Periodismo y política

Enoc el candidato. Foto: facebook

Enoc el candidato. Foto: facebook

 

El actual proceso electoral en Chiapas para votar por diputados locales y presidentes  municipales, posee el ingrediente de la mezcla de política con periodismo.

Esta combinación ha sido mala y hasta nefasta, por la naturaleza contraria de   ambas actividades. La mudanza de periodista a político  ha dejado  a reales  depredadores públicos, salvo contadas excepciones.

El periodismo, oposicionista de origen, nada tiene que hacer al lado de la política, sino criticarla y exhibirla de cara al ciudadano.

La crítica periodística,  águila  de incesantes picotazos, no reposa  en  las alianzas ni en las complicidades partidistas de quienes buscan  cargos electorales.

Aquellos  chapulines acróbatas que brincan del periodismo a la arena electoral  acuden, luego de engañar al público en los medios de comunicación, con una segunda careta  paraseducir con el espejismo de las promesas políticas.

Uno de esos rapaces de aspecto camelluno es  Enoc Hernández Cruz, un grisáceo ex reportero y  zalamero ex locutor, que busca reelegirse en la presidencia del ayuntamiento de San Cristóbal de las Casas.

Desde muy joven, Enoc construyó  su proyecto político utilitario, respaldado con  su personalidad cínica, arribista e inescrupulosa. Con ella se montó  en la  potencia y la penetración de la radio y los periódicos, desde los cualesvendió  carísimas  sus  mazorcas  políticas.

Apenas adolescente, Enoc, originario del municipio de Jiquipilas e hijo de un ejidatario, estableció sus protocolos de complicidades que lo condujeron a los ex  gobernadores Pablo Salazar Mendiguchía y Juan Sabines Guerrero.

Con ellos obtuvo la  presidencia de San Cristóbal de las Casas y  la diputación local por el extinto Partido del Trabajo.

Después de traicionar a Sabines Guerrero,  Enoc obtuvo el visto bueno y los favores del gobernador Manuel Velasco Coello. Éste lo catapultó al Instituto de Capacitación y Vinculación Tecnológica del Estado de Chiapas, de donde fundó y preside   el estatal partido Mover a Chiapas con el cual busca por segunda ocasión gobernar la capital coleta del estado.

A esta etapa política, Enoc, originario de  Jiquipilas  e hijo de un ejidatario, llegó precedido de la coordinación estatal de la fundación Manuel  Velasco Suárez y de la delegación chiapaneca de la Asociación Nacional de Locutores, cuyas plataformas utilizó para su proselitismo anticipado, como hace años lo hizo con los micrófonos de radio, donde estratégicamente se fue quitando la simulada caparazón de locutor y periodista para mostrarse en su expresión pura  de mercader político.

Allegados suyos lo muestran lleno de  méritos propios. Lo ejemplifican  y le   atribuyen   éxitos  crecientes, pero su cuestionada  trayectoria  lo pone  en entredicho. En el fiel de la balanza pesan más sus traiciones y sus engaños como recurso de preservación de su carrera pública.

Por cierto, este chapulín  de los medios de comunicación, enfrentará en las urnas del próximo 19 de julio, a  Carlos Herrera,  El Charal, un apreciado periodista en San Cristóbal de las Casas,  quien  temporalmente dejó la pluma para acudir con  el empuje social pero con  los colores de Morena a la pelea electoral por la alcaldía  de esa ciudad  de los Altos de Chiapas.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.