Demagogia y promesas, respuesta del gobierno de Manuel Velasco a crisis de cafeticultores

Reunión con cafeticultores. Foto: Eduardo Ramírez

Reunión con cafeticultores. Foto: Eduardo Ramírez

 

 

A la crisis del sector cafetalero -resultado de la caída del 70% de la producción total de café en la entidad (unas 530,000 toneladas de acuerdo a la SAGARPA) por las afectaciones de la plaga de la roya-, el gobierno de Manuel Velasco respondió con demagogia: “en una reunión que tuvimos con los cafeticultores les manifestamos a nuestros paisanos de Chiapas que no están solos, que el Gobierno del Estado es y será su mayor aliado para la solución del sector”, les dijo a través de su Secretario de Gobierno; y promesas: “vamos a crear un Instituto del Café, a implementar viveros tecnificados, y a gestionar recursos de la federación.

Ello significa que en el corto plazo, los productores no obtuvieron una respuesta favorable a una propuesta de solución concreta: acceso créditos bancarios con tasas bajas y preferentes. Los cafeticultores requieren en este momento, al menos 5,000 pesos por hectárea para combatir la plaga de la roya, subsistir los próximos meses, y evitar la migración, que parece ser, su próximo destino.

Chiapas es el estado con menor índice de desarrollo y mayor nivel de pobreza en México. Sin embargo al menos 175,000 familias han logrado colocar al estado como el principal productor de café, cultivo que por su alta calidad, se cotiza en el mercado internacional con precios preferenciales. En la práctica, estas familias han podido mejorar su nivel de bienestar con la producción del grano.

Ahora esto cambió, como consecuencia de la plaga de la roya, un hongo que hace que las hojas de los cafetos se caigan y las cerezas del café no maduren. Esta problemática no tomó por sorpresa al Estado Mexicano, ya que desde 2010 se detectó en Centroamérica un brote que durante los últimos dos años incrementos en intensidad de daño.

De acuerdo al Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), dependiente de la SAGARPA, entre septiembre y octubre de 2012 se presentaron condiciones anormales de humedad y temperatura que fueron favorables para que la roya del cafeto tuviera un comportamiento agresivo, sobre todo en la región del Soconusco.

Entre noviembre y diciembre de 2012, el gobierno federal dijo haber implementado un “programa emergente” para que se aplicarán plaguicidas; medida infructuosa que no impidió se siguiera propagando la plaga a otras zonas productoras como la Sierra, y en este caso con mayor intensidad. El resultado hoy es la caída del 70% de la producción, y la crisis que  enfrentan los cafetaleros y sus familias.

Desde principios de 2013, representantes de organizaciones de las 13 regiones cafetaleras de Chiapas pidieron al Estado Mexicano –gobiernos estatal y federal- hiciera la declaración de emergencia en el país, para poder obtener mayores recursos con que combatir la plaga. Obtuvieron por respuesta paliativos.

Cafetaleros denunciaron desde entonces y hasta la fecha, la inoperatividad de la Comisión para el Desarrollo y Fomento del Café de Chiapas (COMCAFE), y la Asociación Mexicana de la Cadena Productiva del Café (AMECAFE), de quienes criticaron su falta de autonomía y operatividad para garantizar que los recursos de los diversos programas cafetaleros impactaran de manera favorable en superar la plaga de la roya.

Ahora, un año después de haber alertado de la crisis presente, la respuesta del gobierno de Manuel Velasco volvió a ser la misma que la de Juan Sabines: prometer acciones que –de llevarse a cabo- no solucionan en este momento la emergencia.

Para ser escuchados, cafetaleros tuvieron que realizar durante dos días bloqueos carreteros. Este día fueron por fin recibidos por el Secretario de Gobierno, Eduardo Ramírez, quien, en una respuesta simplista y demagógica, sostuvo: “en una reunión que tuvimos con los cafeticultores les manifestamos a nuestros paisanos de Chiapas que no están solos, que el Gobierno del Estado es y será su mayor aliado para la solución del sector”.

Prometió que se va a crear un “Instituto Estatal del Café”, viveros tecnificados, y gestionar “apoyos” de la federación.  Por su parte, el Delegado de la Sagarpa en Chiapas, Carlos Pedrero dijo que en 15 días se anunciará programa nacional de “apoyo” a los cafetaleros, anunció que no difiere mucho del plasmado hace más de un año, cuando también se anunció un programa emergente.

En lo concreto, si ahora se empezara el proceso efectivo de fumigación y saneamiento de cafetales, sería hasta dentro de 2 o 3 años que se recuperaría el nivel de producción.

La Organización Internacional del Café (OIC) proyecta que si actualmente ya se perdieron por la roya 441 mil puestos de trabajo en Centroamérica, el destino de México, y en este caso Chiapas, sería un aumento de las perdidas, tanto en los jornales, como en los empleos directos y en la generación de divisas.

El desplazamiento o migración para encontrar nuevas fuentes de ingresos, es una de las alternativas que ya están buscando los productores. La OIC plantea como una opción, que los gobiernos implementen fondos o fideicomisos emergentes, de los que puedan mantenerse los productores los próximos 3 años.

Un comentario en “Demagogia y promesas, respuesta del gobierno de Manuel Velasco a crisis de cafeticultores”

  1. miguel
    7 marzo, 2014 at 13:15 #

    keep it real!

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: