Abejas de Acteal no olvidarán la «impunidad avergonzante» que les significó la liberación de los paramilitares

La impunidad de la Masacre de Acteal perpetúa los sufrimientos de las personas sobrevivientes y alimenta la espiral de violencia en Chiapas. Cortesía: Frayba

*Expusieron que han seguido atacándoles, ya no con armas de grueso calibre y machetes, sino con burlas, desprecio, amenazas, engaños y múltiples intentos para dividirles, sobornarles y acabar con su Organización.


La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) decidió liberar a personas señaladas como autoras materiales de la masacre de Acteal en 2009. Al respecto, la Organización de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, el Equipo Internacional del Frayba y María Vázquez, sobreviviente de la Masacre decidieron emitir un pronunciamiento al respecto.

La Voz de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal recordó que este 12 de agosto, se cumplieron los 13 años del inicio de la liberación y premiación masiva de paramilitares que se encontraban presos por haber efectuado la Masacre de 45 personas y 4 bebés que murieron antes de nacer ocurrido en Acteal el pasado 22 de diciembre de 1997.

La organización recordó que el Estado mexicano decidió liberarlas pese a que varias de ellas confesaron haber efectuado el crimen de lesa humanidad, así como, haber sido señaladas e identificadas por las víctimas, .

Como sobrevivientes queremos comunicarles que seguimos firmes en la lucha por la justicia y verdad para nuestras y nuestros mártires. Somos testigos verdaderos de esos terribles hechos y seguiremos denunciando a los responsables de la masacre, indicó la Organización.

La ausencia de justicia y verdad en torno a la estrategia contrainsurgente impulsa la continuidad de la violencia armada en la región. Cortesía: Frayba

La Organización denunció a la presencia activa de grupos paramilitares y sus sucesoras, cuyas armas siguen siendo una amenaza en sus comunidades que nunca fueron decomisadas. Dichos grupos siguen operando en la impunidad bajo la protección de las autoridades y por lo mismo siguen viviendo una violencia tanto en el municipio de Chenalhó, como en Pantelhó y municipios vecinos.

Una de las últimas víctimas de la violencia que estamos viviendo es nuestro hermano Simón Pedro Pérez López, expresidente de nuestra Organización, asesinado cobardemente hace un año por su trabajo como defensor de la vida y de la tierra, y constructor activo de la Paz subrayaron Las Abejas.

Aunado a ello, señalaron que el asesinato del defensor sólo le conviene a quienes les incomoda y quieren apagar su lucha no violenta por la verdad y justicia. Este hecho tan lamentable es un motivo más para su lucha.

Así mismo, enfatizaron que aunque el Estado, los paramilitares y delincuentes quieren introducir el miedo, siguen trabajando hasta lograr que se haga justicia por la Masacre de Acteal que está en impunidad en los tres niveles de gobierno.

Resaltaron que una de las impunidades avergonzantes ha sido el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que el 12 de agosto de 2009, ordenó la liberación inmediata de 20 paramilitares y sentó las bases jurídicas para la liberación de todos los demás.

A 13 años de la liberación de los responsables materiales de la Masacre de Acteal en 1997, la ausencia de justicia y reconocimiento de la verdad es una prolongada forma de violencia contra las personas sobrevivientes, así como de laceración a la dignidad de las 45 víctimas asesinadas más cuatro no nacidos. Cortesía: Frayba

Es así como cerró todos los caminos legales para poder llevar a juicio los autores materiales e intelectuales que se coordinaron para hacer posible ese crimen de lesa humanidad. Por estos hechos y los de otros casos hacia los pueblos originarios de Chiapas y México, es que para las Abejas, la alta y última instancia de procuración de justicia en el país le hicieron un llamado a la SCJN.

Además de los ministros de la Suprema Corte de la Injusticia que decidieron liberar a los paramilitares, también actuaron abogados y escritores que promovieron esa liberación hace 13 años. Con esos hechos protegieron a sus jefes en las más altas esferas del gobierno para no ser juzgados como Ernesto Zedillo Ponce de León, expresidente de la República, afirmó la Organización.

Como Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas somos testigos de los impactos psicosociales de las y los sobrevivientes ante “la verdad histórica” del Estado mexicano que niega y desprecia la verdad que las víctimas defienden a partir de su propia vivencia, lo cual incrementa el dolor y sufrimiento psicoemocional que menoscaba su salud y calidad de vida. Cortesía: Frayba

Lo anterior, debido a que el Estado nunca quiso hacer justicia porque está involucrado, decidieron llevar su caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en marzo de 2005. Y, hasta principios de noviembre de 2010, recibieron la noticia de que su caso fue admitido. En ese año, vieron una luz y puerta de esperanza para la justicia, verdad y memoria de sus familiares masacrados. Por lo que, consideraron que las mentiras que el Estado hizo verdad, saldrán a luz y se pondría a los ojos de los pueblos.

La verdad y la esperanza nos asiste. Seguimos esperando el Informe de Fondo de la CIDH que ordenará al Estado mexicano a que asuma su responsabilidad internacional por la masacre de nuestras hermanas y hermanos, que es un crimen de lesa humanidad, indicaron las Abejas.

El mensaje de impunidad que emite el gobierno mexicano ha sido un factor determinante para la reproducción de la espiral de violencia armada actual en la región de los Altos, y en todo Chiapas, que lejos de cesar, se ha mantenido y profundizado. Cortesía: Frayba

Al mismo tiempo, que suma de manera pública las consecuencias de la masacre como el desplazamiento forzado, quema de casas, robo de pertenencias y solapamiento a los autores materiales e intelectuales de la masacre tales como los titulares de aquel entonces de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Chiapas, jueces de distrito, magistrados y ministerios públicos, hasta los propios ministros de la SCJN que han tenido responsabilidad en el aplazamiento de la justicia.

En ese sentido, le pidieron y solicitaron a la CIDH que ya dicte el Informe de Fondo por el caso Acteal, conocido por esa institución como “Informe No. 146/10 Manuel Santiz Culebra y Otros (Masacre de Acteal)”. Con este, saben que se abren caminos posibles para la verdad y justicia, para aquellas y aquellos a quienes les quitaron la vida.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: