Con resultados positivos, presentan proyecto de integración para la comunidad haitiana en México

ACNUR y OIM proyecto piloto de alternativas de regularización migratoria. Cortesía: Pierre-Marc René/ACNUR

*El desplazamiento de personas de nacionalidad haitiana a lo largo del continente americano marcó una nueva tendencia de flujos migratorios en las Américas en la segunda mitad del 2021.

*De acuerdo con cifras oficiales del gobierno panameño, entre enero y diciembre de 2021, más de 133 mil personas cruzaron de manera irregular la frontera entre Colombia y Panamá, una zona geográfica mejor conocida como el Tapón del Darién. De ellos, casi 90 mil son de origen haitiano, aunque provenientes en su mayoría de Brasil y Chile, donde estimaron que han vivido desde los años siguientes al devastador terremoto del 2010. 


El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) presentaron un primer reporte sobre el proyecto piloto para la inserción socioeconómica de personas haitianas en México. Entre sus resultados informaron la integración de un total de 62 personas entre enero y la primera semana de abril de 2022.

Dichas personas son de origen haitiano, fueron integradas luego de su reubicación  de Tapachula, Chiapas hacia San Luis Potosí, en colaboración con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y el Instituto Nacional de Migración (INM).

En ese sentido, el reporte indicó los lazos de cooperación entre las agencias de Naciones Unidas y las entidades del Gobierno de México, lo que ha permitido consolidar la base esencial para la integración de esta población a través de la emisión de los permisos de estancia y trabajo requeridos, en el marco del proyecto de inclusión laboral de nacionales haitianos.

Para enero de 2021, la primera familia de tres miembros fue identificada en el marco del proyecto de integración local conjunto de ACNUR y la OIM. Una semana después de su traslado a San Luis Potosí, uno de los adultos contaba con empleo formal, habían accedido a los servicios de salud, mientras tanto, la familia había recibido acompañamiento sobre sus trámites migratorios y se trasladó a una vivienda permanente.

El niño actualmente va a la escuela y se está tramitando un apoyo económico educativo a través del ACNUR para continuar apoyando a la familia temporalmente en su integración, detalla el reporte.

Así mismo, de los titulares de siete casos, un total de 13 personas fueron reubicados a la misma entidad en marzo, todos tienen una oferta formal de empleo y empezaron a trabajar en la primera semana de abril.

Por lo que ACNUR y OIM continuarán brindándoles acompañamiento en sus necesidades de protección en vista de sus vulnerabilidades específicas, en materia migratoria y búsqueda de vivienda facilitado, a través de un apoyo económico único de integración que recibieron el 31 de marzo, así como en acceso a servicios de salud y la inserción escolar de los niños, niñas y adolescentes que forman parte de este grupo.

De esta manera, subrayaron que otras 46 personas de origen haitiano fueron canalizados bajo este mismo proceso  y se encuentran en la semana de inducción que les permite adquirir las herramientas para iniciar su proceso de integración en San Luis Potosí.

Una refugiada acomoda estantes en una tienda de conveniencia OXXO, donde es supervisora de turno. Cortesía: ACNUR/Gabriela Pérez Montiel.

No obstante, ACNUR continuará brindándoles la asistencia necesaria para poder vincularlos a las ofertas de empleo disponibles en ese lugar y para acompañarlos en las otras necesidades que requieran para su efectiva integración, del mismo modo que OIM, quien acompañará los procesos migratorios y de protección en atención a las vulnerabilidades de la población parte del proyecto conjunto.

Gracias a la relación estrecha y a los canales de comunicación establecidos entre el sector privado en San Luis Potosí y ACNUR, la comunidad empresarial ha demostrado una gran apertura a la incorporación de nacionales haitianos en sus plantillas de empleados. L’Oreal, MABE, Bimbo, Oxxo y las empresas del sector automotriz japones Nissin y Midori Nanjo son solo algunas de las compañías que cuentan con vacantes disponibles para la población reubicada bajo este proyecto, detalla el reporte.

Así pues, la iniciativa de integración de personas vulnerables en situación de movilidad a la fuerza laboral en México ha demostrado establecerse no sólo como una estrategia positiva para la estabilización de una población en situación de movilidad, sino que es una estrategia de desarrollo económico para la región y el sector privado.

Esta fase inicial del proyecto prevé asistir a 200 familias haitianas en 2022, a través de su integración socioeconómica en las comunidades de acogida en México, y ser implementado para un mayor número de beneficiarios a nivel nacional a partir de 2023.

Migrantes haitianos trabajando. – Foto: CPAL

Sin embargo, el impulso de decenas de miles de personas de origen haitiano a emprender un camino hacia el norte del continente fue multifactorial, pues las razones iban desde aumento en la inseguridad, la gradual degradación de las condiciones socioeconómicas en su país de origen , ausencia de alternativas de trabajo o estadía legal en los países de residencia previa, y en particular agudizados por la crisis económica causada por la pandemia de Covid-19, 

Estos movimientos, caracterizados por ser de índole mixtos, empezaron a llegar a la frontera sur de México a partir de marzo de 2021, dando lugar a una situación sin precedentes tanto para las comunidades de acogida como para las autoridades del Gobierno mexicano.

La necesidad de protección, imposibilidad de regresar a su país de origen, junto a la ausencia de alternativas legales de estadía o tránsito en México generaron un incremento en el número de personas que solicitaron la condición de refugiado ante la Comisión Mexicana de Ayuda a los Refugiados (COMAR).

El INM dio a conocer que ante la contingencia por el Covid-19, implementó la salida de algunas personas migrantes alojadas en las estaciones migratorias. Cortesía: Ángeles Mariscal.

En tan solo un año, el número de personas solicitantes de reconocimiento de la condición de refugiado en México superó las cifras históricas con más de 131 mil. Por esta razón, la COMAR, con el apoyo de la Agencia de la ONU para los Refugiados, registró a más de 62 804 solicitantes de asilo de nacionalidad haitiana, incluyendo a sus dependientes en su mayoría de nacionalidad brasileña y chilena.

Según el Informe Estadístico Anual de ACNUR, al 31 de diciembre de 2021, 4% de los 73 504 refugiados reconocidos en México eran de nacionalidad haitiana. Así mismo, el 33 por ciento del total de 157 180 solicitantes de asilo son haitianos

De acuerdo a la última Matriz de Seguimiento del Desplazamiento (DTM, siglas en inglés) presentada por OIM en 2022, titulada Caracterización de la población de origen haitiano en México, el 74% de las personas consultadas dijeron tener intención de quedarse en el país.

Dicho dato, acompañado al porcentaje de casos negativos de reconocimiento de la condición de refugiado, puso sobre la mesa la necesidad de contar con alternativas legales de estadía para estas personas teniendo en cuenta que es un grupo poblacional que requiere especial consideración en vista de sus necesidades de protección.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: