¿Hay una dirigencia paralela en la sección 40 del magisterio?

Marchan Maestros (15)

Uno de los puntos que negociaron las y los integrantes del movimiento magisterial en Chiapas del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) de la Sección 40  con el gobierno del estado para levantar el plantón de hace unos meses, es que se comisionaran a 28 docentes a áreas administrativas de la Secretaría de Educación del Estado, pero que en la práctica, lo que están haciendo es formar una dirigencia sindical paralela a la que encabeza Julio César  León Campuzano.

Los 28 docentes son integrantes de la Asamblea Estatal Democrática de la CNTE, la cual busca que la sección 40 no esté lidereada por quienes les dieron la espalda a las y los maestros en el movimiento magisterial. En pocas palabras por el SNTE. Les llaman “traidores” y “charros” y no es para menos. Los dejaron solos cuando a ellos les correspondía encabezar el movimiento.

Buscar la democratización de su propio sindicato y tener como representantes a personas que, realmente, den la cara por sus demandas es algo muy respetable. Lo cuestionable es por qué el gobierno del estado de Chiapas está interesado en “financiar” con recursos públicos una dirigencia paralela en la sección 40. Las opciones pueden ser dos: No se quisieron detener en este punto y decidieron aceptar comisionar más maestros que se dediquen a la vida sindical que a dar clases para que así se levantará el plantón, o bien, buscan que entre los propios maestros destruyan el sindicato.

Las y los integrantes de la Asamblea Estatal Democrática podrían estar, sin siquiera proponérselo, haciéndole el trabajo sucio al gobierno al destruir desde adentro su propio sindicato. Eso de divide y vencerás pocas veces falla.

Si lo que quieren es destituir a Campuzano eso debió tratarse con el Comité Ejecutivo Nacional del SNTE. Es un asunto interno en el que el gobierno del estado jamás debió de intervenir comisionando docentes para hacer actividades sindicales.

Además que éticamente es muy cuestionable de ambas partes tanto de la Secretaría de Educación del Estado como por parte de la disidencia que hayan aceptado estar comisionados para áreas administrativas cuando realmente lo que están haciendo son actividades sindicales. Cómo que si no faltarán profesores frente a grupo.

Si lo que quieren es democratizar su sindicato están en todo su derecho, pero háganlo sacrificando sus propios recursos y tiempo. Es cierto que la actual dirigencia de la sección 40 del SNTE traicionó a las y los agremiados de este sindicato y que tienen que responder por ello, pero eso es un asunto interno en el que para empezar no debería de meterse el gobierno del estado, ni tampoco se debería de estar sacrificando más recursos públicos comisionando a más docentes.

Una dirigencia sindical que defienda los intereses de las y los maestros, pero sobre todo  la educación es algo muy deseable.

 La “democracia” del PRI en Chiapas

Hablar del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y democracia parecen conceptos contrapuestos. El PRI en décadas no se ha caracterizado por ser un partido con prácticas democráticas. Así que lo que está sucediendo ahora en el revolucionario institucional en su proceso interno para elegir a sus dirigentes municipales en Chiapas no sorprende a nadie.

            El grupo cercano del diputado federal Willy Ochoa decidió enfrentar a la actual dirigencia estatal del PRI encabezada por Roberto Albores Gleason. Con toda honestidad dudo que alguno de los dos esté buscando la democratización del partido o algo parecido, más bien considero que lo que quieren es controlar el instituto político para el próximo proceso electoral en bien de sus propios intereses personales.

Willy Ochoa está muy lejos de lograrlo ahora quien las lleva de ganar es Albores, no es porque tenga la razón, sino porque en un partido con tan viejas prácticas antidemocráticas las elecciones internas las define la dirigencia en turno.

Las personas que dirigen al PRI la única forma que saben gobernar es de manera hegemónica, no están acostumbrados a la disidencia –cualquiera que está sea-, aunque en tantos años lo que han aprendido es a negociar o neutralizar al enemigo. Al tiempo.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.