Siguen los narcobloqueos, desapariciones, retenes, enfrentamientos y desplazamientos forzados en la Sierra y la Frontera

Vehículos monstruos y militares se cruzan por las calles de Comalapa

La tensión por la disputa y el control del territorio por grupos del crimen organizado no cede en la región Fronteriza y Sierra Madre de Chiapas, las personas siguen desapareciendo, los enfrentamientos dejan pueblos fantasmas y la narcoviolencia casi extinguió esta temporada la devoción por la Virgen de Guadalupe, pues el martes 12 no se registraron procesiones ni caravanas de peregrinos en la zona.

El martes 12 por la tarde, grupos de hombres armados bloquearon un tramo carretero a la altura de El Jocote, a pocos kilómetros de la frontera entre México y Guatemala.

Los hombres atravesaron seis camiones de carga con los que obstruyeron por varias horas el tránsito de todo tipo de vehículo. Los hombres se identificaron como presuntos miembros del MAÍZ, una organización considerada brazo de un grupo del crimen organizado que opera desde la cabecera municipal de Frontera Comalapa.

Narcobloqueo

Ahí, en El Jocote, hubo tensión pues casi chocan miembros del MAÍZ con elementos del Ejército Mexicano que tienen en ese punto un destacamento militar de forma permanente.

A la par de ese incidente, muy cerca de ese tramo, alrededor de las 14 horas, un comando armado, Entre Chamic y Sabinal, puso un retén y bajó de una unidad de transporte público a una mujer de 40 años de nombre Brenda Elvira Yok Martínez, a la que los miembros del MAÍZ, intentaron rescatarla sin éxito alguno.

Familiares de la mujer interpusieron una denuncia ante la Fiscalía General del Estado, misma que emitió una ficha de búsqueda oficial en el sistema Protocolo Alba.

Entre Chicomuselo, Siltepec y Bellavista, los enfrentamientos o “topones”, según el argot del crimen organizado, siguen dándose. Todos los días, los pobladores escucharon detonaciones de armas de fuego de grueso calibre.

Desapariciones

Presuntos miembros del Cártel de Jalisco Nueva Generación y del Cártel del Sinaloa, han tomado el poblado de Nuevo Pacayal, como sede de estos enfrentamientos, lo que hizo que todos los pobladores de esa comunidad abandonaran sus casas y ahora sólo es un pueblo fantasma.

Miembros de la organización MAIZ, mantienen un bloqueo de carretera en la salida de Chicomuselo rumbo a Siltepec.

Desde Amatenango de la Frontera hasta Nuevo Amatenango, las carreteras son ya un desierto, toda la gente huyó, parece pueblo fantasma, los vehículos ya no son usados para andar de un pueblo a otro en esa región.

Vehículos monstruos y militares se cruzan por calles de estos pueblos y en las carreteras. Pocos se atreven a viajar en transporte público o motocicleta.

Desde Motozintla a Frontera Comalapa parece haber llegado a su fin la fe católica, pues no se observó ninguna caravana de antorchistas guadalupanos.

Alrededor de cinco caravanas de peregrinos se vieron hoy de Huixtla a Motozintla o a Siltepec, de Comalapa a Chicomuselo ninguna procesión, y no se diga a La Concordia, la narcoviolencia en la región se trago la fe católica.

Al igual que en Chamic, municipio de La Trinitaria, en Nueva Morelia municipio de Frontera Comalapa se encuentra otro retén con personas armadas. Y al igual que todos, a las personas que por ahí pasan, les revisan celulares, les piden la credencial de elector,  fotografían el auto en el que se transporten particulares.

“Revisan más que los militares. Ya acá uno no puede decir que es comerciante ni llevar mercancías porque nos cobran derecho de piso”, dijo un lugareño.

Además de Chicomuselo, Bella Vista y Siltepec, en el municipio de La Grandeza, la narcoviolencia lo alcanzó desde hace varios meses.

Ahí en La Grandeza, la población corrió de ese pueblo a los elementos del Ejército Mexicano y sólo dejaron que llegaran a asentarse los miembros de la Marina.

Pobladores de La Grandeza, Siltepec, Chicomuselo, escuchan los balazos, las ráfagas de fuego, es en Pacayal, dicen los moradores, una comunidad en el municipio de Bellavista, donde la población ha empezado a dejar sus casas abandonadas y los que se quedan sólo le ruegan a Dios que nada les pase.

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
%d