Tseltales realizan Viacrucis por la vida, justicia, unidad y dignidad

En la detención arbitraria de Gutiérrez Hernández y Hernández Feliciano, fueron golpeados y acusados de «motín». Cortesía: Frayba

*“ Sabemos que por orden divina y por derecho nos corresponde utilizar nuestra Madre Tierra para cobijo de nuestras esperanzas” tseltales. 


En el municipio de Chilón, se realizó el “Viacrucis por la vida, justicia, unidad y dignidad”, convocado por el Pueblo Creyente del Centro Pastoral Jet Ha’. Su exigencia central, la libertad absoluta de José Luis Gutiérrez Hernández y César Hernández Feliciano, quienes se encuentran bajo proceso por defender su territorio contra la militarización, así como exigir el derecho a la autodeterminación como pueblos originarios.

A través de un comunicado de los pueblos tseltales de Chilón afirmaron que los intereses ambiciosos de ricos y poderosos han pretendido despojarlos de sus tierras y territorios en complicidad con los gobernantes y el sistema de gobierno, al implementar reformas a la Ley Agraria y a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

A parte de eso, han inventado programas y proyectos para engañar y dividir a sus comunidades y hacerlos vulnerables. Al llevar a cabo imposiciones de autoridades ejidales y comunitarias para facilitar sus intenciones de dominar y despojar.

La obligación tanto del estado o de particulares es realizar una consulta hacia los pueblos alrededor de un proyecto para después dar o no un consentimiento de manera libre e informada. Cortesía: Frayba

En ese sentido, está el caso de la construcción del cuartel de la Guardia Nacional (GN) en el ejido San Sebastián Bachajón, expresan fue impuesto sin el consentimiento y consulta al pueblo tseltal. Con el fin de bloquear cualquier manifestación pacífica en protesta de la defensa de sus tierras y territorios.

La finalidad de la militarización responde únicamente para dar paso y protección a las empresas nacionales y transnacionales que van tras la extracción de las riquezas naturales, enfatizó el Pueblo Creyente.

No obstante, si el pueblo se manifiesta de manera pacífica para reclamar justicia en contra de las violaciones a sus derechos más elementales como la defensa de la tierra y territorio, así como para exigir la libre determinación de los pueblos y así elegir sus autoridades.

Los gobiernos y las autoridades que deberían de protegernos y cuidarnos nos reprimen, nos persiguen y encarcelan. Ha sido el caso de la detención arbitraria de nuestros hermanos José Luis Gutiérrez Hernández y César Hernández Feliciano, quienes fueron detenidos, torturados y encarcelados el día 15 de octubre de 2020 en el crucero Temó territorio del ejido San Jerónimo Bachajón, por defender a la Madre Tierra, subrayó el Pueblo Creyente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por ello, responsabilizaron a las autoridades y policías municipales, policías sectoriales y militares de la Guardia, así como ministerios públicos designados en la región, de esos hechos lamentables. Y, de los atropellos y represiones cometidos.

Decimos no a la militarización a través de la construcción de cuarteles de la Guardia Nacional y sus actividades en nuestros territorios. Decimos no a la violencia, somos Pueblos Creyentes que estamos construyendo la paz, para nuestros pueblos. Rechazamos a las empresas extractivas ya sean nacionales o transnacionales, expusieron los pueblos tseltales.

Por último, agradecieron la solidaridad del Pueblo Creyente, los pueblos originarios, las organizaciones de derechos humanos y a quienes se han sumado a la exigencia de libertad de los defensores comunitarios, como a la defensa de la vida.

Detención de los defensores

Dicho esto, el pasado 15 de octubre de 2020, en el crucero Temó del tramo carretero Ocosingo – Palenque, alrededor de 300 elementos de diversas corporaciones policíacas y ante la presencia de la GN, reprimieron la protesta de los habitantes de diversas comunidades de Chilón.

Durante los hechos, Hernández Feliciano y Gutiérrez Hernández, fueron privados de manera arbitraria de su libertad, torturados e incomunicados. Junto a 11 personas más, quienes resultaron heridas.

Los defensores comunitarios fueron puestos a disposición en el Juzgado de Control y Tribunales de Enjuiciamiento de la Región 01 en Cintalapa, y vinculados a proceso por el delito de motín, sin considerar las violaciones a derechos humanos documentadas por la defensa de ambos.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: