En un mes, 410 personas fueron desplazadas por la violencia en Chiapas, Chihuahua y Oaxaca

Denuncian ataque a zapatistas por parte de la ORCAO. Foto: Elizabeth Ruiz

*Miembros de la Red de Resistencia y Rebeldía Ajmaq, denunciaron un ataque armado en contra de una comunidad base de apoyo del EZLN, hecho por la Organización de Cafeticultores de Ocosingo (ORCAO).


El desplazamiento interno forzado ha afectado al menos a 346 mil 945 personas en México. Solo durante octubre de 2021, registraron que 410 personas en Chiapas, Chihuahua y Oaxaca tuvieron que abandonar sus casas por motivos de violencia en sus localidades, indicó la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH).

Durante ese mes, familias base de apoyo del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) de la comunidad autónoma de Moisés Gandhi en Ocosingo, Chiapas; fueron desplazadas tras sufrir un ataque armado de un grupo de corte paramilitar. Durante la agresión, los perpetradores prendieron fuego a tres aulas de la escuela secundaria autónoma de la comunidad, pero no se reportó información específica sobre el número de familias o personas desplazadas.

La Red de Resistencia y Rebeldía Ajmaq, adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona señalaron en un comunicado urgente que los paramilitares de la ORCAO  de la comunidad San Antonio Las Flores, que a la vez están dentro de la Región Siete de Febrero, hicieron un recorrido para revisar tuberías de agua, esto duro solo unos momentos, posterior a ello, empezaron a disparar desde diferentes puntos hacia la comunidad.

Estuvieron disparando de manera intermitente, muchos de ellos  de alto calibre que  impactaron en tres casas de la comunidad poniendo en riesgo a los moradores de la comunidad zapatista.

Tras el ataque, alrededor de las 16:30 horas, regresaron para acercarse hasta la Escuela Secundaria  Autónoma Zapatista “Siguiendo el Caminar de los  2 Mártires” de la comunidad. Fue así como le prendieron fuego a tres aulas que se quemaron al instante.

Cabe recordar que la Escuela Autónoma, el 14 de octubre, sufrió un ataque armado por parte de la ORCAO, el día de hoy cumplieron su amenaza y su intento de acabar con la educación autónoma, dijo la Red.

En el caso de Chihuahua, al menos 20 personas de la localidad de Rincón de Alisos, en el municipio de Guadalupe y Calvo, tuvieron que desplazarse con el apoyo de fuerzas de seguridad pública tras la incursión armada de un grupo criminal.

Imagen recuperada del muro de CEDHAPI en Facebook.

Así pues, en Oaxaca, alrededor de 390 personas de las localidades mixtecas de Ndoyonoyuji, Guerrero Grande y Mier y Terán, en el municipio de San Esteban Atatlahuca, tuvieron que abandonar sus casas tras tres días de continuos ataques de un grupo armado. Autoridades locales y personas desplazadas reportaron la  desaparecieron de personas, cinco fueron asesinadas y diversas casas fueron incendiadas.

Algunas de las personas desplazadas, en particular personas mayores, mujeres, niñas y niños, se refugiaron en un albergue instalado por el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI)  en el municipio de Tlaxiaco, mientras otras se encontraban en Mier y Terán.

En vista de ello, a finales de octubre, Cecilia Jimenez-Damary, relatora especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos de las Personas Desplazadas Internamente (OHCHR) presentó  su más reciente informe temático, con foco en la prevención de los desplazamientos arbitrarios en situaciones de conflicto armado y violencia generalizada.

El informe ofrece un análisis de los estándares internacionales y regionales que establecen la prohibición de los desplazamientos arbitrarios y la obligación de los Estados de prevenirlos. Además, discute cómo prevenir estos desplazamientos a lo largo de todo el ciclo de desplazamiento, en particular en situaciones de conflicto armado y violencia generalizada.

Uno de los mensajes clave del informe es que las medidas de prevención deben enfocarse en atender las causas que generan este problema, es decir, no se trata de buscar restringir la movilidad de personas, sino de generar las condiciones para que las personas no se vean obligadas a abandonar sus hogares de manera forzada.

Esta distinción es importante ya que, si los Estados no son capaces de garantizar condiciones de seguridad y proteger la vida e integridad de sus habitantes, el desplazamiento se convierte en un recurso de supervivencia.

El documento también aborda el carácter dinámico y complejo que han adquirido las situaciones de conflicto armado y violencia generalizada en el mundo actual. En particular, reconoce la participación de actores no gubernamentales, como grupos del crimen organizado, y pone en perspectiva los efectos de la actividad criminal.

De acuerdo con un estudio de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDC), la actividad delictiva causa muchas más muertes que los conflictos armados y las situaciones calificadas como terrorismo en conjunto. Asimismo, en diversos contextos la actividad de los grupos criminales también se vincula con una serie de formas de violencia, entre ellas:  secuestros, amenazas, intimidación, extorsión y violencia de género.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: