El entreguismo de los medios

¿En que (sic) semestre de comunicación te enseñan mentir, manipular? Leo con atención y preocupación en una infografía en el “feis” de un exalumno.

 La respuesta es simple y sencilla. Pero esto va más allá de las tradicionales asignaturas de teorías de la comunicación y de periodismo (hoy con rimbombancia se habla de netnews); e incluso de aquellos “maestros” que frente a grupo se dan golpes de pecho jurando y perjurando una honestidad hipócrita llena de compadrazgos y conveniencias, que después se la “sacan” con eso de que los periodistas no tienen amigos sino intereses.

IMG_1005Hasta el cansancio se ha escrito sobre la importancia social de los medios en el fortalecimiento de la sociedad. También contra ellos se han impresos páginas con críticas acérrimas y ácidas por su función manipuladora tanto publicitaria como propagandística (que no es lo mismo).

Demás está decir la manera en cómo los medios de “comunicación” deforman, denigran y magnifican protestas, reclamos, informes, discursos y hasta fotografías retóricas, ahora, gracias a la magia de photoshop y software para “precisar” videos. Es decir, la sinécdoque, el hiperbatón en palabras e imágenes se fortalecen cada vez más para la depreciación de la realidad.

Profesores aglutinados en diversas secciones sindicales han soportado la arremetida de medios chiapanecos que aprestando la pluma, la grabadora y la cámara, son atacados al ritmo más si osaré un extraño enemigo…

Quizá por esta razón se dieron a la tarea de decir basta y tomar varios medios de “difusión” en Tuxtla, que durante meses han criticado sin el menor decoro, acusándolos de todo, al movimiento magisterial.

Han recibido la peor crítica de aquellos “actores” (más bien simuladores) que durante décadas cínicamente han prestado sus vehículos de comunicación al poder, a cambio de diputaciones, regidurías, vacaciones, rentas e igualas, para inventar una realidad que ni ellos mismos creen, pero nada más ven oportunidad para $acar ventaja$, se llenan la boca con líneas editoriales dignas de registrar una historia bizarra de los medios de comunicación en Chiapas.

Reclaman veracidad informativa, acceso a los medios para exigir un derecho de réplica contemplado en la obsoleta Ley de Imprenta. Por supuesto los medios se cierran y no son capaces de abrir los micrófonos ni líneas ágatas para conocer la versión de la contraparte. Un principio del periodismo, según dicen las vedettes que imparten asignaturas relacionadas a esta área, está contemplado en diversos manuales tradicionales desde Leñero, Taufic, Rivandeneira, Wallraff hasta clasesdeperiodismo.com (¿puedo incluir El Diario de Greg [2007]?).

Comprensible es entonces que estén molestos contra esos medios que los denigran y hacen bien, muy bien, en reclamar bajo la consigna: si no nos van a ayudar al menos dejen de chin… Y creo, eso sí, deben distinguir entre los medios paleros del gobierno y quienes no se arrugan para ser el contrapoder del poder.

Desafortunadamente, la realidad es diferente entre lo que supone la teoría del periodismo y los intereses de quienes dicen ser periodistas. Cabe aclarar que no es lo mismo ser reportero que propietario o prestanombres de los medios, pues son éstos últimos los beneficiados con tantas prebendas del poder que ya es común ese impúdico proceder (¿delinquir?) de la llamada prensa que exhibe su impunidad diariamente en los mensajes que transmite y en sus automóviles que circulan sin placas y sin documentos legales.

Simple; la consigna de cada sexenio de los medios es: No problem my gober si los profesores injurian, critican o se desgañitan aquí o allá. Paramos todo, y ay de aquel que muerda su sacrosanta mano, lo cesamos, lo denigramos, hasta corrido le inventamos. Jamás cambiaremos oro por centavos. A sus órdenes jefe.

Por eso ya algunas HuniBerCidadeZ contemplan asignaturas como chayote, palerismo, aplausometría, compadre y comadre (incluye modalidad virtual), vituperismo, y prestanombres en tres ciclos seriados.

Y para enriquecer esta TELENOVELA (moda ya sexenal) participan los “estrategas” de la comunicación del gobierno. Como nada tienen para decir, al mero estilo del futbol (SIN ACENTO ¡POR FAVOR!) “cachan información” ya conocida por otras fuentes, para hacerle creer al cada vez más sometido y rejodido pueblo que el gobernador manuel velasco discrepa en ciertos puntos de la reforma hacendaria.

Claro, ahora ya se atreven a publicar esa “discrepancia” luego de pedir línea a Los Pinos para no miar fuera de la bacinica. Por eso, SI NO TE ALCANZA PARA LA COLEGIATURA EN EL ITAM, ITESM, IBERO O ANAHUAC… ¡Que el gobierno te lo pague!

 (Qué dudosa es la historia académica de manuel velasco. Unos dicen que estudio en la Anáhuac otros que en la ¿patito? humanitas escuela superior de leyes y negocios de la cual dice la cédula 7035181, es licenciado en derecho. Lo extraño es que apenas en 2011 obtuvo ese documento de una profesión que inmediatamente, al egresar, se exige).

2 Comentarios en “El entreguismo de los medios”

  1. Manuel S Lopez
    1 noviembre, 2013 at 21:10 #

    El chayote es el chayote!. . . Compra conciencias y obedece a intereses mezquinos que en nada ayudan en el desarrollo social y económico de un pueblo

  2. Juana Alcazar
    10 octubre, 2013 at 12:54 #

    Dejando de lado la cacografía (espero intencional) debo decir que este es el pensamiento generalizado de personas que podemos alcanzar a ver lo repugnante de los medios impresos hoy día, y digo particularmente los impresos, quienes publican exactamente lo mismo en sus portadas, adjudicando además sus contenidos a Redacción, y la forma en que manipulan la información…análisis que a mucho ‘perio-empresarios’ les va a incomodar porque la verdad duele, y aunque no lo piensen así, es gente que no tiene vergüenza…el dinero es el dinero, la gente que viva engañada…gracias que existen las redes sociales aún libre…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.