Qué frágil es la memoria…

Prontuario

DSCN8706El pueblo se levantó una mañana límpida y se olvidó del nombre de las cosas. La taza de café sólo era un objeto con un hueco al centro. Lo miraron por largo tiempo con el asombro como si conocieran el mar por primera vez. Esa taza podía ser una pecera si colocaban un pez, una macetera si disponían una flor al centro de su universo, una campana de amplio sonido si se invertía, y así fue multiplicando su posible uso.

Los Sabines

Los Sabines

El pueblo tenía la oportunidad de corregir los nombres de las cosas, de cambiar la nominación de todo lo que se relacionara con el campo semántico de los Sabines.

Nuevamente se convocó el pueblo, el propósito fue renombrar la cosas, y así fue como se creó la Academia de la Lengua de Chiapas, y la afanosa tarea era nombrar de nuevo todo, uno de ellos, muy simplista, dijo -Déjense de chingaderas, que todo se llame Dr. Manuel Velasco Suárez.

Y así fue…DSCN8702

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.