Avanza la «Frontera Siglo XXI» en Chiapas y el sureste

 

El Gabinete Nacional de Seguridad y los gobernadores del sur-sureste en la reunión del 7 de septiembre en Chiapas. Foto: Segob

El Gabinete Nacional de Seguridad y los gobernadores del sur-sureste en la reunión del 7 de septiembre en Chiapas. Foto: Segob

 

Los gobiernos del sur del país, particularmente de Chiapas, aceptan sin pudor una política de seguridad basada en la militarización y despliegue de fuerzas policiacas, sin combatir el problema de fondo: la pobreza estructural, campo de cultivo para que se asienten grupos delincuenciales.

Los gobierno estatales y federal no son  honestos con la ciudadanía. No transparentan el hecho de que  por implementar la estrategia de seguridad-militarización de las frontera sur, reciben apoyos directos (económicos y en especie), del gobierno del Estados Unidos, quien poco a poco logra consolidar en este país la política intervencionista contenida en la Iniciativa Mérida, particularmente en el tercer objetivo que es el de crear la llamada “Frontera Siglo XXI”, que ahora se extiende hasta el sur de México.

Lo que a ciudadanos y ciudadanas les permiten ver es una pantalla difusa con imágenes superficiales que deforman la realidad. Un ejemplo de ello es la “conferencia de prensa” que dieron –evidentemente sólo a unos medios de comunicación- los encargados de la seguridad del país y los gobernadores de esta región.

Esta “conferencia” la hicieron luego de la reunión del Gabinete de Seguridad efectuada el pasado lunes en las instalaciones de la Séptima Región Militar.

Durante más de cuatro horas, los gobernadores, procuradores y secretarios de seguridad estatales, sostuvieron una reunión de análisis y acuerdos con el Gabinete de Seguridad del Gobierno de la República, encabezado por el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

También estuvieron los Secretarios de la Defensa Nacional, General Salvador Cienfuegos Zepeda; de Marina, Almirante Vidal Soberón Sanz; la Procuradora General de la República, Arely Gómez González; el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, y el Director General del CISEN, Eugenio Ímaz Gispert.

Luego de la reunión cada gobernador hablo de los logros que a su ver existen en sus estados en materia de seguridad.

El gobernador de Campeche, Fernando Ortega Bernés, dijo que en coordinación con el gobierno de Chiapas, el pasado 21 de agosto lograron detener en esta última entidad a Erasmo Adrián Coronel Saucedo, primo hermano de Nacho Corel Villareal, ex líder del Cártel de Sinaloa.

Gabino Cué, de Oaxaca, sostuvo que “la Gendarmería está trayendo paz y seguridad” a su estado. Dio como ejemplo el hecho de que con el apoyo de las fuerzas federales se logró que “la actuación de los maestros de la CNTE esté apegada a la legalidad para que nunca mas con el pretexto de la educación se lastime a las personas”.

Roberto Borge Angulo, de Quintana Roo, habló del Programa Frontera Sur implementado por el gobierno federal. Dijo que como resultado del mismo y el reforzamiento de las fuerzas federales, en los últimos seis meses se han asegurado –y expulsado del país- a 130 mil migrantes centroamericanos que entraron de manera irregular al país, “incremento superior al 240 por ciento respecto al 2014”.

Javier Duarte, de Veracruz, aseguró que en su estado “los índices delictivos han bajado de manera dramática gracias a la coordinación de la cruzada por la seguridad”. Fue este gobernador tan cuestionado por las muertes, exilios y desapariciones de una treintena de periodistas, el que dijo sin pudo que la región sur-sureste es “la más segura del país”.

Al tomar la palabra, Osorio Chong dijo que en la reunión revisaron los efectos del plan de seguridad en la región, que se aplica desde hace seis meses e incluye el reforzamiento con mayor número de fuerzas federales. A su ver, los resultados “son positivos en todos los casos”.

Sostuvo que en las población con más de 100 mil habitantes donde se ha implementado un programa de prevención, “han disminuido hasta en un 35 por ciento los delitos”.

Durante la reunión los gobierno llegaron a varios acuerdos. El principal es continuar con la aplicación del controvertido Programa Frontera Sur, incrementar en la región el numero de efectivos policiacos y militares, según se vaya requiriendo, y acelerar las condiciones para que en la región se aplique el nuevos sistema de justicia penal acusatorio.

Todo esto –por supuesto- con el acompañamiento, padrinazgo y financiación de los creadores de la Iniciativa Mérida. La “Frontera Siglo XXI” sigue avanzando hacia el sur.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: