Soluciones siguen dirigiéndose a atacar efectos más que las causas de la marginación, el rezago o pobreza

Uno de cada tres habitantes de Chiapas viven pobreza multidimensional extrema. Foto: Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas

*Especialistas advierten la falta de incentivos para efectuar un cambio en la orientación de las políticas públicas.


Julieta Martínez Cuero, docente de la Universidad Tecnológica de México, junto a Óscar Peláez Herreros, profesor-investigador de El Colegio de la Frontera Norte, dieron a conocer que, en los últimos años, Chiapas ha avanzado de manera sustancial en el combate de ciertos rezagos.

El acceso a servicios de salud y, la calidad y servicios básicos en las viviendas son los aspectos que más han mejorado, favoreciendo que la entidad deje de ocupar la última posición en el Índice de Marginación (IM) y el Índice de Rezago Social (IRS).

No obstante, dos aspectos claves para el desarrollo y bienestar de la población, como son la educación y el ingreso parecen tener dinámicas mucho más pobres. Al seguir siendo la entidad con mayor porcentaje de población de 6 a 14 años que no asiste a la escuela, de 15 y más años con educación básica incompleta.

Estos aspectos, dijeron que tienen repercusión en los indicadores que ponderan en mayor medida las dimensiones de educación e ingreso, como el índice de Desarrollo Humano (IDH) o las cifras de pobreza multidimensional, donde Chiapas continúa en última posición.

Lamentablemente, los indicadores muestran una persistencia de los problemas estructurales detectados en la entidad. Las medidas aplicadas no parecen haber permeado hasta los sistemas de producción y generación de riqueza, en buena parte porque los avances se han dado en los aspectos que menos fuerza tienen en la causación circular, expusieron los investigadores.

Y, pese a que las advertencias no son nuevas, las soluciones propuestas siguen dirigiéndose a atacar los efectos más que las causas de la marginación, el rezago o pobreza. El inconveniente de ello es que si la población no es capaz de impulsar por sí misma el proceso de desarrollo, el terreno ganado tenderá a perderse.

La dinámica actual lejos de ser auto sostenible, indicaron que requerirá de ayuda externa continua en forma de flujos crecientes de capital público, no sólo para seguir progresando, sino para consolidar los avances logrados en los últimos años.

Así pues, la alternativa pasa por complementar las actuales políticas con estrategias enfocadas a remover los rezagos históricos que aún prevalecen. Sólo así podrán desatar una secuencia de verdadero desarrollo integral auto reforzado.

Incremento de la desigualdad y de la proporción de población alfabetizada están muy asociados con la distribución espacial de los niveles de pobreza alimentaria en Chiapas. Cortesía: RDA-INEGI

No obstante, enfatizaron que el impedimento para ello es que la parte del sistema que se está beneficiando de la situación actual carece de incentivos para operar ese cambio. Donde hay necesidades, es más fácil establecer relaciones de poder basadas en la dependencia.

Así es como la pobreza, marginación, rezago y falta de desarrollo, dentro de ciertos límites, son funcionales al sistema de relaciones desiguales. Las políticas asistenciales evitan que se sobrepasen esos límites, garantizando el mantenimiento del statu quo. Y, la historia reciente de Chiapas es un ejemplo de ello.

Causas de la pobreza

Martínez Cuero y Peláez Herreros dieron a conocer que la estructura productiva de Chiapas se basa en el sector primario. En 2010, 95 de los 118 municipios entonces existentes se concentraban ocupados en ese sector, más que en cualquiera de los dos restantes (secundario y terciario).

En términos agregados, 42.76 por ciento de trabajadores y trabajadoras chiapanecas se desempeñaban en actividades primarias, una cifra muy alejada de la media nacional, 13.36 por ciento, pero también de la segunda entidad con mayor proporción de trabajadores primarios, Oaxaca con 32.41 por ciento.

Los especialistas apuntaron que, con el paso del tiempo, la participación laboral en el sector primario se ha reducido en respuesta a la industrialización y terciarización de la economía. A pesar de que este proceso también se observó en Chiapas durante el 2010, el porcentaje de ocupados primarios aún duplicaba el valor medio nacional de 1990.

Aún con la pobreza y rezagos, los valores familiares están bien cimentados en Chiapas. Cortesía: Mariela Coello

Una diferencia fundamental que destacaron fue que en Chiapas, se está dando una terciarización sin industrialización previa. La participación de los ocupados en el sector secundario tiende a mantenerse estable a lo largo del tiempo, siendo algo inferior a la mitad de la media nacional.

Aunado a ello, la leve alza que se advierte en los datos de la entidad, en especial entre 1990 y 2000, responde al aumento del empleo en el subsector de la construcción. Por ello, indicaron que en cualquier caso, el problema de la estructura ocupacional no es el predominio de las actividades primarias, como el tipo de agricultura, industria y servicios que dan empleo a la mayoría de los chiapanecos.

En 2010, 69.85 por ciento de la población ocupada recibía menos de dos salarios mínimos. Oaxaca, la siguiente entidad en esa clasificación, apenas llegaba a 57.77 por ciento. En todo el país, la cifra era de 38.66 por ciento.

Por esa razón, la situación de pobreza extrema que afecta a un tercio de las y los chiapanecos es un problema con raíces histórico-estructurales, relacionado con el desarrollo de las fuerzas productivas y el acceso a los medios de producción.

La población sigue laborando en el sector primario porque no dispone de mejores opciones, a pesar de que, en la actualidad, esta actividad sólo garantiza la subsistencia al complementarse con transferencias del gobierno, mencionaron Martínez Cuero y Peláez Herreros.

El origen del rezago social, marginación y pobreza, resaltaron que debe buscarse en el reparto de las fuerzas productivas y frutos del trabajo, para lo cual el control y acceso a la tierra se constituyen en factores claves, al ser parte esencial de la secuencia que ha llevado a la actual situación.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
%d