Antonio cumple 24 años desaparecido y el Estado nunca investigó

Antonio González Méndez, originario de la comunidad El Calvario, municipio de Sabanilla, Chiapas. Cortesía: Frayba

*Antonio, de origen Ch’ol, fue desaparecido el 18 de enero de 1999, por un integrante del grupo paramilitar vinculado a la Organización Desarrollo Paz y Justicia.


A 24 años de la desaparición forzada de Antonio González Méndez, originario de la comunidad El Calvario, Sabanilla, en manos del grupo paramilitar Paz y Justicia. El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba) dijo que no hay investigación por parte del Estado mexicano.

La desaparición no es aislada, forma parte del genocidio perpetrado en la zona norte de Chiapas implementada entre los años 1995 a 1999 como parte de una política contrainsurgente plasmada en el Plan de Campaña Chiapas 94, impulsado por el Estado mexicano, agrego el Frayba.

Así pues, la desaparición de González Méndez se dio en el marco de la guerra de contrainsurgencia emprendida por el Estado mexicano para combatir la lucha por la autonomía y la libre determinación de los pueblos indígenas en Chiapas.

Después de la guerra frontal hacia las comunidades en resistencia y bajo la exigencia del pueblo de México de optar por la paz, el Estado mexicano cambió de estrategia impulsando una guerra integral de desgaste, atacando a la población civil por medio de la implementación de tácticas de guerra contrainsurgente.

La CIDH presentó el caso Antonio González Méndez ante la Corte IDH. Cortesía; Frayba

Una de las estrategias implementadas por el Ejército mexicano fue la ocupación de la zona de conflicto, así como la conformación de grupos paramilitares, impulsando su formación, financiamiento y entrenamiento con la finalidad de exterminar al “enemigo interno”.

Lo anterior, ocasionó por lo menos en esa región 85 asesinatos, 37 desapariciones forzadas y más de 4 mil 500 personas desplazadas de manera forzada, tan solo en las comunidades de Sabanilla, Tila, Tumbalá, Yajalón y Salto de Agua.

Entre los grupos paramilitares que comenzaron a operar en la zona norte de Chiapas fue la Organización Desarrollo Paz y Justicia, sirvió como apoyo de las operaciones militares en contra de la población tal y como se estipuló en el documento Plan de Campaña Chiapas 94.

De tal manera que los crímenes de lesa humanidad cometidos en contra de la población durante el tiempo prolongado de la guerra integral de desgaste se efectuaron con el impulso, permisibilidad y aquiescencia del Estado mexicano, indicó el Frayba.

Fue hasta las acciones de diversas organizaciones y de acudir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que esta última decidió admitir el caso por las graves violaciones de derechos humanos en contra de Antonio.

En junio de 2019, emitió su Informe de Fondo señalando al Estado mexicano su responsabilidad por la falta de investigación de la desaparición forzada de González Méndez. Además, reparar de manera integral los daños ocasionados a él y a su familia.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: