El Congreso Diocesano Pastoral de la Madre Tierra

Campesinos luego del Congreso de 1974. Foto: Cortesía

Campesinos luego del Congreso de 1974. Foto: Gaspar Morquecho.

 

 

Igualdad en la justicia… 40 años después… II

 

            Después de meses de trabajo, de sembrar y recoger la palabra; de ver juzgar y actuar cientos de indios de Chiapas, catequistas, agentas/es de pastoral, laicas/os y su obispo se convocan:

 

…Ante la realidad que vive nuestra Madre Tierra, en la escucha de sus gritos, gemidos, y esperanzas, y desde nuestra opción diocesana por el cuidado y defensa de la Madre Tierra, nos hemos propuesto realizar un Congreso de la Madre Tierra, a realizarse los días 22 al 25 de Enero del 2014, en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas…

 

Cuatro décadas a grandes zancadas…

De 1974 a 2014 han pasado cuatro décadas y se han vivido intensos acontecimientos en la vida y caminar de los pueblos indios y campesinos de Chiapas. El Congreso Indígena de 1974 tuvo el logro de encontrar a los pueblos y que los pueblos  se vieran, se hablaran, se pensaran y actuaran. El Congreso les permitió formular su primer programa de lucha común: Tierra, Salud, Educación y Comercio justo. Unos se continuaron demandando bajo la tutela y paternalismo de los gobiernos. Quizás la mayoría. Otros por nuevos caminos anduvieron. Se movilizaron acompañados de las/os agentes de pastoral Diócesis de San Cristóbal. En veces optaron por la lucha y organización independiente. Se nacieron la Kiptik ta Lecubtesel, la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC), la Organización Campesina Emiliano Zapata (OCEZ). La Alianza Campesina 10 de Abril. Actuaban en la selva, la Zona Norte, Valles Centrales y la frontera. Tuvieron relaciones con otros movimientos en el país y no pocas veces organizaron caravanas de protesta hacia la Ciudad de México.  Procesos que, por lo general, también estuvieron acompañados por las/os agentes de pastoral y los agentes de algunas de las izquierdas en México. Los hubo marxistas – leninistas, maoístas, trotskistas y agrupaciones político militares. Esas agrupaciones políticas agregaron temas al programa del Congreso, sus ideologías, lineamientos políticos, consignas, formas de organización y de lucha dinamizando los movimientos indígenas y campesino. Coyunturalmente se juntaban. Históricamente se confrontaron ideológica y políticamente y se dividían.  Sin embargo, la Iglesia de Samuel siempre estuvo presente reflexionando entre la fe y la política. Tratando de definir el lugar y el papel que le tocaba jugar en cada uno de los procesos del proceso en su conjunto y en cada coyuntura determinada. Si algo quedó fuera de duda fue el acompañamiento al Pueblo de Dios.

En Chiapas, los luchadores por la tierra fueron brutalmente reprimidos, encarcelados por los gobiernos y sus fuerzas armadas, y/o asesinados y desaparecidos por las Guardias Blancas, ejércitos particulares de los ganaderos y los cacicazgos indígenas. Fueron cientos las víctimas mortales. Las matanzas se sucedían en Venustiano Carranza, Wololchán, Tzakiukum. Miles de indios fueron expulsados de San Juan Chamula, Zinacantán, Chamula, Huixtán en Los Altos de Chiapas. Se crecieron las violencias a las mujeres.  

Interpelada por los procesos de liberación nacional de los pueblos hermanos de Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua la Iglesia de Samuel se solidarizó y acompañó a sus hermanas y hermanos en el dolor por las masacres, el martirio de Oscar Romero, de Ita FordMaura ClarkeDorothy Kazel y Jean Donovan entre cientos de casos más. Dio cobijo a las/os desplazadas/os de las guerras que encontraron refugio, la tortilla y la sal en el territorio de la Diócesis de San Cristóbal.

Samuel Ruiz fue hostigado por El Vaticano, los gobiernos mexicanos y los poderosos en Chiapas. Fue particularmente repudiado por los pobladores de San Cristóbal de Las Casas, ciudad sede de la Diócesis. Recibió críticas de dentro y fuera de la Diócesis. También atentaron contra su vida y fue objeto de amenazas. No obstante se mantuvo fiel a la opción preferencial por los pobres y contó con el apoyo y solidaridad de sus compañeras/os de viaje y del pueblo creyente.

Fue tentado por el gobierno con el encarcelamiento de catequistas de Los Altos de Chiapas y del padre Joel. Las jornadas de ayuno, oración y las peregrinaciones por su libertad fueron la respuesta. Entonces se nacieron los movimientos de Las Abejas, Xinich y Abuxu.

Mientras tanto, miles de indias/os tzotziles, tzeltales, choles y tojolabales se organizaban en silencio, construían sus bases de apoyo y se preparaban para hacer la guerra de Liberación Nacional. Veinte años después del Congreso Indígena de 1974, miles de combatientes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el 1 de enero,  con las armas en la mano saludaban con dignidad el primer Sol del Invierno de 1994. La Iglesia de Samuel fue la mediación de paz. A los diálogos y acuerdos se les respondió con el incumplimiento, la traición y miles de hombres con uniforme verde olivo y su maquinaria de guerra. Se ocuparon militarmente los territorios rebeldes, se crearon grupos de asesinos que masacraron a la población de Acteal y en la Zona Norte de la entidad. Se sucedieron los programas de combate a la pobreza. En el Congreso de la Unión se negaron los Acuerdos de San Andrés. Se dividieron las familias, los pueblos y las agrupaciones. De acuerdo al III Encuentro de Catequistas (2013), el proceso de desestructuración se profundiza. Los planes y megaproyectos del turismo, vías rápidas, hidroeléctricos, de extracción minera, eólicos, ciudades rurales, agrocomerciales y la represión a las/os defensores de la tierra y el territorio están a la orden del día.

Los pecados estructurales: las guerras, las reformas neoliberales, los planes de muerte, los atentados a la Tierra y a los territorios, la pobreza, la desestructuración social, la migración forzada, los feminicidios, la desinformación son algunos de los desafíos de los pueblos y del Congreso Diocesano Pastoral de la Madre Tierra.

 

¿Buscando caminos para las próximas décadas?

 

Dios creó el cielo y la tierra… y vio que estaba muy bien… (Gén. 1,1.31) Madre Tierra, Creación de Dios, fuerza,  sangre, espíritu, fuente de vida y casa donde habita nuestra esperanza…

 

Con esas palabras se introduce el programa del Congreso Diocesano Pastoral de la Madre Tierra, cuyo objetivo es:

 

Ante la creciente agresión y destrucción de nuestra Madre tierra e inspirados en la palabra de Dios, el Magisterio de la Iglesia, los Pre-Congresos diocesanos y el Congreso Indígena: compartir la situación y realidad de la Madre Tierra hoy y las experiencias que se están dando en su cuidado y defensa; identificar los retos que esta realidad nos presenta y plantear acuerdos y acciones que promuevan la defensa y cuidado de nuestra Madre Tierra generadora de vida en abundancia.

 

Primer momento

 

VER: RECOGER LOS FRUTOS Y CARENCIAS DESDE 1974 al 2014

 

Después de la Eucaristía, se recogerá la palabra de los pre-congresos de cada zona pastoral, sus cuestionamientos y acuerdos. Una ponencia dará cuenta de La situación de la tierra y de los pueblos originarios  de México en los últimos 40 años.  Después de escuchar la palabra de la zona tzotzil y sur Estela Barco compartirá la experiencia de trabajo en Desarrollo Económico Social de los Mexicanos Indígenas (DESMI). Le seguirán los testimonios vivos del Congreso del 74 y Jorge Santiago compartirá su visión de la realidad de la Tierra desde el ’74 hasta el hoy.

 

Segundo momento

 

JUZGAR: “Sembrar una nueva conciencia” del cuidado de la Madre Tierra y su territorio

 

El hermano Enrique Díaz hablará de la Espiritualidad de la tierra. Las mujeres de la Coordinadora Diocesana de Mujeres (CODIMUJ) darán su testimonio. Luis Infanti de La Mora, el obispo rebelde de La Patagonia, Argentina, compartirá su reflexión sobre: Recursos energéticos, megaproyectos, agua. Álvaro Ramassini obispo de Huehuetenango, Guatemala. Lugar donde hay un importante movimiento en contra de la minería, hablará de las Minas y el territorio.

 

El germen da la palabra

Setecientas, ochocientas, muchas voces se escucharán en ocho Mesas de Trabajo:

 

TIERRA Y TERRITORIO

TIERRA Y FAMILIA

TIERRA Y MIGRACION

TIERRA Y SOBERANÍA ALIMENTARIA

TIERRA Y RECURSOS ENERGÉTICOS

TIERRA Y JÓVENES

TIERRA Y MUJERES

TIERRA, EDUCACIÓN ALTERNATIVA y SALUD

 

Tercer momento

 

ACTUAR: TEJER NUESTROS COMPROMISOS

 

Con la oración y los rituales se pedirá la gracia de la sabiduría para hacer ACUERDOS. Los compromisos para la defensa y cuidado de la Madre Tierra. Se presentarán las propuestas de acuerdos de las mesas. El teólogo Pablo Richard dedicado a la formación permanente de agentes de pastoral intervendrá para  complementar desde la Teología Bíblica.

Se pasara a la sistematización y presentación de los acuerdos, y se dará lectura al borrador del comunicado final del Congreso Diocesano Pastoral de la Madre Tierra. Con el Plenario y la toma de acuerdos se cierra la jornada del tercer momento.

 

EL ANUNCIO DE LA BUENA NUEVA

El 25 de enero, para dar testimonio de los compromisos con la Madre Tierra y recordar a Samuel Ruiz, hombres y mujeres, indígenas y no indígenas caminarán las calles de la añosa ciudad de San Cristóbal de Las Casas, celebrarán la Eucaristía para fortalecer sus corazones que las/os llevarán a continuar en la lucha por una vida justa con la orientación de los acuerdos del CONGRESO DIOCESANO PASTORAL DE LA MADRE TIERRA.

 

Imágenes del Congreso Indígena de 1974 http://goo.gl/mNk7g8

UNA CRONOLOGÍA A SALTO DE MATA DE ALGUNOS MOMENTOS QUE A VECES SE GUARDAN EN LA MEMORIA. MÁS O MENOS HISTÓRICA. IMÁGENES DE 40 AÑOS – Y UN POQUITO MÁS – QUE DAN CUENTA DEL CONTEXTO EN EL QUE SE CELEBRÓ EL CONGRESO INDÍGENA DE 1974 EN CHIAPAS Y EN EL QUE SE CELEBRARÁ EL CONGRESO DIOCESANO PASTORAL DE LA TIERRA ESTE ENERO DE 2014 EN SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS.

 

Un comentario en “El Congreso Diocesano Pastoral de la Madre Tierra”

  1. Gaspar Morquecho
    20 enero, 2014 at 14:50 #

    Angeles, la foto es mía de mi solito

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.