El camino de las y los migrantes no se detiene

El camino andado. Foto: Rubén Figueroa

El camino andado. Foto: Rubén Figueroa

 

Perseguir un sueño o intentar salvar sus vidas de la pobreza y la miseria tiene un alto costo para los migrantes.

Hace un mes Don Carlos L. salió de El Salvador con destino a Estados Unidos. Desde que el gobierno mexicano implementó el Plan Frontera Sur se les prohíbe utilizar el tren como medió de transporte, por lo que se ven obligados a desplazarse a pie.

Esta mañana Don Carlos, junto con tres compañeros más, continuaron el camino desde Tierra Blanca a Orizaba, Veracruz. Caminaran por alrededor de 3 días con sus zapatos y fuerzas desgastadas.

Ante el éxodo de familias y niños centroamericanos, México blindó fronteras y prohibió el uso del tren para cruzar el territorio. Aún así los migrantes continúan su camino. Escondidos e invisibles en un terreno hostil que no logra detenerlos, las y los migrantes encallados en la frontera sur tratan de encontrar las nuevas vías que los lleven al norte, en escenarios donde los riesgos y el costo se ven potenciados.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: