La verdad de XERA-Radio Comunidad Indígena

"Eso de atribuirle la paternidad fundacional de la emisora y remarcarle que sin él no estarían ahí reunidos celebrando dicho 40 aniversario, son absurdos que se agravan cuando lo expresa un gobernante supuestamente bien informado y bien intencionado". Foto: Icoso

«Eso de atribuirle la paternidad fundacional de la emisora, y remarcarle que sin él no estarían ahí reunidos celebrando dicho 40 aniversario, son absurdos que se agravan cuando lo expresa un gobernante supuestamente bien informado y bien intencionado». Foto: Icoso

Por Ángel Fonseca

Carta Abierta al Gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello,  Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.  Ciudadano Gobernador: En uso de la facultad prevista en el artículo sexto constitucional y por mi propio derecho, me permito expresarle lo siguiente:

No se vale que usted con su participación legitime las farsas que otros montaron implícito a su comparecencia.

Por causas harto ajenas a mi voluntad es ahora cuando me entero de la celebración del 40 aniversario de la estación de radio  XERA Radio Comunidad Indígena llevada a cabo en Tuxtla Gutiérrez.

No se vale que usted diga lo que dijo en la parte relativa de su mensaje de ese día y que todos quedemos callados como si lo dicho fuera la mera verdad.

Ese día en el foro celebrativo usted puso a su derecha al cura Jorge Díaz Olivares para entregarle un reconocimiento alusivo y decirle una serie de linduras que nada tienen que ver con la realidad concreta de la XERA.

Eso de atribuirle la paternidad fundacional de la emisora, y remarcarle que sin él no estarían ahí reunidos celebrando dicho 40 aniversario, son absurdos que se agravan cuando lo expresa un gobernante supuestamente bien informado y bien intencionado.

La institución que hoy por hoy usted representa, es de suyo fuente de rectitudes pulcras y nítidas. Sus palabras ese día, además de legitimar mentiras, fincan un plagio moral y afianzan cinismos de abuso reiterado, además que montan un escenario apócrifo y despoja de su verdadera historia a Radio Comunidad Indígena (RCI).

Quisiera yo dejar bien claro ciudadano gobernador que el cura Jorge Díaz Olivares, nada tiene que ver con la fundación de Radio Comunidad Indígena, pues cuando este señor regresó a San Cristóbal de las Casas, buscó el apadrinamiento del profesor Weber y de otros familiares  del Dr. Velasco Suárez para vencer resistencia y acomodarse en la XERA bajo la supuesta e improbable gran experiencia de haber escuchado una radio comunitaria en Sudamérica.

En retrospectiva hacia el origen de esta radiodifusora, anotaré brevemente que cuando el Dr. Manuel Velasco Suárez, recién había abordado su mandato, le solicité audiencia para mostrarle el guión de mi tesis profesional con el interés de que se incluyera entre los quehaceres de su gobierno.

Quedé perplejo  desde la sola cordialidad con la que fui recibido y a cada uno de los cuatro proyectos en que descansa el guión referido, le merecieron acogedores comentarios para ser acometidos en su oportunidad y en el rubro programático correspondiente.

Al finalizar la exposición del proyecto de la estación de radio, sentí que fue de aquellas veces que uno dice: “hoy me levanté con el píe derecho”. Una estación de radio que difunda en los seis idiomas de los Altos de Chiapas, incluyendo el zoque y el castellano. Una radio que por primera vez le hablaría al indígena en su propio idioma fue algo irresistible para el gobernador Velasco Suárez, levando la propuesta a la ejecución inmediata pues en el momento mismo de la audiencia se comunicó al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y dijo que junto a los implementos de los que se le cotaría al Programa de Desarrollo Socioeconómico de los Altos de Chiapas (PRODESCH) se adicionara un equipo radial completo para difundir aún más allá de la zona del programa integrada por 17 municipios. La respuesta del UNICEF fue inicialmente favorable.

