Infancias y adolescencias, la población con más rezago educativo y carencia de acceso a la seguridad social

La infancia cuenta: Chiapas 2021. Cortesía: REDIM

*Desde el 2005, se publica “La Infancia Cuenta” como una fotografía para conocer las características del ejercicio de derechos de niñas, niños y adolescentes, así como acercar información que permita a actores políticos, sociales y académicos, tomar decisiones basadas en evidencia.


La Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM) presentó el informe “La Infancia Cuenta”, mostraron las condiciones de las niñas, niños y adolescentes (NNA) de Chiapas. Este sentido, el estudio es una herramienta de información que proporciona orientaciones actualizadas respecto a los contextos de vida y retos en materia de derechos en la entidad.

Con este estudio, dieron cuenta de la enorme diversidad que representan las infancias y adolescencias chiapanecas, este reconocimiento es un primer paso para el avance de políticas públicas que garanticen sus derechos.

De igual forma, dimensionaron de la mejor manera la complejidad de la entidad, lo que en ocasiones genera una conflictividad que debe ser reconocida, así como exigencias de los pueblos, comunidades, organizaciones y colectividades que las viven, estudian y demandan.

En Chiapas, la pobreza es más aguda, casi 7 de 10 personas viven en estas condiciones, y alrededor de 2 de cada 10 vive en situación de pobreza extrema. Los niveles varías entre los municipios, sin embargo, existen una tendencia marcada a que gran parte de la población se encuentra en esa situación.

En Chiapas hay casi 2 millones de niñas, niños y adolescentes que habitan en el estado, de los cuales el 84% vive en pobreza, y 1 de cada 3 habla alguna lengua indígena”.

De los 119 municipios que componen la entidad, 72 tienen más del 80% de su población en condición de pobreza, especialmente los ubicados al sureste, indicó la REDIM.

En consecuencia, 5 de los 10 municipios más pobres de México son Aldama, Chanal, San Juan Cancuc, San Andrés Duraznal y Nicolás Ruiz. Pero, en todos los municipios del Estado al menos 4 de cada 10 personas no tiene ingresos suficientes para adquirir los bienes y servicios que necesitan y presentan alguna carencia de derechos sociales.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Población (CONAPO) la entidad es una de las tres a nivel nacional que presentan muy alto grado de marginación al posicionarse en el segundo lugar. De los 119 municipios, 104 están clasificados con un alto o muy alto grado de marginación.

El informe destaca características del territorio chiapaneco, al tener una enorme diversidad biológica, ecológica, geomorfológica, cultural y social. Sin embargo, se encuentra con una transformación encaminada a la deforestación, erosión, impacto ambiental y extracción que provoca un retroceso al desarrollo humano y aumentan los índices de marginación y pobreza.

Asimismo, es frontera del país con Guatemala, por lo que ocurren dinámicas migratorias complejas, debido a la situación de vulnerabilidad en la que viven sus habitantes, desde la historia existen rutas hacia Estados Unidos. También, hay una movilidad interna de contextos rurales a urbanos.

Por otro lado, el informe enfatiza una tradición migratoria de personas de origen guatemalteco quienes por motivos laborales se emplean en la región del Soconusco. Aunado a ello, están las personas que provienen de otros países, dinámica que se ha complejizado en los últimos tres años por las caravanas migrantes.

Desde el inicio de 2021, el número de niñas, niños y adolescentes migrantes reportados en México ha aumentado considerablemente, pasando de 380 a casi 3.500, anunció Jean Gough, directora regional de UNICEF. – Foto: OIM México

Una de las particularidades que resalta es que, a nivel nacional tiene la mayor cantidad de población indígena y, el 28% de la que habita en el territorio habla alguna lengua indígena. De los más de 5.5 millones de habitantes, el 38% tiene entre 0 y 17 años, se traduce a que la mitad de la urbe tiene 24 o menos años, es decir más de una tercera parte son NNA.

Las particularidades de la entidad conjugan escenarios que afectan el ejercicio de derechos de niñas, niños y adolescentes que viven y transitan por la entidad. Tales afectaciones son diferenciadas, profundizando sus efectos en ciertos sectores de la infancia y la adolescencia que requieren del Estado esfuerzos y acciones focalizadas para protegerles y garantizar su titularidad de derechos, enfatizó la REDIM.

En relación con características específicas, menos del 1% de la población infantil y adolescente se auto adscribe como afrodescendiente y el 3% son migrantes. El 43.5 por ciento de las NNA son reconocidos como indígenas por el jefe o jefa de hogar, y el 31.6% de la infancia mayor de 3 años habla una lengua, entre las más habladas están: tseltal, tsotsil y ch’ol.

51 por ciento de la población de Chiapas vive en zonas rurales e indígenas. Foto: Ángeles Mariscal

La infancia vive en hogares que tienen un ingreso promedio per cápita menor que el promedio nacional. La medición de la pobreza no solo está vinculada a la carencia de ingresos sino al goce de otros derechos como: educación, servicios de salud, seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos y acceso a la alimentación.

El informe resalta la vinculación de estos problemas con otras situaciones negativas, como una marcada desigualdad, altos niveles de violencia, discriminación e inadecuada distribución de los recursos.

Frente a ello, el Estado en sus distintos niveles tienen obligaciones inmediatas y particulares de acuerdo con el interés superior de la niñez para impulsar o fortalecer estrategias de protección con presupuestos suficientes, concentrándose en especial a los grupos donde se encuentran las situaciones más críticas.

De acuerdo con los datos, en Chiapas resulta indispensable y urgente la consolidación de intervenciones estatales para la infancia y adolescencia centradas en la población indígena y la primera infancia, como una condición necesaria para disminuir las brechas de desigualdad presentes en ambos grupos y en consecuencia ampliar las posibilidades para el ejercicio pleno de sus derechos, expuso la REDIM.

Enfocando el análisis en el ámbito educativo, el 14% de las personas de 3 a 17 años presenta un rezago. Un poco más de 374 mil NNA no asisten a la escuela cuando tienen la edad para completar su educación obligatoria, en los municipios en los que se presenta a mayor escala esta situación son Zinacantán, Mitontic, Pantelhó, Chalchihuitán y Chamula.

De los más de 2 millones de personas menores de 18 años que habitan en la entidad 31.6% no están afiliados, adscritos o con derecho a recibir servicios salud en el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), las instituciones publicas de seguridad social en México o servicios privados.

La misión de la Asociación es mejorar la calidad de vida de los habitantes y comunidades en desventaja de los Altos de Chiapas, mediante programas de atención médica y educación en salud, desde un enfoque de derechos y una perspectiva intercultural. Cortesía: Sanando Heridas

El acceso a los servicios de salud es un elemento primordial del nivel de vida de las NNA que permite contar con las bases necesarias para un adecuado desarrollo físico y mental, agregó la REDIM.

Al mismo tiempo, el 22.3% de las personas menores de 18 años viven en un hogar que presenta carencia por acceso a la alimentación. Esto implica que más de 400 mil NNA viven en un hogar donde “por falta de dinero o recursos, tanto las personas mayores como las menores de dieciocho años: no tuvieron una alimentación variada; comieron menos de lo necesario; se les disminuyeron cantidades servidas en la comida; sintieron hambre, pero no comieron; o hicieron una comida o dejaron de comer durante todo el día”.

Cabe mencionar, Chiapas es uno de los pocos estados con un saldo neto migratorio en población indígena negativo, es decir se tiende a la expulsión de estos de sus lugares de origen. A pesar de ello, en 2015 solo el 1% había nacido en otra entidad, lo que demuestra que la movilidad es de carácter interno, y es consecuencia, entre otros procesos, de enfrentamientos y conflictos.

El desplazamiento forzado se incrementa en Chiapas, ante la imposibilidad de solucionar por la vía pacífica las problemáticas sociales. Foto: Elizabeth Ruiz

Otro problema que se relaciona a las NNA es que la entidad tiene el mayor número de averiguaciones previas relacionadas con la trata de personas en México.

Lamentablemente, los resultados del análisis refrendan en el contexto de las desigualdades históricas que cruzan al estado. Chiapas es la entidad federativa del país donde la población presenta más rezado educativo, más carencia de acceso a la seguridad social y menores ingresos en comparación con el promedio nacional, acentuó la REDIM

Por último, el análisis permitió la identificación tres grupos sobre los cuales es prioritario que focalicen las acciones estatales: la infancia y adolescencia indígena, las niñas y adolescentes mujeres, y la primera infancia.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: