La elección entre el maletín y la caja de zapatos

Foto: Roberto Ortíz/ Chiapas PARALELO.

Foto: Roberto Ortíz/ Chiapas PARALELO.

La disputa de la presidencia municipal de Tuxtla la tienen dos candidatos. Uno prefiere cargar el dinero en un maletín y el otro en una caja de zapatos. Ambos se acusan entre ellos de lo mismo: corrupción. Los dos fueron evidenciados de manera pública. Así que las y los votantes no se pueden llamar a engaño. Saben quiénes son.

“El gobierno plural”

Fernando Castellanos sumó en su equipo a personas de otros partidos políticos. La que más ruido hizo, sin duda, fue la ex panista, Victoria Rincón Carrillo. Su argumento para aceptar la primera regiduría es que quiere seguir sirviendo a Tuxtla algo similar han dicho otras personas quienes también se han subido a su campaña a sabiendas de quién es Castellanos.

Confío, realmente, que así sea que las personas que se sumaron a su campaña hagan el equilibrio, le ayuden a pensar y tomar decisiones en bien de la ciudadanía.

Ojalá y esas personas que se sumaron al proyecto de gobierno de Fernando Castellanos, realmente, prioricen las acciones en beneficio de la sociedad porque si no es así ese argumento de que se sumaron para poder cambiar desde adentro es entonces algo que se repiten a sí mismos para poder dormir tranquilos. Ellos tampoco se pueden llamar a engaño, bien saben a qué clase de político están apoyando.

En la democracia la pluralidad es un asunto importante. Creo en ella. Pero una pluralidad real y no simulada sólo para intentar legitimarse, que es lo que veo en la planilla de Fernando Castellanos. Por el bien de la ciudad ojalá y me esté equivocando.

Paco, el hombre de palabra

“En cinco minutos si no se van los sacó con la policía”. No pasaron ni tres minutos cuando los policías municipales ya estaban afuera dispersando la manifestación a punta de toletazos. Esa fue la primera impresión que tuve hace 15 años de Francisco Rojas Toledo, en ese entonces presidente municipal de Tuxtla.

Una de dos o su reloj no servía o no tuvo palabra y ni siquiera les dio esos cinco minutos a las y los manifestantes. Lo que me quedó claro es que no sabía –espero y ya sepa- lo que son los derechos humanos y el diálogo para la resolución de conflictos.

Intento no juzgar a las personas por una sola acción, pero cuando son reiterativas o son de ese tamaño definen a las personas.

Me preocupa más está parte de Francisco Rojas, el no utilizar el diálogo para la resolución de conflictos, que el paradero de la caja de zapatos.

¿Qué vamos a hacer?

Hace unos días hice la pregunta en las redes sociales ¿Qué nos queda a la ciudadanía hacer ante este panorama?

Pienso que lo que nos queda hacer es ser ciudadanos y ciudadanas los 365 días del año y no sólo el día de la jornada electoral, ser vigilantes, hacer que las candidatos y los candidatos asuman compromisos y estar pendientes que los cumplan.

Necesitamos un consejo consultivo ciudadano realmente plural y funcional. La ciudadanía ni siquiera sabe que existe está figura. Un consejo consultivo que haga valer su voz, que sea crítico y propositivo. Que no sólo sirva a intereses de particulares, si no de la sociedad.

Un consejo consultivo que transparente sus acciones, que dé a conocer en qué están trabajando.

Es urgente la conformación de un observatorio ciudadano que vigile las acciones de gobierno, sea quien sea que llegué que sepa que está siendo vigilado.

Los candidatos que tenemos ahora no van a cambiar al llegar al gobierno si la ciudadanía no se los exige y no se compromete a estar pendiente de las acciones de gobierno.

No me preocupa tanto quién llegue a la presidencia municipal de Tuxtla lo que me preocupa es qué vamos hacer como ciudadanos y ciudadanas con quien llegue a ese puesto.

 

 

 

 

 

 

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: