«Por ser un éxito en Chiapas»; López Obrador propone a EU replicar programas sociales para disminuir emigración de Centroamérica

*El presidente de México señaló que los programas Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro son un éxito en Chiapas, por ello deberían ser aplicados en los tres países centroamericanos de mayor emigración (Guatemala, Honduras y el Salvador) del continente.

Por Redacción Alma Martínez

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, dio a conocer en conferencia de prensa matutina la carta que le envió a Joseph Biden, presidente de los Estados Unidos, en ella, propuso invertir en programas sociales como Sembrando  Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro en Guatemala, Honduras y el Salvador, para así disminuir el flujo migratorio en ambos países.

En la carta, el presidente recordó a Chiapas como una provincia perteneciente a la Capitanía General de Guatemala hace dos siglos, por tanto, la entidad comparte una cultura semejante.

Detalló que con el programa Sembrando Vida, en Chiapas se han plantado 200 mil hectáreas de árboles frutales y maderables, además, se da trabajo a 80 mil sembradores que reciben un salario para cultivar sus tierras. Por lo que, de aplicarse en Centroamérica se ampliaría la superficie de siembra en 600 mil hectáreas y se daría empleo a 240 mil campesinos.

En tanto, Jóvenes Construyendo el Futuro, consiste en dar trabajo como aprendices a 30 mil jóvenes que reciben un salario mínimo para capacitarse en talleres, empresas, y otras actividades productivas y sociales. De aplicarse en los países mencionados, se podría mantener en su lugar de origen a 90 mil personas de todas las que emigran por falta de trabajo.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, durante la evaluación del programa Sembrando Vida, en Petatlán, Guerrero.

López Obrador estimó un impacto directo de ayuda a 330 mil personas en un tiempo de seis meses, en este sentido, pidió al gobierno estadunidense sumarse a un implementar un proyecto similar.

Añadió que sería eficaz suscribir acuerdos con los inscritos en dichos programas para ofrecerles en el mediano plazo, de manera ordenada y de acuerdo con la demanda, visas de trabajo para Estados Unidos, pues es sabido que ese país requiere de fuerza de trabajo adicional para impulsar su crecimiento económico, fortalecer su producción y reducir sus importaciones de Asia.

Finalmente, el presidente López Obrador recalcó la disposición de su gobierno para ayudar y participar tanto en la búsqueda de soluciones al asunto migratorio como en el propósito de consolidar una integración económica entre Estados Unidos y México en beneficio de los pueblos, con respeto a las soberanías.

Un programa con múltiples dificultades 

En el programa “Sembrando Vida” se encuentran registrados más de 225 mil sembradores. – Foto: Gobierno de la Ciudad de México.

De acuerdo con ODEMCA (Observatorio de las Democracias), el programa Sembrando Vida tiene como objetivo contribuir al bienestar social de las y los sujetos agrarios en sus localidades rurales e impulsar su participación efectiva en el desarrollo rural integral del país. Sin embargo, en la práctica tiene serias dificultades, entre ellas, la composición del campesinado actual y la dinámica del mercado derivada de las políticas neoliberales.

Señalaron que para el Gobierno federal Sembrando Vida significa producción, empleos y arraigar a los campesinos a sus lugares de origen, mejorar o proteger el medio ambiente, reconstruir el tejido social y las economías locales. No obstante, se debe de tener en cuenta que el campo mexicano atraviesa por una profunda crisis, resultado de las políticas neoliberales aplicadas desde 1982.

Políticas que llevaron al cierre y privatización de empresas paraestatales como el Instituto Mexicano del Café, institución coordinadora en la producción y comercialización de las unidades campesinas.

En Chiapas se ubican tres de los quince municipios con los mayores índices de pobreza en México: Aldama con 99.5%, San Juan Cancuc con 99.5% y Chalchihuitán con 99.2%. Municipios donde Sembrando Vida tiene poca influencia debido a que una buena parte de la población no cuenta con las 2.5 hectáreas requeridas por el programa, o si las tienen están cultivadas y no fueron aceptadas por los técnicos, dado que la prioridad son tierras sin siembra.

Algunos avecindados y posesionarios, para entrar al programa, tuvieron que asociarse y juntar sus parcelas. Aunque por otro lado, existen lugares donde los ejidatarios o propietarios poseen tres o cuatro veces más la superficie requerida y lograron beneficiar a otros miembros del mismo núcleo familiar. Alentando las tensiones al interior de los ejidos y comunidades, así como la diferenciación económica y social.

Andrés Manuel López Obrador y el Sub Comandante Marcos (Galeano)

En agosto de 2019, en la misiva “Sonata para violín en sol menor: DINERO”, el Subcomandante Galeano, arremetió en contra del empresario Ricardo Salinas Pliego, el Grupo Elektra y Banco Azteca, a quienes señaló de estafar a los campesinos con el Programa “Sembrando Vidas”, el mismo que divide y confronta familias, y provoca corrupción entre beneficiarios y supervisores del programa.

Galeano expuso, como se da la corrupción, en el programa Sembrando Vida a través del Banco Azteca, donde se les descuenta de 500 y hasta 1,000 pesos para un supuesto seguro de vida o bien para un fondo de ahorro.

Explicó que pese a que se dice que a los campesinos inscritos en el programa se les da $5,000, en realidad es falso, ya que en Banco Azteca les entregan máximo $4,000 y en algunos casos $4,500. La razón, se dice, es que lo restante se va a un fondo de ahorro, de destino incierto. E incluso a algunos beneficiarios les dicen que son “para los viejitos”; o que son para luego comercializar la madera y las frutas.

Indicó que en Los Altos de Chiapas, donde lo que hay son parajes y no se miden hectáreas sino “tareas”, la situación sería cómica si no fuera trágica. El campesino en esa situación usa un mismo pedazo de tierra (“tarea”) para sembrar maíz, luego ahí el frijol y luego la verdura. Además de que casi nadie completa las 2 hectáreas, por lo que, si siembran lo que el programa pretende, su pequeño pedazo de tierra estaría imposibilitado para subsistir durante 20 o 30 años.

Agregó que cientos de comunidades rechazan el programa porque, dicen, “no vamos a trabajar de peones del gobierno. La tierra es nuestra y no del finquero hecho gobierno”. Y aunque todos tengan otros datos, mencionó que la ecuación que señala “tanto dinero = tantas hectáreas sembradas” es una mentira.

Por otra load, Gustavo Castro, ambientalista e integrante de la organización Amigos de la Tierra A.C, explicó que ante el programa “Sembrando Vida” genera divisiones comunitarias además de confusiones, donde se generan problemas de corrupción y por ello se establecerían “contralorías sociales” nombradas desde los ejidos.

Castro apuntó que existen municipios donde la mayoría de los productores no cuentan con los requisitos para participar en el programa, situación que se agrava para las mujeres, ya que la mayoría no son propietarias de terrenos y mucho menos tiene 2.5 hectáreas en su poder.

Expuso que diversos analistas aseguran que estructuralmente el país no tiene la capacidad de producir y sembrar con calidad un millón de hectáreas con los millones de árboles adecuados a los tipos de suelos y además evitar que todos ellos mueran.

Jóvenes Construyendo el Futuro en Chiapas

Actualmente en el programa se encuentran 423,324 aprendices vinculados, siendo 250,085 mujeres y 173,233 hombres. – Foto: Jóvenes Construyendo el Futur

Carlos J. Gómez, miembro del ODEMCA (Observatorio de las Democracias), declaró que la falta de acceso a la educación y el desempleo son dos de las grandes problemáticas que experimentan las y los jóvenes en México. A esto se asocian problemas más puntuales como la deserción escolar, la baja calidad educativa, la dificultad para encontrar un primer empleo y la precarización de las condiciones laborales.

Mencionó que en México hay poco más de 130 millones de habitantes, de los cuales, al menos 53 millones se encuentran en condición de pobreza. Chiapas, junto con Guerrero, Oaxaca y Puebla es una de las entidades con mayores niveles de pobreza y pobreza extrema.

De los poco más de 5 millones de habitantes, el 77 % de personas viven en condiciones de pobreza, tres de cuatro habitantes son pobres, y uno de cada tres es pobre extremo. La entidad se sitúa en primer lugar en materia de rezago educativo, y niveles de carencia en los servicios básicos, prestaciones básicas y viviendas. En este contexto, los programas sociales no han podido disminuir la pobreza, por el contrario, esta se ha agudizado.

Gómez indicó que no es de extrañar que Chiapas sea uno de los estados que cuenten con el mayor número de jóvenes que no estudian y tampoco trabajan. La condición juvenil se experimenta en con grandes obstáculos y pocas oportunidades de desarrollo personal. Esto quiere decir que la acumulación de desventajas –las cuales repercutirán en la forma en que una persona llega al mundo adulto– resulta mayor que la acumulación de ventajas y capacidades.

De manera que, las características de los empleos que se ofrecen en el estado revelan lo dramático que resulta poder acceder a mejores condiciones de vida para los jóvenes: el trabajo no asalariado es dominante en la economía, el desempleo es considerablemente alto, y el sector terciario presenta el mayor grado de penetración, seguido del secundario y la agricultura.

En consecuencia, las personas jóvenes recurren a la economía informal, actividades de baja productividad, el subempleo, la migración interna, interestatal o internacional, o las actividades paralegales.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.