Preocupa presencia de 40 mil niñas, adolescentes y mujeres migrantes irregulares en el país

Durante su visita a dicha entidad, las servidoras públicas recorrieron los principales puntos de atención a personas migrantes. Cortesía: Instituto Nacional de las Mujeres

*Las servidoras públicas recorrieron los principales puntos de atención a personas migrantes: la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), la Oficina de Representación del INM en el estado, la Estación Migratoria Siglo XXI y el Centro de Justicia para Mujeres (CJM).

*Sostuvieron encuentros con representantes de albergues temporales instalados por organizaciones de la sociedad civil con apoyo de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).


El Instituto Nacional de Migración (INM) identificó de enero al 15 de septiembre del presente año a 33 mil 144 mujeres, así como a 13 mil 827 niñas y adolescentes que no acreditaron su estancia regular en el país. Por ello, los institutos nacionales de Migración (INM) y de las Mujeres (Inmujeres), así como de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), implementaran acciones para brindar atención con perspectiva de género y respeto a los derechos humanos de las mujeres en condición de movilidad, en particular las estaciones y estancias provisionales migratorias ubicadas en Chiapas.

En una gira de trabajo por Tapachula, Nadine Gasman Zylbermann, titular del Inmujeres; Fabiola Alanís Sámano, titular de la Conavim; y Ruth Villanueva Castilleja, directora general de Protección al Migrante y Vinculación del INM, se reunieron con autoridades gubernamentales y representantes de la sociedad civil, para fortalecer la coordinación interinstitucional en términos de cooperación, empatía e igualdad.

Migrantes son atrapados por agentes del INM. Foto: Ángeles Mariscal

Como resultado del encuentro, acordaron fortalecer con recursos a la Secretaría de Igualdad de Género (Seigen) en Chiapas, con el fin de aumentar el número de especialistas que atienden a las personas que llegan a la frontera sur.

Contemplaron instalar un grupo de atención multidisciplinaria que operará a través de módulos itinerantes en el territorio chiapaneco al coordinarse con personal de la Fiscalía General del Estado (FGE), del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en la entidad y de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), para asegurar la atención integral a víctimas de violencia.

Aunado a ello, está el esfuerzo para instalar más albergues con infraestructura adecuada y atención especializada, así como incorporar al Tribunal Superior de Justicia del Estado de Chiapas en la atención de los Centros de Justicia para las Mujeres, esto con el fin de acelerar las órdenes de protección necesarias y garantizar el acceso a la justicia para las mujeres migrantes.

Por su parte, la Conavim enviará a diez especialistas en prevención y respuesta a la violencia de género a Tapachula para capacitar a personal de la Comar en dichos temas y formarse sobre aspectos relacionados con protección internacional, y así fortalecer la atención especializada e identificación de mujeres vulnerables para su canalización.

Al mismo tiempo, en coordinación con la oficina de la Comar y el INM trabajarán para promover la aplicación del programa de integración local impulsado por la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

¡No en nuestro nombre!

De regreso a Tapachula, la ciudad-prisión. Foto: Ángeles Mariscal

Más de un millar de mujeres y organizaciones feministas de México y el mundo exigieron un alto a la violencia de Estado contra mujeres y niñez migrante y solicitante de asilo de la frontera norte y sur del país.

Las mujeres visibilizaron las deportaciones que el gobierno mexicano realiza de manera ilegal y masiva contra familias, separándolas durante el proceso que realiza el INM en aeropuertos y diferentes rutas migratorias.

Hemos sabido de muertes de niñas y jóvenes en centros de detención para migrantes, cuando estaban bajo la tutela judicial del gobierno mexicano. Y ahora, en plena era COVID-19, presenciamos la violencia frontal contra las infancias en movimiento, niñas y niños migrantes arrancados de sus madres y padres, de sus unidades familiares, cuando intentaban caminar en caravana por el sur de México para salir de la ciudad cárcel de Tapachula, mencionaron las mujeres.

Repudiaron la violencia legalizada, pero no legítima de la Ley de Migración mexicana y su implementación con prácticas de odio y crueldad contra las migrantes y sus hijas e hijos.

Toda persona migrante debería ser protegida y no violentada por el gobierno mexicano y sus agentes. Es sumamente preocupante y condenable la forma violenta en la que está actuando el gobierno mexicano contra las familias migrantes, expusieron las mujeres.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: