Comida sana y cercana, el tianguis chiapaneco distinguido por sus métodos limpios de producción

Foto: Juan Camilo Moncada Conde, Equipo ATI-Comité Salsa BC

*La reactivación de mercados permitió continuar con la concientización sobre el manejo agroecológico de la producción de alimentos, sus beneficios para la salud y el medio ambiente.


La pandemia mostró la fragilidad de los sistemas alimentarios, lo que llevó a reflexionar acerca de la crisis del actual modelo globalizado y la respuesta de los actores alternativos, ejemplificados con los mercados agroecológicos, dieron a conocer Erika Franco, Helda Morales y Mateo Mier y Terán Giménez Cacho, investigadores de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) en su artículo “Sistemas alimentarios frente a la covid-19: desafíos y esperanzas en México y Colombia”.

Dicho esto, el Comité de Integración Regional Salsa BC, una red compuesta por 19 organizaciones sociales, campesinas y urbanas, extendida en los departamentos de Cundinamarca y Boyacá en Colombia, realizan actividades de cultivo, transformación, elaboración, cría de animales y otros trabajos, permitiendo que consumidores de zonas urbanas accedan a artículos comercializados en cinco mercados.

Por otra parte, está el Tianguis Agroecológico y Artesanal “Comida Sana y Cercana” se fundó en San Cristóbal de Las Casas en Chiapas, con el empuje de cuatro jóvenes madres que trabajaban con familias productoras y buscaban dar a sus hijos una alimentación sana.

El tianguis, inició como una cooperativa en la que seis familias hacían su pedido semanal de verduras, café y miel a agricultores que se distinguían por usar métodos limpios de producción. Cada año la cifra subió a 100 y había más familias que querían unirse.

Foto: Juan Camilo Moncada Conde, Equipo ATI-Comité Salsa BC

Antes de cumplir dos años, la cooperativa que ofertaba canastas bajo pedido se convirtió en un mercado de productores. Como toda organización, enfrentaron retos al tener opiniones distintas, faltarle un espacio propio y querer mantener su autonomía frente al Estado, evitando apoyos económicos.

Aun así, se han mantenido por 15 años y han sido inspiración para el surgimiento de otras 20 iniciativas similares en la ciudad, expusieron Franco, Morales y Mier y Terán.

En ese sentido, los investigadores indicaron que desde el 11 de marzo de 2020, la Alcaldía Mayor de Bogotá emitió distintos marcos normativos ante la declaración de la pandemia hecha por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esa fue la primera ciudad en Colombia en establecer restricciones de movilidad libre para personas y vehículos desde el 19 de marzo, esto fue adoptado después por los departamentos de Cundinamarca y Boyacá, limitando así el abastecimiento y adquisición de alimentos.

Puedes encontrar productos directamente de la mano de productores. Cortesía: Tianguis Agroecológico y Artesanal ‘Comida Sana y Cercana’

Para el 22 de marzo, el gobierno nacional ordenó el aislamiento obligatorio, que reducía la libre circulación de personas y vehículos a partir del 25 de marzo, sin embargo, contenía excepciones:

La cadena de producción, abastecimiento, almacenamiento, transporte, comercialización y distribución de (…) alimentos, bebidas insumos relacionados (…) La comercialización presencial de productos de primera necesidad se hará en mercados de abastos, bodegas,  mercados, supermercados mayoristas y minoristas y mercados al detalle en establecimientos y locales comerciales a nivel nacional, y podrán comercializar sus productos mediante plataformas de comercio electrónico y/o por entrega a domicilio.

Por lo que, los investigadores señalaron que la interpretación de los marcos normativos por parte de las autoridades locales llevó a que, ante ese contexto repentino y a menos de una semana de iniciar, numerosas formas de comercialización directa de alimentos fueran puestas en restricción y hasta prohibición, otras al verse tan constreñidas cerraron de manera voluntaria.

Por otra parte, en México, a escala nacional y municipal el gobierno instauró algunas regulaciones en los espacios de venta y recomendó a la población quedarse en casa, sin que las medidas fueran tan estrictas.

En específico San Cristóbal de Las Casas, los mercados y supermercados permanecieron abiertos, pero los restaurantes fueron obligados a cerrar. No obstante, las grandes cadenas de supermercados de inmediato aplicaron medidas para prevenir el contagio, incluyendo la posibilidad de ordenar pedidos por teléfono e internet.

Lo anterior, aunado a las compras de pánico al inicio de la pandemia, lo que afectó de manera seria al tianguis “Comida Sana y Cercana”, pues buena parte de sus ventas son para restaurantes, por lo que clientes temieron contagiarse en él por ser un espacio pequeño, cerrado y sin regulaciones, y varios prefirieron comprar alimentos no perecederos en los supermercados.

Día de tianguis. Cortesía: Tianguis Agroecológico y Artesanal ‘Comida Sana y Cercana’

Estrategias de adaptación

Ante el panorama, los investigadores subrayaron que productoras y productores del Comité Salsa BC se vieron afectados al no poder llevar  los alimentos a los mercados que abastecían, por lo que comercializaron en sus veredas y municipios. Algunos elaboraron cartas donde se reconocían como abastecedores de alimentos, utilizándolas como documentación de soporte ante los bloqueos de las autoridades.

Así mismo, el Comité Salsa BC pertenece a la Red Nacional de Agricultura Familiar de Colombia, una asociación que hizo un llamado a conformar un grupo de apoyo para mitigar los impactos de la emergencia sanitaria.

También, visibilizaron las afectaciones por la propia pandemia y por la inadecuada interpretación gubernamental de los marcos normativos que impactaban en la agricultura campesina.

Productos. Cortesía: Tianguis Agroecológico y Artesanal ‘Comida Sana y Cercana’

Se realizaron reuniones virtuales con organizaciones sociales del país adscritas a la Registro Nacional de la Agricultura Familiar (RENAF), y en tres semanas se elaboraron los protocolos y medidas de protección que permitían que los mercados continuaran con sus actividades, añadieron Franco, Morales y Mier y Terán.

En Chiapas, después de algunas semanas de incertidumbre, las diferentes comisiones del tianguis lograron formular un plan para protegerse a ellos y a las familias consumidoras. Primero retiraron las mesas para el consumo de alimentos dentro de las instalaciones, y luego publicaron un directorio de productores para que la gente levantara pedidos directos pactando la entrega a domicilio.

Por último, reacomodaron los puestos de venta para ensanchar el espacio entre cada uno, y ordenaron el uso de mascarillas y desinfección de manos a la entrada. Poco tiempo después, junto con otras organizaciones iniciaron campañas para la entrega de canastas solidarias de alimentos agroecológicos a familias vulnerables, lo que generó un sentido de orgullo y cohesión entre los productores.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: