Definición de hueco

Hueco. Imagen: @mundodocumental

Hueco. Imagen: @mundodocumental

 

¿Cómo se forma un hueco? Los niños, con un dedo, rascan en la tierra y forman un hueco. Los delincuentes, con un picahielo, a media noche, en un callejón en penumbras, abren huecos en las panzas de sus víctimas. Para formar un hueco es necesario un dedo o un objeto punzocortante; es decir, siempre la mano y el brazo del hombre son necesarios. ¿Cómo se forma un hueco en el universo? ¿La mano de quién o de qué lo forma?

¿Para qué sirve un hueco? El niño que hace un hueco en la tierra, lo llena de agua y coloca un barquito de papel y disfruta ver cómo el hueco se vacía de poco a poco y el barco, después de un minuto, en lugar de flotar en el agua, queda varado en la tierra. ¿Así funcionan todos los huecos? En el caso de este ejemplo, el hueco, inicialmente se llenó de agua, pero luego se llena de aire. ¡Todos los huecos de la tierra están llenos de aire! Cuando veo una fotografía aérea del volcán Chichón veo que su hueco está lleno de aire.

Si abro un hueco en la pared para meter un taquete, al inicio, el hueco se llena de aire. No sé si el Principio de Arquímedes también se aplica al aire. Arquímedes llenó una tina con agua y al meter el pie sintió un empuje vertical que correspondía al peso del agua rebosada. ¡La gran flauta! Ese principio tan sencillo, casi simple, es lo que permite a los grandes trasatlánticos (pesadísimos) flotar en los mares de todo el mundo. ¿Qué sucede con el aire desalojado cuando alguien mete una mano en un hueco? ¿Es el principio del vuelo?

El tío Romualdo, quien siempre estaba recostado en una hamaca y sólo movía la mano para levantar la cerveza que la tía le dejaba en el piso, decía que las mujeres habían nacido sólo para llenarles el hueco. Las feministas de hoy lo quemarían en leña verde; pero él tenía su teoría de que los huecos había que llenarlos. A veces íbamos al panteón, señalaba algunas fosas que estaban vacías y decía que eso era una estupidez, esos huecos estaban hechos para llenarlos con cadáveres. A veces jugaba, bajaba a la fosa y colocaba las manos sobre su pecho, cerraba los ojos y decía que, gracias a él, el hueco había cumplido su cometido. Porque, puede uno estar de acuerdo o no con el dicho del tío, pero el hueco nace con la seducción de ser llenado.

Me gusta cuando mi mamá saca la jarra de vidrio y la llena con agua de limón; me gusta cuando saca de la alacena la taza y la llena con té de menta. Cuando un objeto con hueco se llena, el objeto cumple con su vocación.

No me gusta abrir huecos donde todo debería ser intocado. Por ejemplo, los huecos que los asesinos infligen a sus víctimas son huecos miserables, porque en lugar de llenarlos propician el derramamiento.

Los huecos bonitos son los que provee la naturaleza. Me gusta el instante en que mi mano toma la forma de cuenco y hago un hueco; me gusta el instante en que mi mano cubre el hueco con el pecho de una muchacha bonita. Me gustan los huecos que se forman en las caritas de las niñas cuando sonríen.

La vocación del hombre es llenar los huecos, los huecos del alma, los huecos del árbol, los huecos por donde las nubes se asoman.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: