Visión reduccionista de la ecología pone en riesgo la vida: ambientalistas

Desde hace casi una década, organizaciones ciudadanas denuncian la degradación de los humedales que proporcionan el 70% del agua que se utiliza en la ciudad de San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, al sur de México. Cortesía: COCOSUR

*La Coordinadora de comunidades del Sur (Cocosur) y Pastoral de la Tierra celebrarán el Día de la Santa Cruz, en los humedales de la Kisst, ubicado en San Cristóbal de Las Casas.


En el marco del día de la Santa Cruz y de las jornadas de defensa y cuidado del agua, territorio y humedales, los integrantes de la Coordinadora de Comunidades del Sur (COCOSUR) hicieron un llamado a ciudadanos, colectivos y movimientos a no permitir el despojo y la destrucción de la madre tierra.

Así mismo, a unir fuerzas para obligar al Estado mexicano, representado por el municipio de San Cristóbal de Las Casas, a defender y cuidar el bien común: agua, suelo y medio ambiente. 

Al darse cita en el sitio sagrado de La Kiss para conmemorar y celebrar el agua y vida, los integrantes de la coordinadora retomaron las reflexiones de Leonardo Boff, teólogo, exsacerdote franciscano, filósofo, escritor, profesor y ecologista brasileño. Para rescatar la importancia de la madre tierra como dadora de vida, reconociendo sus elementos esenciales como parte de un ecosistema con funciones de interconexión con el hombre.

Estamos en un momento crítico de la historia de la tierra, en el cual la humanidad debe elegir su futuro. A medida que el mundo se vuelve cada vez más interdependiente y frágil, el futuro depara, a la vez, grandes riesgos y promesas. Para seguir adelante, debemos reconocer que, en medio de la magnífica diversidad de culturas y formas de vida somos una sola familia humana y una sola comunidad terrestre con un destino común, menciona el ecologista brasileño.


Para COCOSUR es importante reconocer, promover la integridad y funcionalidad ecosistémica de los recursos naturales y de la madre tierra, al no tener una visión reduccionista, tal como lo hacen los funcionarios públicos de los tres niveles de gobierno.

Lo anterior, al declarar hábitat critico a los polígonos de los humedales de montaña La Kisst y María Eugenia. Dicha declaratoria solo considera 225.349 hectáreas de área natural protegida, pero deja en un estado de indefensión a todo el entorno ecosistémico del Valle de Jovel.

Por ello, indicaron que la visión reduccionista y simplista de la ecología de San Cristóbal pone en riesgo la vida, demuestra el desconocimiento y la moda que representa el discurso del cuidado y protección de la madre tierra y el medio ambiente.

Este día recordamos los principios de la carta a la tierra para decir que somos parte de ella y que dependemos de su cuidado y conservación para poder sobrevivir como sociedad, expusieron los integrantes de COCOSUR.

Cocosur y Pastoral de la Tierra celebran el Día de la Santa Cruz, en el sitio sagrado de La Kisst. Cortesía: COCOSUR

Aunado a ello, subrayaron que no se pueden hacer festivales o actos faraónicos para anunciar la obligación y responsabilidad del Estado mexicano en garantizar el derecho a la vida, libertades y bienestar social. Sino hacer acciones concretas que permitan la conservación, preservación y cuidado de las funciones ecosistémicas de todos los recursos naturales para garantizar la vida de las generaciones presentes y futuras.

En ese sentido, recordaron el reconocer la libertad de acción de cada generación al encontrarse condicionada por las necesidades de las futuras generaciones. Así como, transmitir a estas valores, tradiciones e instituciones, que apoyen prosperidad a largo plazo de las comunidades humanas y ecológicas de la tierra.

Hoy los recursos naturales en todo el planeta, en particular los humedales de montaña de San Cristóbal de Las Casas se encuentran en un eminente riesgo de desaparecer a consecuencia de los malos manejos, falta de planeación y sobre todo la negligencia y corrupción que permea el estado mexicano en sus tres niveles, indicaron los integrantes.

Los humedales de montaña están en riesgo de ser sólo historia. Estos ecosistemas han sido eliminados y degradados por invasiones, asentamientos irregulares y, en especial, por la inacción de autoridades de todos los niveles. Cortesía: COCOSUR

Sin embargo, COCOSUR puntualizó que no está a la espera a que los funcionarios despierten y elaboren los planes de manejo y conservación de los recursos naturales o que desde el escritorio se dignen a dictar las estrategias de conservación del medio ambiente, sino que pusieron en marcha el Plan de Manejo Alternativo de Conservación, Preservación, Cuidado y Protección de los Humedales (PAMAH).

Dicho plan se sustenta en el principio de espiritualidad y conexión con la vida, tal como lo reconocen con los sitios sagrados o la cruz como símbolo de interconexión entre la tierra y el cosmos. Detallaron que, la cruz representa el agua, vida y fe que los guía en la larga tarea de cuidar, proteger y conservar la madre tierras con una perspectiva cultura y espiritual.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: