Hablemos de educación… hablemos de Derechos Humanos

 

Imagen: pastoralcordoba.blogspot.com

Imagen: pastoralcordoba.blogspot.com

 

Toda persona tiene derecho a obtener,

Buscar y recibir información sobre todos

los derechos humanos y las libertades

fundamentales y debe tener acceso a la

educación y a la formación en materia

de derechos humanos…

(art. 1 de la Declaración de las naciones unidas)

La educación en Derechos Humanos es una práctica voluntaria y participativa, destinada a favorecer a las personas como individuos, grupos o comunidades, mediante la promoción de conocimientos habilidades y actitudes coherentes con los principios de derechos humanos. – *“principios” lo que sabemos, o los que creemos a favor de los derechos humanos*-.

La educación en Derechos Humanos es importante para sensibilizar sobre los derechos que tenemos todos y todas; para así empoderarnos como ciudadanos o como sociedad, no solo para comprender mejor nuestros derechos, sino también para participar más activamente en las decisiones o acciones que nos afectan como sociedad o comunidad.

Este aspecto incluye tomar parte en acciones individuales y colectivas concretas para la promoción, defensa y realización de nuestros derechos humanos; por ejemplo si el parque de tu colonia está sucio – formamos un comité vecinal, en el caso que no esté formado, y realizamos actividades de limpieza. De esa manera estamos respetando y promocionando los derechos humanos. ¿Como? Respetando y promocionando nuestro derecho a un medio ambiente sano art. 12 del Pacto Internacional de los Derechos Económicos, sociales y Culturales.

Los Derechos Humanos están en todas partes y eso lo tenemos que tener muy presente para gozar de ellos, en este sentido el empoderarnos como ciudadanía nos hace partícipes para disfrutar de ellos y para defenderlos. En este tenor y como sociedad que respeta y promociona los derechos, hace falta un poco más el cuestionar ciertas actitudes aun presentes en nosotros mismo y que pueden caer en la discriminación, fomentar nuestros valores para con nosotros y nuestra familia o modificar algunos comportamientos para transformarnos en ciudadanos reales, en ciudadanos pro derechos humanos.

El camino no es fácil pero todos y todas como sociedad participativa podremos lograrlo. Tener un pensamiento más activo y analizar críticamente nuestro entorno, que le afecta, que le falta. Necesitamos seguir visibilizando nuestra conciencia para que otras personas la vean y sean sensibles en más temas y así seguir cultivando el compromiso y la pasión permanente por los derechos humanos.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: