Desaparición forzada incrementó a partir del Plan Chiapas 94

Verdad y justicia para las víctimas de crímenes de lesa humanidad. Cortesía: Frayba

De acuerdo con el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO), del 1 de enero de 2020 al 31 de julio de 2022, en Chiapas existen 688 personas desaparecidas o no localizadas.

Tuxtla Gutiérrez, Tapachula, Comitán de Domínguez, Frontera Comalapa y San Cristóbal de Las Casas, son las ciudades que concentran mayores cifras.

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba), en el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, dijo que la impunidad continúa ante el incremento de la violencia criminal en el país. En el estado, la desaparición forzada se acrecentó a partir de la puesta en marcha del Plan de Campaña Chiapas 94.

Dicha estrategia contrainsurgente, indicaron, fue implementada por el Ejército mexicano y grupos paramilitares con el cobijo del Estado mexicano para frenar la lucha y resistencia de los pueblos indígenas, que tomaron fuerza a partir del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

De esa acción de guerra son 34 personas desaparecidas en combate de manera forzada.

Colembij: somos familiares de personas desaparecidas, desplazados forzados de la guerra contrainsurgente. Cortesía: Frayba

El Frayba recordó a quienes hace 26 años en la zona baja del municipio de Tila, fueron víctimas del grupo paramilitar “Organización Desarrollo Paz y Justicia”, quien cometió decenas de desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y dejó a su paso miles de personas en desplazamiento forzado.

En especial, la desaparición forzada de 37 personas, entre ellas, Minerva Guadalupe Pérez Torres, Mateo Arcos Guzmán, Encarnación Pérez Pérez, María Rebeca Pérez Pérez, Juan Ramírez Torres, así como Antonio González Méndez desaparecido por el mismo grupo en el municipio de Sabanilla el 18 de enero de 1999.

Además de las ejecuciones de Rogelio Jiménez López, Héctor Pérez Torres, Domingo Vázquez Avendaño, Sebastián Pérez López, Nicolás Mayo Gutiérrez y Miguel Gutiérrez Peñate, hechos que continúan impunes.

Por otro lado, señaló que en los municipios de la frontera con Guatemala la problemática va en aumento, y los datos del RNPDNO están rebasados frente a la realidad de la desaparición, en medio de una crisis de violencia provocada por grupos criminales, frente a la omisión y/o tolerancia del Estado mexicano.

La frontera es también refugio de familias guatemaltecas que han vivido por décadas sin poder legalizar su estancia, misma situación comparten familias en movilidad internacional forzada, por lo que sin duda existe un número mayor de personas desaparecidas que difícilmente serán encontradas en los registros oficiales, en medio de la invisibilización de su estatus migratorio, expuso el Frayba.

Ante lo expuesto, subrayó que es notable la poca o nula capacidad del gobierno del estado. Tras dos años de falta de voluntad política, se instaló el Sistema Estatal de Búsqueda de Personas el pasado 9 de agosto de 2022.

Lo anterior, enfatizó que denota irresponsabilidad y poca sensibilidad en atender esa demanda pendiente de los colectivos y familiares de personas desaparecidas, en un contexto nacional de profunda crisis de derechos humanos, con un registro de más de 100 mil desaparecidos en el país.

Colembij: somos familiares de personas desaparecidas, desplazados forzados de la guerra contrainsurgente. Cortesía: Frayba

Pese al transcurso del tiempo y a que instancias internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han reconocido que en Chiapas, el Estado mexicano promovió el actuar de grupos paramilitares, mientras que este sigue negando la verdad, minimizando su responsabilidad.

Conmemoración

Colembij: somos familiares de personas desaparecidas, desplazados forzados de la guerra contrainsurgente. Cortesía: Frayba

El colectivo Colembij y el Frayba convocaron este 30 de agosto de 2022, a la conmemoración por las víctimas de desaparición forzada en la zona Norte de Chiapas y demás crímenes de lesa humanidad.

El evento tuvo lugar en la comunidad de Susuclumil en el municipio de Tila. Lugar de memoria, donde la estrategia de contrainsurgencia fue cruenta por el Estado mexicano en el marco del Conflicto Armado Interno a partir del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en 1994.

Colembij, significa colectivo en memoria para la búsqueda de un camino a la justicia y verdad. Fue creado hace tres años por familiares de las víctimas del conflicto armado en Chiapas provocado por el grupo de Paz y Justicia que creo el Estado mexicano como grupos paramilitares.

Colembij: somos familiares de personas desaparecidas, desplazados forzados de la guerra contrainsurgente. Cortesía: Frayba

Así pues, los familiares de desaparecidos forzados, ejecutados extrajudiciales y desplazamiento forzado, se juntaron para conmemorar el día internacional de desparecidos, en la zona baja de Tila, para exigir la verdad y la justicia, la no repetición y las medidas de reparación integral de los daños, ya que los hechos ocasionados, son crímenes en contra de la humanidad donde el Estado mexicano es responsable.

Por ello, exigieron que el Estado reconozca la responsabilidad del crimen de Ernesto Zedillo Ponce de León, en ese entonces presidente de la república, Julio César Ruiz Ferro, ex gobernador de Chiapas. Así como el presidente municipal de Tila, Carlos López Martínez, quienes ordenaron a las policías municipales, seguridad pública y Ejército mexicano en ataques hacia las comunidades, acompañado por convoyes, helicópteros y patrullas.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: