Estamos saliendo de un trauma colectivo: expertos ante el Covid

Una enfermera del Centro de salud de Nueva Concepción muestra el resultado positivo de una paciente contagiada de COVID-19. Fotografía: Sandra Sebastián | Ocote.

*»La pandemia de Covid le cobró un precio alto a México y al mundo, con un alto número de muertes y afectaciones en la atención a pacientes con otras enfermedades», enfatizó Germán Fajardo Dolci, director de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y vicepresidente de la Academia Nacional de Medicina.


La pandemia por Covid-19 tuvo un fuerte impacto en el sistema de salud en México. Al respecto, Julio Frenk Mora, ex secretario de salud y presidente de la Universidad de Miami, agregó que hubo al menos seis regresiones en atención a la salud durante la pandemia, pues se retrocedieron 30 años con un modelo de los 70.

En su participación durante el Foro “Covid: impacto, lecciones y desafíos”, detalló que estamos saliendo de un trauma colectivo y la única forma de enfrentarlo es construir una mejor normalidad, con servicios de salud de calidad para las y los mexicanos.

Frenk Mora destacó que antes de la pandemia existía el Seguro Popular. Así mismo, antes del actual gobierno, México tenía un esquema donde había tres seguros públicos que tenían una amplia cobertura: Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para población asalariada del sector privado, Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) para población asalariada del sector público, y el Seguro Popular de Salud.

Clínica de Atención Respiratoria COVID-19 del Poliforum en Tuxtla Gutiérrez. Cortesía: Salud Chiapas

El experto puntualizó que, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2015, los seguros públicos y privados tenían una cobertura de: 56 millones de afiliados al Seguro Popular, 42 millones de afiliados al IMSS, ISSSTE o PEMEX y 8 millones de asegurados en seguros privados, aunque la mitad de ellos contaban con algún seguro público también.

En total, había 102 millones de personas con cobertura de salud y 17 millones sin protección, equivalente a un 14%. Estimó que se contaba con un 86% de cobertura con seguro público. Entre los principales efectos del Seguro Popular, mencionó una expansión de la inversión en salud, ampliación en la cobertura de protección social en salud e incremento en la protección financiera, en especial en la reducción de gastos catastróficos.

Ha reducido el número de mexicanos que enfrentan costos catastróficos de salud y ha reducido la mortalidad infantil, según un reporte en The Economist de 2018, puntualizó el doctor Frenk.

Al mismo tiempo, destacó que hubo muchos retos, no era el programa perfecto, en especial la cobertura homogénea entre estados y poblaciones. Indicó que existían brechas en calidad en las instituciones, persistencia en la segmentación y casos específicos de corrupción por el incremento del gasto público en salud.

Montaje del Hospital provisional Parque Industria para pacientes afectados con el COVID-19. Cortesía: Asociación Interamericana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental

Por lo que, el siguiente paso de ese sistema, era dar un último esfuerzo para extender la protección social a las y los mexicanos, es decir, la homologación de los beneficios en salud.

El doctor Frenk aseguró que hubo por lo menos 6 regresiones, entre las que destaca la creación del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), que agudizó las segmentaciones y recentraliza la atención a la salud para la población no asalariada, reduce los beneficios y solo cubre gastos en primer y segundo nivel.

Lo anterior, debilitó la capacidad rectora de la secretaría de salud y de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). Así mismo, se fomentó una compra fallida de medicamentos en el sector privado, por los casos de corrupción que se denunciaron.

Ya no hay corrupción, pero tampoco medicamentos (…) También hubo un recorte presupuestal, pues seguimos con uno inferior al que había en 2015, se redujo la protección social, lo que incrementa el gasto de bolsillo y catastróficos en los pacientes, agregó el experto.

Sin embargo, destacó que los más grave es el deterioro en los servicios de salud.

Tuvimos un regreso al modelo corporativista segmentado de los años 70, de la década pasada, indicó Frenk Mora.

Fallamos como especie ante Covid

Participa IMSS a nivel nacional en inicio de jornada de vacunación contra COVID-19 para niñas y niños de 5 a 11 años. Cortesía: IMSS

Por otro lado, Francisco Garrido Latorre, representante de la secretaria de Salud de la Ciudad de México, destacó que es momento de reflexionar sobre los cambios que requiere el sistema de salud.

Además, reconoció que nadie estaba preparado para enfrentar una pandemia como la que se ha vivido, pero dijo que en el gobierno de la Ciudad de México hubo un comando único, por el que, se estableció una estrategia de brigadas para acudir a las casas para detectar casos de Covid. Destacó que la pandemia no ha terminado y tienen que seguirse cuidando.

Todavía estamos en pandemia y nos estamos preguntando si habrá una nueva ola. Nos enfrentamos a gérmenes desconocidos y tenemos nulas posibilidades de prevenir o tratar, señalaron participantes en el primer conversatorio del Foro.

Esto es lo que se sabe sobre las variantes de COVID-19 en México y el mundo

Mientras que, Malaquías López Cervantes, profesor titular de Salud Pública, subrayó que en el planeta “fallamos como especie”, aunque después se realizaron acciones importantes como las vacunas.

Por ello, reconoció que ningún país estaba en una mejor situación, pero hubo diferencias de plazos para prepararse. Consideró que hubo “tonterías” que se cometieron dos veces no sólo en México, sino en todo el mundo.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: