Ayyu Collin, el peluquero de la #CaravanaMigrante

El peluquero de la caravana migrante. Foto: Diana Manzo

Un hombre hondureño improvisa su peluquería a lo largo del camino, corta el cabello a bajo costo a migrantes y vecinos de los poblados donde circula la Caravana Migrante.

Texto y fotos: Diana Manzo / Página 3

JUCHITÁN, OAXACA.- El talento lo heredó en las calles de su natal Honduras. Ayyu Collin tiene 23 años y se ha convertido en el peluquero de los migrantes dentro de la caravana que ingresó a territorio mexicano hace dos semanas.

Viene huyendo de la violencia, como los más de 6 mil que caminan diariamente en este éxodo que defensores de derechos humanos han catalogado como  una de las crisis humanitarias más fuertes que hayan vivido los países de Centroamérica.

Ayyu viaja  con  su novia y juntos desean llegar a Estados Unidos, mientras eso ocurre se dedica a cortar el cabello de los niños y jóvenes principalmente, de ahí que lo bautizaron como “el peluquero de la caravana”.

No hay espejo, tampoco una mesa donde colocar peines, todo es improvisado y en la calle, el cliente llega y se sienta en una silla que pide prestado con gente solidaria, le coloca un plástico  que cubre el cuerpo para evitar que los pelos le toquen la piel, la cuota es mínima, cobra entre 20 y 30 pesos.

Ayyu toma su máquina de rasurar que recién adquirió en Chiapas. En el celular los clientes eligen los cortes y desde ahí los mira, se ha vuelto un experto cortando el cabello.

“Digo, uno tiene que vivir de sus talentos, así soy, además de cortar el cabello tengo otros como pintar y hacer labores de plomería, pero aquí decidí rasurar a los migrantes, no me pagan mucho, pero me gusta”.

Ser migrante y andar de pueblo en pueblo ha sido duro para Ayyu pues significa pasar hambre, sed y carecer de un techo seguro.

“Quiero ir a los Estados Unidos para trabajar, una vez que gane plata regresar a mi natal Honduras, sé que no todos tenemos la misma suerte, posiblemente a mi me cueste mucho, pero tengo que avanzar y llegar con bien”.

Para este joven centroamericano, la caravana es una fortaleza porque van todos unidos y aunque algunos se adelantan a otros sitios, los organizadores siempre piden unidad para poder lograr el objetivo que es la frontera norte.

“Ha sido una experiencia única todo esto, caminar y caminar varios kilómetros, montarnos en camiones grandes, y luego no tener dinero, por fortuna con los cortes de cabello tenemos algo para movernos, pero muchos de nosotros ya no traemos plata, entonces es algo muy difícil”.

La caravana migrante lleva 16 días en territorio mexicano, muchos todavía caminan unidos, otros han avanzado hasta Tequisistlán. La gran mayoría denuncia que en su natal Honduras hay  violencia y desplazamiento y su único anhelo es buscar la paz.

Los pies cansados, la deshidratación y la mala alimentación, además de enfermedades como gripa, tos y diarrea, son los constantes en esta caravana. Pero los integrantes aseguran que nada los detendrá en su objetivo y están listos para continuar la ruta y conquistar el sueño americano.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.