Eraclio Zepeda y Rosario Castellanos: ocultamiento y autocensura, revelación y libertad

El 15 de diciembre de 2014, Eraclio Zepeda, al recibir la “Medalla Belisario Domínguez” por el Senado de la República, expresó, entre otras, las siguientes palabras:

«A lo largo de mi vida, he sostenido amistad con miembros del PRI, que mantienen un espíritu democrático e interés por los nuevos caminos de la democracia. Lo mismo me ha ocurrido con militantes del PAN. Siempre tuve amigos en ambas filas. […] Algunas de las disposiciones legales recientes en el área de la educación pública han sido rechazadas por agrupaciones que tratan de marcar la ley a su conveniencia y servicio. Agrupaciones gremiales de Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Chiapas, han respondido con gran violencia, con crímenes y arbitrariedades impropias del espíritu universal del magisterio. La falta de solidez y legales en la actuación del poder ejecutivo de algunos estados, ha desembocado en la corrupción de las policías locales y su cooptación por parte de la delincuencia organizada. Esto ha provocado una estela de crímenes y asesinatos. Los delincuentes se han repartido el país y cuando entran en contradicción la guerra, la crueldad se acrecienta y lacera las comunidades. Nuestras fuerzas armadas: la Secretaría de la Defensa Nacional, y la Secretaría de Marina, honrosamente han ocupado los puestos de combate que debía de ejercer la Policía Federal y Estatal. Se ha desatado una crisis social que la sociedad rechaza y padece. Las manifestaciones de protesta han ido creciendo en violencia. Es dolorosa e   inaceptable la desaparición de los jóvenes normalistas, pero hay que reconocer también que el gobierno ha desplegado una enorme fuerza de búsqueda y de investigación, sin límite de esfuerzos de todo tipo. Por grande que sea el dolor, el crimen no se combate con más crimen. La arbitrariedad, la violencia, la destrucción de instituciones y propiedades de particulares y el acoso de los trabajadores y la ley, al grado de poner en peligro su propia integridad, es inaceptable. […] El ambiente político está preñado de acusaciones entre los partidos, entre los gremios, entre los ciudadanos. Como ciudadanos podemos tener diferencias con el Gobierno, debe haber diferencias entre partidos; pero éstas no deben impedir que sumemos las fuerzas capaces de avanzar hacia la democracia. […] Y si los ciudadanos que buscamos el orden, la paz y la justicia, coincidimos con acciones del Gobierno, también hay que manifestarlo».

medalla1

El 14 de mayo de 1957, Rosario Castellanos pronunció un discurso en Tuxtla Gutiérrez acerca del papel del intelectual. Dijo lo siguiente:

 

«Los intelectuales mexicanos somos unos parásitos, que no cumplimos ninguna función dentro de la sociedad y no ejercemos ninguna influencia sobre la vida de nuestra patria. Sin la energía suficiente para convertirnos en un elemento perturbador, se nos clasifica como ciudadanos dóciles y fácilmente burocratizables. ¿Quién se tomaría el trabajo, por lo demás inútil, de mantenernos a raya cuando nuestros propios defectos nos anulan?

«Pagados de la excepcionalidad de nuestro destino nos encerramos en una torre de marfil (si la contemplación narcisista basta a nuestra vanidad) o en una capilla hermética (cuando el incienso que queman unos cuantos iniciados es indispensable a la respiración de nuestra vanagloria). Desde nuestro magnífico aislamiento pronunciamos sentencias sibilinas. El hecho de que no las entienda nadie, de que no sean semillas de un diálogo, no nos importa.

«El ambiente que nos rodea es doloroso. La miseria, la ignorancia, la injustica, el fraude, prosperan en todos los rincones de México. Poner atención a tales circunstancias, asumirlas en toda su gravedad y toda su trascendencia, tiene que producirnos un malestar moral, un remordimiento de la conciencia que no se aplacaría sino con la acción fecunda.  Pero como la acción exige un esfuerzo y sacrificio y lucha; y como hemos elegido la comodidad nuestro campo de batalla se reduce a un gabinete, a una mesa de café, no tenemos derecho a mostrarnos ni sorprendidos ni decepcionados cuando palpamos las consecuencias: nuestras obras anémicas, falsas. La representación de un universo inexistente habitado por fantasmas. Y en el pecado va la penitencia: nuestros libros sin lectores, nuestros teatros sin espectadores, nuestras galerías pictóricas sin clientela. Del intelectual mexicano, salvo las forzosas excepciones, el público no espera nada; ni le revela misterios, ni le traduce experiencias ni conmueve nuestra finura de espíritu y nuestra discreción.

«Algunos pretenden disculparse diciendo que los intelectuales mexicanos hablamos en voz baja, en tono menor, porque ésta es una de nuestras más notables características nacionales y que expresa, mejor que ninguna otra, nuestra fineza de espíritu.

«Finura… ¿No será cobardía? ¿Es discreción o mediocridad? Orozco gritó en sus murales; el Vasconcelos de los buenos tiempos hizo de la literatura una proclama vibrante y estremecedora. Y son de nuestras figuras más representativas.

«Pero nosotros o no hemos comprendido nuestra misión o la hemos traicionado. Y traicionamos también la historia. La historia de México, la de América, donde merced a los intelectuales, el protagonista de nuestras hazañas ha sido el hombre y no la naturaleza brutal».

Un comentario en “Eraclio Zepeda y Rosario Castellanos: ocultamiento y autocensura, revelación y libertad”

  1. ARTURO TOVAR
    22 diciembre, 2014 at 17:42 #

    ADEMÁS DE LA ACERTADA DECLARACIÓN O SEÑALAMIENTO QUE HACE CHAYITO HABREMOS DE RECORDAR QUE ELLA SI ESTUVO COMPROMETIDA CUANDO EL MOVIMIENTO DEL 68 E HIZO DECLARACIONES FUERTES, CONDENATORIAS QUE LA LLEVARON A ISRAEL DESPUÉS DE HABER SUFRIDO UN ATENTADO EN CUERNAVACA. ERAN LOS TIEMPOS DEL ASESINO LUIS ECHEVERRÍA ÁLVAREZ. DE LACO, LAMENTABLEMENTE, NO PODEMOS DECIR LO MISMO PORQUE SIEMPRES HA SIDO CONVENENCIERO, ARRASTRADO, SUMISO, RACISTA, ……EN FIN NO HAY COMPARACIÓN POSIBLE EN EL EJERCICIO CIUDADANO DE DOS TALENTOS EL DEL CUENTERO MENTIROSO Y EL DEL COMPROMISO CON EL ARTE, LA CULTURA Y EL NACIONALISMO DE LA GRAN POETA, NOVELISTA Y ESCRITORA ROSARIO CASTELLANOS.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: