Definición de párpado

Fotografía de La maquilladora que contaba historias en los párpados @tal_peleg

Fotografía de La maquilladora que contaba historias en los párpados @tal_peleg

 

El diccionario da una definición pobre: “Membrana movible que cubre y protege el ojo, en el ser humano y muchos animales”. Es pobre, porque el párpado es mucho más. En primer lugar es una palabra con gran eufonía, casi casi como si fuese un mantra o una palabra para realizar un ritual en donde la tribu baile a mitad de la plaza.

El párpado es una persiana, pero también es el postigo de la ventana y es la ventana misma; es la posibilidad de cerrarlo para invocar el sueño o para abrirlo y ver, sorprendido, que el mundo sigue ahí, donde lo dejamos la noche anterior. Y esto no es poca cosa, porque cualquiera podría pensar que en la noche el mundo, que se mueve tanto en la carretera de la prostitución y de la delincuencia, podría haber desaparecido. Pero no es así, el mundo continúa incólume y esta visión la permite el párpado cuando se abre como si fuese un telón que dijera: ¡la función empieza!

El párpado es como la mano de Dios que nos protege durante el sueño. He visto a los niños que, a la hora que el papá les lee un cuento, comienzan a cerrar los ojos, ya agotados por tanta juego. El párpado, como si fuese un foco que se apaga, poco a poco, se cierra. El movimiento que hace es como de ostra, conservando la perla. El párpado se hace para abajo, como cortina, para cerrar el ojo. ¿Qué otra parte del cuerpo tiene esta función maravillosa? Parece que no hay tal prodigio que pueda equiparársele. Uno puede cerrar el puño para ocultar la palma, con el simple movimiento de cerrar los dedos, pero esto responde a un estímulo directo. El párpado, ¡ah, qué maravilla!, responde a una orden, pero también a movimientos autónomos que nada tienen que ver con las órdenes del amo. Cuando el trabajo ha sido intenso, el párpado decide (¿ven qué maravilla?) cerrarse y no le importa que su amo esté en una reunión frente al Presidente de la República o su amo conduzca un auto. Si el párpado decide cerrarse porque sí, se cierra y punto. Es tan rebelde que, en la mayoría de casos, en los ojos de los recién fallecidos permanece abierto, como si fuese la última esperanza para que el amo continúe viendo el espectáculo espléndido de la vida.

¿Quién, en su ablución diaria, recuerda el párpado? ¿Qué mortal, en su diaria plegaria, incluye un apartado especial para tan maravillosa parte del cuerpo? Si un amante le dijera a su amada que es como el párpado de su vida sería el mayor elogio, pero, claro, no faltaría la cucaracha desnutrida que considerara tal elogio como un mero chacoteo. Tal vez esta última mujer pensaría que el amado le dice que es una simple membrana y se sabe que las membranas también cubren el glande (en los no circuncisos) y son como botoncitos protectores de los clítoris.

El párpado es uno de los más grande prodigios del universo. Sin duda que el universo nació en el instante en que el ojo de Dios abrió el párpado y comenzó a soñar este sueño que se llama vida.

Un comentario en “Definición de párpado”

  1. Alejandro Molinari
    24 septiembre, 2015 at 5:08 #

    Aclaración para un posible lector: hay dos erratas. La primera dice «tanta juego», debe decir «tanto juego», y la segunda dice: «es uno de los más grande», debe decir «es uno de los más grandes». ¿Por qué estos errores de dedo? ¡Se me cerraron los párpados!

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: