Definición de salida

Grabado de 1810 que representa la salida del alma del cuerpo.

Grabado de 1810 que representa la salida del alma del cuerpo.

 

¿De verdad sólo es salida? ¿La salida también puede ser la entrada? El tío Enrique siempre bromea. Cuando vamos al cine y caminamos por la “Salida de emergencia”, él hace un movimiento de reversa, da dos pasos en sentido contrario, se vuelve y entra de nuevo a la sala. Con la cara de plátano macho dice: “¿Salida o entrada?”.

Todas las salidas pueden ser entradas. Incluso, la última salida (dice el tío) es entrada a otra dimensión.

¿Qué define a una salida? ¿Por qué la tía Eduviges ante un problema dice que debemos buscar la salida? ¿Los problemas tienen entradas? De acuerdo con la teoría del tío, el problema puede solucionarse si salimos por el lugar donde entramos. Es una teoría absurda, pero él da un ejemplo clásico: el matrimonio. El tío sostiene que el matrimonio es el mayor problema de la humanidad y las personas han encontrado la solución en el divorcio; es decir, descasándose; es decir, saliendo por la misma puerta de entrada.

Para poder salir de un espacio es necesario, primero, haber entrado. Imaginemos un torniquete de esos que controlan el acceso a sanitarios públicos o a los andenes del metro. Esos chunches tienen un dispositivo que evita que la persona que entra pueda salir. Ahí termina la teoría del tío, porque no es posible salir por el mismo espacio por el que se entró. El tío acepta tal premisa, pero para no perder lleva la acción al extremo, dice que si el mecanismo tiene una altura menor al metro es posible brincarlo y si el torniquete está colocado del piso al techo, él puede, con un taladro y con una sierra eléctrica, desarmar el mecanismo. No hay imposibles, insiste.

Cuando ha tomado dos o tres caguamas dice que el origen del universo no es más que este juego llevado a la máxima expresión. Un día (hace millones de millones de años) algo se abrió y dio origen al universo. Las teorías científicas establecen que el universo se expande y llegará un día en que llegará a su límite de expansión y comenzará a contraerse, como en un maravilloso “rewind”. El tío dice que eso soporta su teoría: la entrada será la salida y lo que fue salida será la entrada.

Toda salida funciona como entrada y viceversa. Lo importante, dice el tío, es ver qué hay detrás. En toda salida existe la posibilidad de una entrada. Sostiene que el concepto extremo es el de la muerte, todo mundo dice que es la salida final, la que no tiene retorno, pero ¿hacia dónde conduce esa salida? Y no habla del cuerpo sino de esa energía (de 21 gramos) que se llama alma. Mentira que las almas penen, que anden todas descontroladas por cuartos y pasillos de las casas. ¡Mentira! Las almas pasan por la puerta de salida y entran a otra dimensión. Falso que haya reunión de fantasmas. Lo que podemos imaginar es que toda esa energía, igual que el universo, se expande. ¿Así se forman los universos alternos? ¿Nuestro universo es el resultante de millones de almas (energía) que salieron de otro universo y crearon el nuestro? ¡Ah, saber!

Por el momento busco la salida para este textillo y estoy a punto de poner el punto final, punto final que es la entrada a otra posibilidad. Va pues.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: