Los pasos de la Coca Cola en Chiapas

Coca_1

 

Por asuntos laborales la semana pasada y esta que se encuentra a la mitad, este servidor tuvo que trasladarme a algunos municipios de los Altos de Chiapas; en el trayecto carretero y ya en las localidades tres cosas llamaron poderosamente mi atención.

Primero los letreros en pequeñas localidades con una o dos vialidades pavimentadas y generalmente ubicadas en pendientes, donde las autoridades locales prohíben el exceso de velocidad imponiendo multas de entre mil y mil quinientos pesos al vehículo y al conductor que se atreva a desafiar la norma.

En segundo lugar, la destrucción de casas incendiadas y derruidas en el poblado de Mitzitón que puede observarse en los dos lados de la carretera, pero sobre todo, -conociendo los antecedentes de violencia intracomunitaria- la falta de vigilancia policiaca.

Al observar la falta de autoridad un compañero comentó acertadamente, -creo- “es como si el gobierno dijera: rómpanse la madre, a nosotros no nos interesa”.

Ya en las localidades y municipios rurales motivo de nuestro viaje me entero que la Coca Cola en envase de vidrio tiene un precio al público de 4 pesos. En la discusión con compañeros y lugareños sale a relucir que en otras localidades el precio es de cinco y máximo seis pesos y mi curiosidad me llevó a preguntarle a choferes de líneas de pasajeros en San Cristóbal.

Invariablemente se sorprendían de mi pregunta. Pero todos me contestaban con absoluta certeza que el fenómeno tiene algunos años, -bastantes según otros- y me ofrecían la lista: en Amatenango del Valle cuesta seis pesos, en San Juan Cancuc a cinco, en Aldama también es barata; el fenómeno se repite en Chamula, Larrainzar, Sitalá, Chalchihuitán y Mitontic.

 

Coca_2

 

La semana pasada, tan pronto regresé a la capital expuse en redes sociales el fenómeno de la Coca Cola y los comentarios confirmaron los dichos de los lugareños. Ayer mismo, volví a constatar lo que observé en la primera visita.

Pero volviendo a mis primeras impresiones; -tal y como lo expuso un respetado economista chiapaneco en los comentarios del Facebook- mi mente acostumbrada a pensar en resolver los problemas de manera técnica; -bueno, eso digo yo- reconoció que lo que está sucediendo se conoce en las ciencias económicas como “mercados segmentados”.

Con ese nombre se conoce a las estrategias de marketing que consiste en hacer una división de un mercado objetivo (que generalmente es amplio) en una serie de consumidores que se parecen entre sí porque tienen necesidades y prioridades iguales o comunes.

De esta manera, cuando se conoce perfectamente al mercado, se diseñan estrategias para dirigirse a ellos. La idea es posicionar un producto en función de las características de la demanda, identificando los clientes.

Para esto es necesario que el mercado a segmentar cumpla con algunos requisitos, debe ser lo suficientemente grande como para obtener beneficios, debe ser lo suficientemente estable que no se desvanece después de algún tiempo y debe guardar el equilibro entre costo de producción y ganancias, entre otros aspectos.

En este sentido técnico, el mercado de la Coca Cola en los Altos de Chiapas es perfectamente segmentado porque la población indígena en el estado es grande, -casi uno de cada cuatro chiapanecos- en esto se incluyen motivos religiosos y si bien es pobre, las remesas y los usos y costumbres le dan al mercado una suficiente estabilidad que puede sostenerse en el tiempo.

Sin embargo el problema es amplio porque si bien los Altos de Chiapas representan un estupendo negocio para la Coca Cola, -y todo México claro está porque somos el consumidor mundial número uno de refrescos- la huella que está dejando la trasnacional refresquera en las comunidades indígenas es y será de consecuencias funestas.

Para empezar, está documentado que la Coca Cola llega a los Altos de Chiapas en el 2000 remodelando plantes de educación básica y regalando equipos de cómputo pero con el objetivo de detectar zonas ricas en agua para apropiarse de ellas vía compra a las comunidades.

Pero también, las cifras oficiales agravan el problema. México es el segundo consumidor mundial de refrescos, solo detrás de Estados Unidos. Pero en consumo per cápita México con 163 litros al año supera a los americanos que consumen individualmente 118 litros al año.

En nuestro país el 70 por ciento de la población se desayuna con bebidas gaseosas y si a esto se le agrega que en zonas indígenas el precio es bajo comparado con las zonas urbanizadas, cabe hacerse dos preguntas.

¿Qué pretende la Coca Cola al vender su producto más barato en zonas indígenas?

 

Coca_3

 

¿Es ético este comportamiento empresarial?

Es evidente que la población consumirá lo que se le ofrezca a menos precio. En las comunidades indígenas si se le suma la elevada migración que se presenta, evidentemente que estará en puerta o está ya sucediendo un cambio en el régimen alimenticio de las comunidades.

Estas, ya de por si en evidente pobreza alimentaria cambiarán su pobre dieta con comida chatarra porque el alimento al que accede con más facilidad serán los refrescos azucarados. Es decir pobres, mal alimentados, pero gordos por consecuencia de la ingesta de los azucares de los refrescos embotellados porque existe un exceso calórico que provoca elevada proporción de grasa en el organismo que no es compensada con una alimentación balanceada.

A esto los expertos en nutrición le llaman “la obesidad de la pobreza”.

En Chiapas es difícil encontrar una alternativa que cancele el consumo de Coca Cola en las comunidades indígenas y en todos los hogares, puesto que el consumo es arraigado y la disponibilidad y acceso al agua potable en los municipios es baja.

Lo ideal es la conciencia en el hogar ya que como siempre sucede. Las acciones gubernamentales son pura retórica.

La Cruzada contra el Hambre, proyecto publicitado como la fórmula para abatir el hambre en el país según datos oficiales en casi dos años apenas ha beneficiado a 3 millones de mexicanos, cuando datos del CONEVAL al 2013, los pobres en este país contabilizan 53 millones, de los cuales 23 millones tienen algún tipo de pobreza alimentaria.

Unas cifras que hace patética, pobre y grosera la cantidad de 3 millones de beneficiarios. El solo atreverse a dar esta cifra con semejante universo por cubrir hubiera significado el cese al titular.

Pero en México se permite además que algunos de los patrocinadores de la Cruzada contra el Hambre sean PepsiCo y Coca Cola entre otros.

 

Coca_4

 

No hay otro camino que la información para escapar de la obesidad de la pobreza, no hay otra manera más que cuidar nuestros mantos acuíferos de la voracidad de la trasnacional.

Como siempre sucede con los abusos corporativos y la omisión gubernamental, los más vulnerables son quienes sufren de peor manera las consecuencias de la voracidad empresarial.

Está claro que nada detendrá a la Coca Cola de inundar con enfermedades crónico degenerativas a las comunidades más pobres del estado.

Tampoco tendrá impedimento en seguir apoderándose de los mantos acuíferos de los Altos.

Igual que en Mitzitón, a la autoridad poco le importa la suerte de su gobernado.

Solo la sociedad organizada puede impedirlo.

Y ojalá que las comunidades encuentren la fórmula de protegerse, como lo hacen con quienes no respetan las reglas de tránsito.

Por lo pronto, regresemos a lo básico: menos Coca Cola y más pozol, aunque parezca jocoso.

 

Twitter: @GerardoCoutino

Correo: geracouti@hotmail.com

10 Comentarios en “Los pasos de la Coca Cola en Chiapas”

  1. Víctor Manuel
    17 julio, 2014 at 19:47 #

    Hace años vi una estadística del INEGI sobre los municipios con mayor incidencia de diabetes en Chiapas, el primer lugar no lo ocupó una de las principales ciudades de Chiapas sino San Juan Chamula. Entre países está condenada la práctica del «dumping» es decir la prohibición de recurrir a la maniobra de abaratar un producto para poder ganar determinado mercado pero hay más: La Coca Cola ha financiado la Casa de la Ciencia en San Cristóbal de Las Casas, se ha valido de la negligencia del Estado mexicano para dar mantenimiento a las escuelas y estas se han convertido en la punta de lanza para fomentar el consumismo de sus productos en las escuelas pues, por las migajas económicas que da a cambio condiciona con la venta exclusiva de sus productos ante la poca claridad del problema por parte de los directivos y autoridades del sistema educativo; qué decir del sistema de multas en cajas de refresco u otras manifestaciones de los usos y costumbres indígenas… Aunque hay más, creo que la alternativa es fomentar procesos de educación popular entre la población a fin de cobrar conciencia sobre cómo los usos y costumbres de la cultura de consumo capitalista afectan y corroen nuestra salud, organización social y nuestra vida misma.

  2. Karla
    17 julio, 2014 at 13:22 #

    En Huitepec tienen años denunciando que CocaCola les roba el agua…viví en varias comunidades como parte de mi servicio social y me llamo muchísimo la atención justamente esto, como Coca y Pepsi esta subsidiadas y logran meterse en las comunidades más recónditas de Chiapas, a $16 sale la botella de 2 litros. Una amiga tomó una foto muy impresionante de una mujer cargando con su cabeza y espalda 3 cajones de botellas de CocaCola como si fuera leña o un costal. Pasan de la desnutrición a la diabetes.

  3. Joco
    16 julio, 2014 at 18:49 #

    Muy interesante tu reportaje…
    Efectivamente Coca Cola es un gran Corporativo del Grupo FEMSA (OXXO, Transportes, Vidrieras, Enfriadores, Cartoneras, Heineken Gobal en un 30%, entre otros grandes negocios de la Familia regiomontana Garza), Preciso, la Planta KOF mas cercana a estas comunidades esta ubicada en San Cristobal de las Casas, de ahi hacen la extracción del agua por su calidad creo que esta ha permanecido a diferencia de las Ex-plantas ubicadas en Tapachula y Juchitan, su extracción definitivamente debe ser del subsuelo de esa zona, por lo que es ambiguo decir que de todas esas comunidades se extrae el agua y la afectación es para toda esa zona, Bien por KOF en esta zona ya que el precio es diferenciado para esos habitantes malo por el cambio en sus hábitos alimenticios de ellos, sin embargo, entristece ver como muchos si no es en la totalidad como sus rios se han contaminado, los manantiales han desaparecido prácticamente y que de consumir el agua de estos lugares puede ser tan mortal que ese refresco de Cola, valdría la pena que aunado a los apoyos que ofrece KOF para esos rincones de México se promoviera los buenos hábitos y parte de estos es el tratamiento de las Aguas Residuales que eso sis es Altamente Alarmante.. entonces en tu próximo viaje me gustaría que pidieras un vasito de Agua «pura» o natural y ahora entenderás por que KOF crece en esos mercados, la ley de la Oferta y Demanda..

    Saludos.

    • Gerardo Coutiño
      17 julio, 2014 at 15:15 #

      Asi es Joco.

      En alguna parte del texto menciono que es difícil encontrar una alternativa que cancele el consumo de Coca Cola en las comunidades indígenas, puesto que el consumo es arraigado y la disponibilidad y acceso al agua potable en los municipios es baja.

      Saludos

  4. Edi Morales
    16 julio, 2014 at 14:14 #

    Si me diesen a elegir entre una Coca-Cola de 600 ml y un vaso de pozol o tascalate frio, sin pensarlo mando a volar la botella de Coca-Cola.

Trackbacks/Pingbacks

  1. “¡Dejen de llevarse nuestra agua!” protestan contra Coca-Cola en el sudeste de México | EL BLOG DE FRANKIE FLORES - 13 abril, 2017

    […] Esos grandes anuncios y del culto que le rinden son fruto de la labor de esa compañía, que comenzó su actividad en la zona en el año 2000 como si fuera un partido político: remodeló infraestructuras y […]

  2. En Chiapas protestan contra la Coca-Cola, ¡Dejen de llevarse nuestra agua! - 12 abril, 2017

    […] grandes anuncios y del culto que le rinden son fruto de la labor de esa compañía, que comenzó su actividad en la zona en el año 2000 como si fuera un partido político: remodeló infraestructuras y regaló […]

  3. “¡Dejen de llevarse nuestra agua!” protestan contra Coca-Cola en el sudeste de México – See more at: http://eldiariouniversal.com/2017/04/12/dejen-de-llevarse-nuestra-agua-protestan-contra-coca-cola-en-el-sudeste-de-mexico – RaZa - 11 abril, 2017

    […] grandes anuncios y del culto que le rinden son fruto de la labor de esa compañía, que comenzó su actividad en la zona en el año 2000 como si fuera un partido político: remodeló infraestructuras y regaló […]

  4. “¡Dejen de llevarse nuestra agua!” protestan contra Coca-Cola en el sudeste de México – See more at: http://eldiariouniversal.com/2017/04/12/dejen-de-llevarse-nuestra-agua-protestan-contra-coca-cola-en-el-sudeste-de-mexico/#sthash.JYRQ - 11 abril, 2017

    […] grandes anuncios y del culto que le rinden son fruto de la labor de esa compañía, que comenzó su actividad en la zona en el año 2000 como si fuera un partido político: remodeló infraestructuras y regaló […]

  5. O vztahu mezi Mexikem, Santa Clausem, cukrovkou a Coca-Colou | Mnoho tváří Mexika - 4 diciembre, 2014

    […] A ještě takové menší srovnání: 355ml láhev Coca-Coly začíná v těchto vesnicích na 4 pesech, zatímco litr mléka na 15 […]

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: