La diplomacia clerical

Cristo de Chiapas

Cristo de Chiapas

 

Investidos del poder Papal, la fe y la buena voluntad de los feligreses, los príncipes provinciales y sus ayudantías facultados por   El  Vaticano, establecidos en la demarcación diocesana de Tuxtla Gutiérrez,  han hecho muy poco por la opción preferencial por los pobres de  Chiapas en la línea de derechos humanos y de oposición al gobierno que los mancilla y atropella.

Los pobres y marginados que además de hambre y sed,  anhelan saciarse de  justicia, equidad y  alternativas  de desarrollo.

Las actividades clericales de los jerarcas de la Iglesia en esta región, se reducen a ministerios  de camarín y algunas veces de palanquinescomunitarios.

La acción social del evangelio liberador  en pro de  derechos fundamentales es letra muerta para la feligresía católica, que se concita al abrigo simbólico de la catedral de San Marcos.

En ella se conjuntan los pueblos zoques, de gran pasividad, por cierto;  lo mismo migrantes,  que  una diversidad flotante de grupos étnicos.

En Tuxtla Gutiérrez la arquidiócesis comparte espacios de vecindad con los poderes  de gobierno.

Esta cercanía entrambos  se caracteriza por la tersa suavidad  de su cohabitación.

Los obispos y arzobispos han  tenido especial cuidado en no desatar disgustos al gobernante. Cuidan sus lenguas, frenan sus opiniones y comentarios, de suerte   que no  mellan   yelmos  ni escudos de los señores del mando.

Muy por el contrario,  impulsan  acciones de mutuo entendimiento, de valores bien entendidos para que sus relaciones sigan transitando sobre mullidas alfombras, cuyos pasos no los delaten ni los muestren en toda su fase histórica de auténticos amasiatos  con  reyes y emperadores.

Los mitrados, ataviados en sotanas de oropeles, calzados en suaves zapatillas y expresiones susurrantes, disertan y funden sus opiniones con sutileza cardenalicia, como si pactaran en los indescifrables  pasillos del Vaticano.

Expertos en la diplomacia clerical, de refinados gustos y maneras, dominan el arte de la seducción, saben allegarse la admiración, los favores y hasta la devoción   de la clase gobernante y del pueblo creyente.

De matizadas estrategias, casi todo en ellos es actuación. Los obispos y arzobispos urden y consuman las postrimerías de la existencia humana, pero se solazan en la vida terrenal con la abundancia placentera que generan los grandes caudales acumulados  de la jerarquía clerical.

Recuerdan  expediciones de predicada credulidad, con  imposiciones, sometimientos y ordenanzas  de apego a los poderes reales y fácticos del mundo.

Practican y predican el silencio, como también  paladean la buena mesa, disfrutan  la buena cama, libres de  sobresaltos y temores que sí padecen los  críticos de las justicias e inequidades gubernamentales.

Como ocurre también con  quienes comparten vivencias al lado de los no poderosos de la tierra, como ejemplificaron los hombres y mujeres comprometidos con el legado del evangelio antiguo.

Los obispos y arzobispos de Chiapas han, como flotado, en un mundo evanescente, mítico y de ficciones, en donde las enseñanzas de la piedad cuando florecen los campos de la fe, y el escepticismo aflora en solidaridad, no han podido ni querido encarnar el  evangelio como lo hizo hace más de 2 mil años su principal protagonista.

Los pobres, los humildes, los ignorantes y los desterrados de la esperanza, los del éxodo de la globalidad, aparecen como convidados que obtienen de lo que cae de las mesas señoriales, a cambio de que engullan bajo el silencio enseñado desde el púlpito.

Los obispos Felipe Aguirre Franco, José Luis Chávez Botello y los arzobispos Rogelio Cabrera López y Favio Martín Castilla,  parecen seguir a pie juntillas  exquisiteces  terrenas que las huellas de Las Sandalias del Pescador.

Actitudes y conductas que se destellan en la inapelable verdad de por sus frutos los conoceréis.

Guidados por protocolos y auras que se pretenden beatíficas, en consecución de paz  concordia fraternales, los príncipes provincialesaceptan casi todo dictado del gobernante en turno.

En algún momento Aguirre  Franco se distanció del ex gobernador Patrocinio González  Garrido, pero la llegada a Chiapas del extinto Juan Pablo II los reunió en la comunión de los coloquios palaciegos.

Juan Sabines El Viejo, y su hijo Juan José, El Zorrillo Depredador, simbolizan depuradas y ostensibles complicidades. Ambos dados a remodelar e iluminar con sofisticación la catedral tuxtleca.

Obispos en su notoriedad, que como José Luis Chávez Botello, estirado yexquisito como lo fue semejaba  a los  purpurados del virreinato y La Colonia.

Hacía suponer que cuando saludaba o abrazaba al pobre, al enfermo, al menesteroso o al campesino, acudía presuroso a su botiquín personal para lavarse las manos en alcohol.

Jocos, alegres y degustadores de viandas

Rogelio Cabrera y su bonhomía que no traspasó los umbrales de las declaraciones a modo y de no molestia  al gobierno.

El silencio de  los príncipes de las provincias en el Chiapas  de los contrastes dolorosos de la injusticia, la inequidad y los rezagos ,ha sido más buena vecindad, acuerdo y complicidad  con  el fuerte y agravio contra el débil.

De ahí que cuando en declaraciones de prensa,  Favio Martínez obvió que cuando un niño es abusado sexualmente por un sacerdote  muere su futuro, pero cuando una mujer interrumpe su embarazo comete un asesinato, reunió en su contra la opinión pública del país y el extranjero.

La complicidad de los silencios del clero  parecía castigada así por la condena de los cibernautas.

Una semana antes, el responsable de comunicación diocesana y sacerdote- consejero de obispos y arzobispos,  José Luis Espinosa arremetió  verbal y prohibitivamente contra periodistas  que  pedían la entrevistar a Fabio.

Ocho días después el príncipe de las provincias fue brutalmente enjuiciado y sentenciado, paradójicamente cuando habló y quiso romper los  silencios largamente acumulado por el clero  de esta región chiapaneca.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.