El avance conseguido esa tarde de la audiencia era ya inmejorable cuando inesperadamente me extendió nombramiento como su representante en los Altos de Chiapas bajo la denominación de Delegado del Ejecutivo desde cuyas funciones pude asediar al UNICEF hasta su plena definición. Pese a lo anterior, pasaron muchos meses para obtener una respuesta definitiva. El UNICEF optó por retractarse reculando con la excusa de que ellos personifican un fono exclusivamente para los niños y una estación de radio más atiende a los adultos. Dos horas después de esa notificación, estaba yo en el despacho del gobernador informándole de los detalles y una vez más le imprimió la prisa necesaria para reponer un poco el tanto tiempo que el UNICEF nos había hecho perder, reunió a tres de sus directores y luego de ubicar el financiamiento que no se tenía a la mano, al otro día el director de comunicaciones ingeniero Toscano estaba camino al extranjero para adquirir los componentes de la estación.

En lo consiguiente y de modo paralelo me pidió opciones para escoger el local más apropiado para su instalación empeñándose el  gobernador, en hallar las dos últimas letras de sus siglas (RA) par aun significado que hable por si mismo preciso y contundente  que ahora desde hace tiempo se escucha reducido a la nulidad; en vano la inauguración que estuvo a cargo del secretario de la presidencia de la República Lic. Hugo Cervantes del Río, ser una más, como entre tantas otras, está muy lejos del propósito original buscado por el Dr. Velasco Suárez. Cada uno de todos los funcionarios querían quedarse con la dirección de XERA pero el guiño del gobernador asignó al Lic. Ángel Robles como el primer director de Radio Comunidad Indígena.

Así que no venga ahora este señor Jorge Díaz Olivares con cosas de haber fundado la XERA o de aceptar complacido cuando se lo endilgan. A lo más creativo que ha llegado este señor es tomar la radio para fijarla en la pared clavándola como a una mariposa. Desde hace tiempo ya no hemos escuchado ni siquiera referirse a la orfandad de Patria en la que nos encontramos los humilde y los indígenas; tampoco se escuchan contenidos que despierten las conciencias del oyente para tomar en sus manos alguna parte de su destino participando activamente en el desarrollo de sí mismo y de su pueblo. De esta suerte la razón que le dio origen a la XERA ha sido traicionado y se ha deslizado a la inutilidad más lastimosa. Esta muy lejos de fortalecer el espíritu del auditorio desbrozándolo de la paraflernalia aletargante que lo ha puesto a la vera del camino; “levadura” decía el admirable humanista Dr. Velasco Suárez.

Pero antes de que traspusiera los dinteles de esta vida, el doctor Velasco Suárez me hizo llegar una carta personal a cuya lectura concurrieron en tropel todos los recuerdos vividos en su gobierno que aunque perfectible es sin duda el más grande de cuantos gobiernos ha dalo la política individualista en Chiapas, un gobierno intrépido que supo insuflar en el Chiapas tradicional el rebote oficial del vahó trágico alevosamente arrancado a los estudiantes caídos el 2 de octubre del 68. Ahí está esa profunda rendija sociológica conocida como Primer Congreso Indígena al que por asares de ese entonces fue de mi competencia clausurarlo; ahí está el transporte Fray Bartolomé de Las Casas, ahí está el área de Ciencias Sociales de la UNACH, ahí está la XERA Radio Comunidad Indígena, por citar algunos botones de muestra en esta región.

Y usted ciudadano gobernador Velasco Coello, hasta cuándo hará algo que se le parezca para honrar el apellido a través del gobierno, y no el acrobático  gobierno artificiosamente sustentado a través del apellido. Puedo sugerirle respetuosamente que empiece con devolverle a la XERA Radio Comunidad Indígena, la mística y la dignidad con la que fue creada y si usted quiere vea que ese cura saque las manos de la estación radial para dejarla volar libre y directo a la conciencia de la gente.

Y le pregunto: Usted y sus huestes ¿van a reprimirme? Sin otro particular me suscribo atentamente.

Un comentario en “La verdad de XERA-Radio Comunidad Indígena”

  1. Fulano
    8 septiembre, 2014 at 12:14 #

    Me gustaría entender qué está denunciando el autor, me gustaría darle la razón pero está tan mal redactado el escrito o carta que es imposible. Qué lástima.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: