Cinismo electoral

 

Salazar Farías dijo una vez que no bastaba con ser honesto sino también transparentes. Foto: Francisco Cordero

Salazar Farías dijo una vez que no bastaba con ser honesto sino también transparentes. Foto: Francisco Cordero

 

Manuel Velasco Coello reportó que ya todo está listo para esta farsa electoral. El chamaco intentará “graduarse” para quedar bien con su cómplice federal: Enrique Peña Nieto, a quien le urge un congreso a modo para continuar con sus “reformas” inútiles.

Se reportan preparados transportistas para los acarreos a cambio de concesiones; profesores “charros” organizados por la “aspirante” Torres Abarca a cambio de recategorizaciones, concesiones, propiedades, etcétera; funcionarios de los tres niveles de gobierno para hacer efectivas las estrategias clientelares captados en Prospera, Procampo, 60 y más… y por supuesto las clásicas artimañas practicadas por el PRI: carrusel, ratón loco, despensa, mapachismo, alcohol, drogas, mujeres, becas escolares y ahora vales medicinales o boletos de cine.

El padrón de los votantes lo tienen trabajado y controlado desde hace dos años. Las periferias de las ciudades y la zonas pobres, son la carne a explotar. Solo han ultimado detalles como coerción a quienes no cedieron, cárcel o muerte a quienes denunciaron o lo intentaron, cañonazos publicitarios a los medios para que no vean lo que todos ven y oyen e, instrucciones a los funcionarios para quebrantar la ley pues al cabo no pasa nada.

Pero ahora las redes sociales serán protagonistas de las anomalías que se efectuarán en todo el territorio estatal que como siempre, se cansarán de denunciar ante autoridades que no verán ni aceptarán las impugnaciones y, por consiguiente, todos esos candidatos farsantes que se vanagloriaron en entrevistas, portadas, lonas, espectaculares y mítines, al final de la jornada se presentarán ante el amo y señor gran elector, para pasar por la “compensación” que de antemano sabían recibirían, por prestarse a esta gran farsa.

 

María Elena Orantes, no solo se burla de la buena fe de las mujeres sino que insiste en presumir un “amor” por Chiapas que no tiene. Foto: Francisco Cordero

María Elena Orantes, no solo se burla de la buena fe de las mujeres sino que insiste en presumir un “amor” por Chiapas que no tiene. Foto: Francisco Cordero

No está de más recordarles que un voto para Movimiento Ciudadano es instalar de nuevo a la truculenta María Elena Orantes como diputada plurinominal sin merecimiento alguno; no solo se burla de la buena fe de las mujeres sino que insiste en presumir un “amor” por Chiapas que no tiene. Una prueba de ello es la entrevista pagada que le hiciera la revista Mujeres Chiapas en cuya “edición especial” de abril 2015, en la página 9 párrafo tercero, textualmente se lee: “… en el Tecnológico de Monterrey estudié la preparatoria y en esta misma institución, pero en Monterrey Nuevo León, estudié la carrera de licenciada en Ciencias de la Comunicación”.

Pero es mentira. Sí estudió la licenciatura en el ITESM pero en Chiapas. Quienes fueron sus compañeros de aula les molestaba la actitud malinchista de la ya desde entonces pretenciosa “nena” a quienes les decía que ella se iría a Monterrey a cursar el último semestre para que en el título no apareciera la leyenda Campus Chiapas, por eso se fue a la capital regiomontana. Sin embargo, la fotografía de la graduación de la generación a la que pertenece muestra las instalaciones del Tec campus Chiapas e incluso, a conocidos profesores y prestigiados egresados que NO les da vergüenza decir que son del campus Chiapas.

Si la “nena” miente y se avergüenza de esto ¿qué no hará por otras acciones que le benefician y atenta contra el pueblo?

Si la “nena” miente y se avergüenza de esto ¿qué no hará por otras acciones que le benefician y atenta contra el pueblo?

 

Quizá para algunos esto sea una exageración y nada trascendente, pero si la “nena” miente y se avergüenza de esto ¿qué no hará por otras acciones que le benefician y atenta contra el pueblo? y menos le queda cuando en la propaganda utilizó hasta con recuadro negro la palabra “CON HONESTIDAD cambiemos a…”, qué cinismo de esta desestabilizadora social que en la zona norte de Chiapas trata de imponer a toda su parentela como candidatos apoyándose de todas sus “leales” funcionarias como los hermanos Trejo, para contar con espacios de poder para negociar sus conveniencias financieras.

Tampoco se le ocurra votar por Emilio Salazar Farías quien no acepta haber sido cómplice en la autorización de la cuenta pública de Juan Sabines Guerrero, no tuvo el valor de denunciar en su momento a Yassir Vázquez, como también se prestó a la ilegalidad de aceptar la pomposidad con que fue presentado por el alcalde de Tuxtla, Samuel Toledo, a sabiendas que eso es ilegal.

Salazar Farías dijo una vez que no bastaba con ser honesto sino también transparentes y todo su trayectoria política chapulinesca, ha carecido de lo mismo que pregona. Fácilmente se ha lavado las manos, se escuda en sendos pretextos y ahora el electorado debe darle la espalda porque NO ha funcionado. Deberíamos aplicarle la máxima empresarial de ser despedido por nulidad funcional y mejor, que se dedique a cuidar su “cuna de líderes”.

Parodiando una de sus tantas frases de campaña “No creo en la política y mucho menos creo en Emilio Salazar”, simplemente porque no ha dado resultados a la sociedad, solo a sí mismo. Escuche sus discursos trillados sin verdaderas soluciones solo cantinflismo político, populacherismo disfrazado y acarreos grotescos.

 

Desafortunadamente no podemos dejar de votar, pues como bien escribe Armando Luna Franco “votar nulo y abstenerse sólo beneficia a los partidos, pues reduce los topes que deben alcanzar para acceder y mantener sus prerrogativas políticas y económicas”[1].

Lo que si es seguro es que estas serán las elecciones con el mayor índice de abstencionismo que se haya registrado en la historia de Chiapas. Tratarán de culpar a los compañeros maestros, pero ellos no son responsables de la debacle de la situación de Chiapas, sino la culpa de todo lo tienen los políticos que han prostituido (con el perdón de las y los prostitutos) a esa belleza llamada política. Y sí, mucha culpa la tiene también Manuel Velasco y secuaces que no tienen valor ni valores para dar la cara.

[1] http://www.animalpolitico.com/blogueros-blog-invitado/2015/04/15/el-problema-del-voto-nulo/

Un comentario en “Cinismo electoral”

  1. Delmar
    3 junio, 2015 at 17:04 #

    Muy puntal nota. ;)

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: