No todo se compra

Hoy que los principios y valores parecen valer poco, es de destacar la historia de «Grisha» Perelman, un genio ruso de las matemáticas, quien ha sido considerado el hombre más inteligente del mundo, fue capaz de rechazar el denominado ‘Premio Nobel de Matemáticas’ (Medalla Fields). Nacido en 1966, ya en la escuela secundaria fue distinguido con la medalla de oro -obtenida con un puntaje perfecto- en las Olimpíadas Matemáticas Internacionales de 1982 contando con apenas 16 años (hoy tiene 41). Luego de obtener su doctorado en la Universidad Estatal de San Petersburgo, ingresó en el Instituto Steklov de Matemática de esa ciudad. El doctor Perelman consiguió resolver en el año 2002 uno de los enigmas matemáticos más célebres y complejos.  Enunciado en 1904 por el matemático Jules Henri Poincaré , el problema pudo con las mentes matemáticas más brillantes del siglo XX, encerrando una incógnita que nadie pudo descifrar.  Fue en el año 2002 cuando Perelman afirmó haber resuelto una versión general del problema, la conjetura de la geometrización de Thurston. Tras 8 años de investigaciones, «Grisha» colgó en un archivo online de textos matemáticos 3 manuscritos en los que exponía sus resultados. El documento en el que resuelve su demostración tiene nada menos que 473 páginas, donde explica la resolución de la Conjetura de Poincaré, sobre la naturaleza del espacio. La demostración de la Conjetura podría ayudar a comprender la forma del cosmos o a catalogar todas las formas tridimensionales del universo.

Grisha rechazó 1 millón de dólares ofrecido por el Instituto Clay de Cambridge (Boston) como premio por resolver uno de los 7 Problemas del Milenio. Sir John Ball, presidente de la Unión Matemática Internacional, se dirigió a Perelman en San Petersburgo en junio de 2006 para persuadirlo a que aceptara el premio, que sería entregado en el Congreso Internacional de Matemáticos en Madrid a celebrarse del 22 al 30 de agosto del 2006. Luego de 10 horas de persuasión durante dos días, se rindió. Dos semanas más tarde Perelman resumió la conversación así: «Él me propuso tres alternativas: acepta y ven; acepta y no vengas, y te enviaremos la medalla luego; tercero, no aceptes ni vengas. Desde el principio le dije que había escogido la tercera.» Siguió diciendo que el premio «era completamente irrelevante para mí. Todo el mundo entiende que si la demostración es correcta entonces no se necesita ningún otro reconocimiento». El Congreso de Matemáticos que se efectúo en Madrid –primera vez en España- , donde participaron alrededor de 4 mil matemáticos, la estrella indiscutible –Grisha- no asistió. Este congreso de Madrid pasará a la Historia porque en él se ha alcanzado el consenso sobre el hecho de que la conjetura de Poincaré está resuelta.

Perelman atrajo cada vez más atención de la comunidad matemática. En abril de 2003, aceptó una invitación para visitar el Instituto Tecnológico de Massachusetts, la Universidad de Princeton, la Universidad de Stony Brook, la Universidad de Columbia y la Universidad de Harvard, donde dio una serie de charlas sobre su trabajo y ha tenido muchos ofrecimientos de trabajo en universidades de Estados Unidos que ha rechazado. El mérito de Grisha es que escogió para su descubrimiento una página web de la biblioteca de Cornell y no una revista arbitrada por la comunidad científica. Pero la generosidad de Perelman y la confianza en publicar su trabajo en Internet le costó caro. El conflicto empezó cuando dos matemáticos chinos, Zhu Chiping y Cao Huaidong alegaron haber resuelto la conjetura y posteriormente fueron acusados de clonar la fórmula desde la web. Por eso, Perelman dijo, en un artículo en The New Yorker, que estaba decepcionado de los estándares éticos del campo de las matemáticas, el artículo implica que Perelman ha dicho que por supuesto, hay muchos matemáticos que “…son más o menos honestos pero toleran a quienes no son honestos». También ha dicho que «no es la gente que rompe los estándares éticos quienes se consideran extraños. Es gente como yo que nos gusta el aislamiento, las que son tomadas por extraños». Es una especie de historia del mundo al revés de la que escribió Eduardo Galeano.

El hecho de que quisieran clonar su descubrimiento, combinado con el de ser premiado con una medalla Fields, hizo que renunciara a la matemática profesional. Ha dicho que «mientras no era conspicuo, tenía elección. Aun de hacer algo feo» (un escándalo sobre la falta de integridad de la comunidad matemática) «o, si no hiciera esta clase de cosas, de ser tratado como una mascota. Ahora, cuando me he vuelto una persona muy conspicua, no puedo ser una mascota y decir nada. Es por esto que tuve que renunciar». El profesor Marcus du Sautoy de la Universidad de Oxford ha dicho que «se ha aislado de cierta manera de la comunidad matemática. Se ha desilusionado de las matemáticas, lo cual es muy lamentable. No está interesado en el dinero. El gran premio para él es  demostrar su teorema.» «Es realmente un gran momento para la matemática -dice Bruce Kleiner, de la Universidad de Yale, que pasó los últimos tres años tratando de explicar el trabajo de Perelman-. Podría haber ocurrido dentro de 100 años o nunca.» El trabajo de Perelman ha causado sensación. Su resolución de uno de los problemas matemáticos más difíciles fue el avance científico más importante de 2006, según la prestigiosa revista Science.

Después de renunciar al Instituto Steklov de Matemática de San Petesburgo, en enero de 2007, y desaparecer de la comunidad científica, fue encontrado en el Metro de San Petesburgo, el 12 de junio de este año, por Dmitri Sergieevic Butoga, un blogger, que se firma“Sapiente.sat” (Repubblica, Italia, 19/06/2007) y pudo constatar que Perelman, quien se encontraba barbado, parecido a Rasputin, y con zapatos tenis rotos, está actualmente desempleado viviendo en un pequeño departamento (de esos que tienen baños colectivos) junto a su madre, en la pobreza absoluta.

Perelman dice que no tiene ningún miedo a la crisis. Aparte de que vive como un asceta, declara que él ha aprendido a “calcular los vacíos” y que  conoce los mecanismos de “llenar los vacíos sociales y económicos”: Los vacíos existen por todas partes. El poder de calcularlos nos da grandes posibilidades. Yo sé cómo manejar el Universo. Por eso, ¿qué necesidad tengo de correr a buscar un millón? (Mediodia, 15 mayo 2013)

Al parecer Perelman sigue aquella divisa de Galileo de que “en asuntos de ciencia, la autoridad de miles no equivale al humilde razonamiento de un solo individuo” (Mediodia, 15 mayo 2013).  

En San Petesburgo, algunas personas, usan el retrato de Perelman en playeras que dicen por delante, en inglés: Respeto y, en la parte trasera, en Ruso: No todo se compra”.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.