INM violó la seguridad jurídica y legal de una familia haitiana al deportarla: CNDH

Foto: CPAL

*Al momento de la deportación, la familia no había recibido notificación para realizar entrevista de elegibilidad ante COMAR, y el plazo legal que dicha autoridad tiene para resolver el reconocimiento de la condición de refugio, se había vencido.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación en contra del Instituto Nacional de Migración (INM) por cometer violaciones graves a los derechos humanos hacia a una familia haitiana. Organizaciones mencionaron que la deportación irregular, es uno de los muchos casos en los que migrantes son testigos de un hecho delictuosos cometidos por los agentes migratorios.

El Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova A.C. fue el organismo que denunció la deportación de una familia solicitante de refugio, ocurrida en enero de 2020 ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), quien tras varios meses, por fin emitió la recomendación 80/2021 al Comisionado del Instituto Nacional de Migración, Francisco Garduño Yáñez.

En dicha resolución, la Comisión reconoció diferentes violaciones a los derechos humanos cometidas por Instituto Nacional de Migración (INM), entre estos: violación a la seguridad jurídica y legalidad, omisión de asignar un traductor o intérprete en el idioma de las víctimas, omisión en recabar la solicitud de reconocimiento de la condición de refugiado, violación al principio de no devolución e interés superior de la niñez, en agravio de la familia Mailleky Mertil, compuesta por madre, padre e hijo de 6 años de edad.

La familia Mailleky huyó de Haití en 2019, debido a diferentes eventos de violencia grave (persecución, amenazas, lesiones e intento de asesinato por parte de un poderoso grupo criminal organizado), que ponían en peligro su vida y su integridad, por ello se dirigieron a México con la intención de solicitar refugio y mantenerse a salvo.

El 24 de julio de 2019, al cruzar el río Suchiate, fueron detenidos por agentes del INM y trasladados a la Estación Migratoria Siglo XXI, en donde permanecieron hasta el 16 de agosto 2019, en condiciones de hacinamiento y separados hasta el momento en que les permitieron su salida como solicitantes de refugio, ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR).

En enero de 2020, después de 5 meses en espera de la resolución de procedimiento de refugio por parte de COMAR y sin tener información clara sobre el seguimiento de su trámite, son detenidos nuevamente por el INM en uno de los diferentes operativos que constituyen detenciones arbitrarias, realizados en el parque central Miguel Hidalgo, en Tapa- chula; siendo trasladados a la Estación Migratoria Siglo XXI donde la familia es nuevamente separada.

Debido al hacinamiento persistente en dicho centro de detención, fueron enviados a la Estación Migratoria de Acayucan, Veracruz, donde personal de migración les hizo COMAR documentos en español, bajo engaño y coacción, con el argumento de que esa manera les ayudaría a salir de la Estación Migratoria; sin embargo, fueron trasladados nuevamente a la Estación Migratoria Siglo XXI, en Tapachula y posteriormente deportados a Haití de madrugada y sin ninguna información.

El Fray Matías dijo que la deportación de la familia Mailleky ocurrió en el marco de un conjunto de deportaciones focalizadas, dirigidas a posibles testigos del fallecimiento y posible homicidio de Maxene André, persona haitiana, quien perdiera la vida en el Interior de la Estación Migratoria Siglo XXI, el 8 de agosto de 2019, hecho por el cual nunca existió una investigación clara y e ciente.

Y que dicha situación, generó mayor visibilización pública de las condiciones de internamiento y malos tratos que ocurren en la Estación Migratoria Siglo XXI de manera sistemática. Lo anterior, evidencia que el conjunto de estas deportaciones -incluida la de la familia Mailleky Mertil- tuvieron por objeto dispersar, disuadir y silenciar a los posibles testigos del evento de la muerte de Maxene.

Ante los múltiples riesgos que enfrenta la familia en su país de origen, el INM puso en peligro la vida e integridad de la familia Mailleky de manera continuada e incumplió con los ordenamientos nacionales e internacionales que regulan la figura del refugio y prohíben la devolución de personas solicitantes, en tanto no se haya determinado su situación.

Desde el Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, se denunció las múltiples violaciones a derechos humanos focalizadas contra la comunidad haitiana, que se han vuelto una práctica constante, como consecuencia de la discriminación, racismo, y xenofobia institucionales, que han impactado y permeado también a la sociedad.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: