Castigo corporal y la disciplina violenta no sirven, especialistas incentivan a la crianza positiva

https://www.facebook.com/SIPINNAMX/videos/449247259734012

*Según UNICEF México, en el país, los métodos violentos como gritos, golpes y humillaciones para educar a niñas, niños y adolescentes están muy normalizados, de hecho, 6 de cada 10 niños de 1 a 14 años han experimentado algún tipo de disciplina violenta o maltrato en el hogar, lo que causa una afectación profunda en sus vidas.

*La Encuesta Nacional sobre Discriminación en México realizada en 2010, señala que el 40.2% de las personas adultas considera justificable golpear a un niño cuando se porta mal y un 25.3% que es justificable como parte de la educación.

Por Redacción Alma Martínez

A través del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), se llevó a cabo el Conversatorio “Crianza Positiva para niñas, niños y adolescentes”, en el que expusieron como en el país se ha sostenido el adultocentrismo y la cultura del maltrato, por lo que, la crianza positiva no es solo un tema doméstico sino social.

En el conversatorio participaron, Carlos Tejada, coordinador de los Sectores de Cultura y Ciencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) México; Tania Ramírez, directora ejecutiva de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM); Sara Antillón, oficial Nacional de Protección del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) México; Cristóbal Barreto, de Radio Gorila; y Mitsi Nieto como moderadora.

Sara Antillón explicó que, cuando se habla de disciplina positiva o buen trato, se hace referencia a las formas no violentas de educar a niñas y niños, enfocadas en soluciones respetuosas a sus derechos, y en las que madres y padres identifican que metas quieren a largo plazo para sus hijas e hijos.

Señaló que de acuerdo con investigaciones de los últimos 40 años, ahora se sabe que el castigo corporal y la disciplina violenta no sirven, no solo porque empeora la actitud que se quiere corregir en la niña o el niño, sino también aumenta el enojo y la fuerza física de la persona que impartirá el castigo. Por ello, la maternidad y la paternidad, es una habilidad que se debe trabajar y practicar todos los días, y no estar sujetas a la creencia del instinto maternal y paternal.

La colaborada de UNICEF México detalló que las madres y padres deben ser conscientes de la manera negativa en la que les hablan a sus hijas e hijos, porque les suelen decir muchos “no”, pero no les pregunta cómo se sienten, ni les explican razones, solo se dan por hecho que entienden todo, por ejemplo, en cuanto a los bebés, hay un estudio estadounidense que enuncia que ellos pueden escuchar hasta 500 veces al día un “no”.

Añadió que en el caso de los berrinches las madres y padres no están acostumbrados a dialogar, por eso, recomendó que cuando ocurran se pongan a la altura de sus hijas e hijos, mantengan el contacto visual, sean firmes y sean constantes en sus respuestas. Además, es importante que les hagan sentir que están presentes, que entienden sus sentimientos y que todo estará bien en cuanto se calmen.

Por su parte, la directora ejecutiva de REDIM, declaró que la crianza positiva se tiene que ver desde el respeto hacia los derechos de las niñas y niños, en la que se propicien espacios de explicación y posibilidades, por ejemplo, si una madre quiere que su hija deje el celular, puede invitarla a realizar una actividad juntas.

Dijo que es difícil comprender la cultura del maltrato porque eso es lo que durante décadas se ha enseñado, la disciplina se ha establecido con maltrato y las y los adultos no han querido aceptar su parte de culpa en toda la construcción y normalización de la violencia.

Tenemos que dejar de ver a las niñas y niños como vasijas huecas en las que hay que verter agua. La crianza positiva no es la era de la permisividad, es una inversión colectiva en la que construimos país, señaló Tania Ramírez.

En tanto, el colaborador de UNESCO México indicó que la crianza es un trabajo creativo, que pide constantemente nuevas formas de vinculación con las o hijas e hijos; en la crianza positiva las madres y padres deben de reconocerles su autonomía y generar una comunicación no infantilizada, es decir, conversaciones donde les hablen con voz clara y precisa.

Agregó que está normalizado que las relaciones entre las niñas, niños y adultos sea asimétrica, pues el adulto es una figura de poder que tiene mayor fuerza física e información. Así, el adultocentrismo, tiene como problema que el adulto es un ser perfecto y que la niña o el niño es el ser incompleto.

En tanto, Cristóbal Barreto señaló que la violencia ejercida hacia las niñas y niños ya sea física o emocional impacta en su crecimiento, los castigos están diseñados a partir del enojo del adulto y este poder emite sufrimiento.

Finalmente, mencionó que es importante entender que la crianza positiva es un proceso de cada día, por lo que no hay recetas para llevarla a cabo, sin embargo, dijo que el arte, la literatura y la danza sirven para comunicarse, superar conflictos y acercarse en familia.

En el Conversatorio, también presentaron el Repositorio “Crianza Positiva”, un espacio que contiene diversos materiales, videos, sitios y bibliografía que instituciones y organizaciones de sociedad comparten para promover la crianza positiva, crianza con ternura y disciplina positiva, para que niñas, niños y adolescentes tengan un desarrollo integral en ambientes de paz y respeto a sus derechos.

Crianza Positiva y Sin Violencia

La crianza positiva, es efectiva y necesaria para poner fin a la violencia en todos los entornos e implica comprender que los golpes y gritos nunca serán la solución. – Foto: Repositorio Crianza Positiva

Según la Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS) realizada en 2010, en México, el 40.2% de las personas adultas considera justificable golpear a un niño cuando se porta mal y un 25.3% que es justificable como parte de la educación.

El Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes establece que es necesario plantear estrategias para mejorar la convivencia en casa, que beneficien a corto y largo plazo la construcción de un tejido social. A continuación algunos consejos:

Involucra a la familia en las reglas y acuerdos que tienes con niñas y niños: es común que las abuelas, abuelos y otros integrantes de la familia se integren a la educación de las hijas e hijos, no obstante lo ideal es formar equipo para respetar las funciones de cada persona en la familia, para que desde el amor y con firmeza participen coordinadamente en la educación.

Transmite tus enseñanzas con amor: las niñas y niños no necesitan de padres, madres o cuidadores perfectos, sino personas adultas saludables, física, emocional y psicológicamente, que les cuiden y transmitan seguridad por medio del respeto a su dignidad; para ello, precisan entendimiento, aceptación y valoración de su persona.

Afronta los berrinches: cuando niñas y niños se sienten cansados, con hambre, sueño u otro malestar, es parte normal del desarrollo su poca tolerancia a la frustración, debido a que su lenguaje y habilidades de expresión son limitados; no obstante, para enseñarles a regular sus emociones y reacciones es importante no perder la calma y transmitirles las decisiones con firmeza y con un lenguaje adecuado a su edad.

Replica experiencias favorables de crianza: un golpe o un insulto no educa, ya que la violencia solo modifica de forma momentánea un comportamiento y no una conducta a largo plazo. La verdadera educación no consiste en adiestrar la mente de las niñas y niños para obedecer, sino construir personas conscientes y capaces de afrontar sus problemas sin recurrir a ninguna forma de violencia.

Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes

La violencia afecta de forma negativa la vida de la niñez y adolescencia, vulnerando sus derechos, entre ellos a una vida libre de violencia. – Foto: SIPINNA

La Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (LGDNNA) fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el 4 de diciembre de 2014, que les garantiza 20 derechos:

Derecho a la vida, a la supervivencia y al desarrollo; Derecho a la Prioridad; Derecho a la Identidad; Derecho a vivir en familia; Derecho a la Igualdad Sustantiva; Derecho a No ser Discriminado; Derecho a vivir en Condiciones de Bienestar y a un Sano Desarrollo Integral; Derecho de Acceso a una Vida Libre de Violencia y a la Integridad Personal; Derecho a la protección de la Salud y a la Seguridad Social; Derecho a la Inclusión de Niñas, Niños y Adolescentes con Discapacidad; Derecho a la Educación.

Derecho al Descanso y el Esparcimiento; Derecho de la Libertad de Convicciones Éticas, Pensamiento, Conciencia, Religión y Cultura; Derecho a la Libertad de Expresión y Acceso a la Información; Derecho a la Participación; Derecho de Asociación y Reunión; Derecho a la Intimidad; Derecho a la Seguridad Jurídica y al Debido Proceso; Derecho de Niñas, Niños y Adolescentes Migrantes; y Derecho de acceso a las Tecnologías de la Información y comunicación sin discriminación de ningún tipo o condición.

A propósito del Día Internacional de la Paz, celebrado este 21 de septiembre, la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM) hizo un llamado al Estado y a la sociedad para trabajar en conjunto y evitar seguir naturalizando la violencia hacia las niñas, niños y adolescentes.

Indicaron que la violencia en cualquiera de sus formas les roba oportunidades y vidas a las infancias, por ello, se deben proteger y garantizar sus derechos, y propiciar ambientes de armonía social, libertad, igualdad, justicia y paz en la que puedan vivir. De acuerdo con REDIM, en el país, de enero a julio de 2021 se han registrado 519 homicidios por armas de fuego de niñas, niños y adolescentes, de los cuales 69 eran mujeres y 450 eran hombres.

Hasta agosto de 2021 se registraron 18, 195 víctimas de delito de 0 a 17 años en México. De las cuales 2,727 corresponden a Chiapas, que representa el 1.6% del total nacional.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.