaron para exigir ser deportados a sus países de origen.

Al  llegar al lugar sólo se percató de ambulancias que entraban y salían de estas fortaleza militar y de la Guardia Nacional.

Sin embargo, este miércoles se las ingeniaron para hacer llegar a Proceso un video en el que narran las condiciones en las que viven en esas instalaciones que por muchos años permaneció vacía por el mito de la radiaciones que prevalecían por el Celsius con que esterilizaban a las moscas del gusano barrenador del ganado que eran liberada en los campos y potreros de la frontera sur.

El migrante con acento cubano narra las condiciones en las que se encuentran muchos de ellos desde hace casi un mes. Muestra como duermen en las colchonetas, exhibe los baños y muestra un bote de basura, en el que refiere: «nos dan comida de perro»

Muchos de los migrantes guatemaltecos, hondureños, cubanos, salvadoreños y nicaragüenses, denunciaron que les han impedido realizar la solicitud de refugio en este país  y tampoco son deportados a sus países. Que siguen incomunicados y nada pueden hacer para informar a sus familias sobre la situación que viven en este país.

Aunque hasta el martes 11 habían 199 migrantes, trascendió que este miércoles había en el recuento una cantidad de entre 130 y 140 migrantes “albergados”, muchos han podido escapar y fugarse por la parte trasera de esas instalaciones.

Pidieron al “General Taboada”, delegado del INM en Chiapas, que intervenga de inmediato y solucione la situación migratoria de las persona retenidas.

Acusaron de negligencia a Erik Michel Morales Pérez, subdelegado representante federal del INM en el estado de Chiapas y José Antonio D’amiano López, subdirector  de operación,  seguridad y custodia-encargado de la estación migratoria Cupape 1-.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: