Crear fama y echarse a dormir

 

rp_turitour2

 

Aunque cuesta reconocerlo, lo que ayer funcionó para alcanzar el éxito difícilmente puede volver a aplicarse porque la sociedad está en constante cambio y con problemas de memoria.

Hay deportistas, políticos, periodistas y artistas que viven de glorias pasadas por ello se sienten merecedores de cuanto elogio haya lugar. Como popularmente se dice: crearon fama y se echaron a dormir.

Esta forma de operar también es una constante en propietarios, gerentes, directores o CEOs de empresas, negocios y “changarros”, y en Tuxtla Gutiérrez hay muchos como los “famosos” hot-dogs de El Pillo, el restaurante de “comida japonesa” Hanasho y la compañía de transportes Cristóbal Colón.

 

Pillo, hot-dogs

Originario de Oaxaca Elpidio, hace más de 35 años luego de disgustarse con su compadre, inicia su negocio de “jochos” en la 7ª poniente sur casi esquina con la avenida central. El nombre deriva del diminutivo con que los mismos consumidores le llamaban al pedirle sin mostaza (Tuxtla es una de las capitales de México donde se consume la menor cantidad de mostaza) los “perros calientes” y la calidad y “secreto” en la preparación le generaron tal fama que mal asesorado abrió la primera sucursal frente al panteón municipal. Actualmente en la ciudad hay 5 negocios que se dicen ser Pillos hot-dogs pero no es garantía de originalidad pues no es una marca registrada y además cualquiera puede llamarse Elpidio y comprar un carro de ese tipo más si formaron parte del programa de empleo sabinista.

Sin embargo el “original” nada tiene ya del sabor que le diera tan renombre. Amplio la oferta de productos al agregarle hamburguesas y hot-dogs especiales pero han perdido calidad. La marca de salchicha que usaron en su momento ha sido cambiada por una peor, al menos así lo indica el estudio de calidad de PROFECO.[1] No solo es la salchicha también el pan, marca Bimbo, sabe a viejo, guardado, mal aplicado el “baño maría”. A ello hay que agregar la falta de higiene de quienes pican la cebolla y el tomate, la no atención de quienes preparan los alimentos pues están más pendientes del celular o del televisor. Si pretende comer “jochos” son más recomendables los del OXXO, y eso ya es irse a los extremos.

 

Hanasho.

Por años la marca pionera en comida japonesa barata (recuerde que existió Sakura pero los precios altos la llevaron al cierre), cuya tumba es cavada por ellos mismos y no tanto por la competencia.

Los jueves tradicionales de 2×1 son un verdadero calvario para los asistentes quienes deben esperar hasta una hora para comer y más de dos horas para obtener una mesa. Este mal servicio ha provocado que los comemakis mejor se dirijan a alternativas con similares promociones como Sushiito (jueves de 2×1) o Sushi Zone (martes y jueves de 3×2).

No solo es la espera lo que convierte a Hanasho en una mala experiencia también la calidad de sus productos estrellas que van en detrimento: los makis. El arroz en ocasiones muy “masudo”, insípido, mal cocido que sabe a engrudo o, por el exceso de vinagre los makis se despedazan, prácticamente es imposible tomarlos con los hashis, kuàizi o shock-stricks (como quiera llamarles) y ni modos de recurrir al tenedor, es faltar a la etiqueta de la comida oriental.

Pero esto no solo ocurre en jueves de promoción día en que el tamaño de los makis es más pequeño, sino en diferentes ocasiones por lo que cada vez son más quienes comentan y comparten las malas experiencias “sufridas” en Hanasho. Quizás esa irregularidad en la calidad de la cocina se deba a la alta rotación de personal. Como muestra la sucursal de plaza galerías boulevard, donde solo 3 de 10 empleados originales sobreviven. La cocinera que tenía una antigüedad de ocho años ahora trabaja en un restaurante de mariscos, quien por cierto fue despedida injustificadamente. El resto del personal abandonó Hanasho por las malas condiciones laborales.

 

CRISTÓBAL COLÓN U OCC

En tan solo siete años y medio, la empresa líder en el transporte de largo recorrido perteneciente al grupo ADO, ha cambiado dos veces al gerente general. Hoy entra en funciones uno más.

Aunque ya fue presentado a los medios será hasta el día de hoy cuando Tomás Arturo García Miranda quien proviene de Jalapa Veracruz donde fungió como gerente comercial de la marca AU, inicie funciones como nuevo líder. Es el primero de los últimos cinco gerentes generales con un posgrado, aunque eso no es garantía ya sabemos que las maestrías y los doctorados no quita lo pend… solo lo disfraza, al menos viene alguien con mayor preparación académica y tendrá la tarea complicada de recuperar el difícil mercado del transporte de corto y largo recorrido que sus antecesores NO supieron defender.

Tanto Carlos Gómez Velastegui como Alfredo Molinar Cruz, ex gerentes generales en Chiapas, no lograron aprovechar el posicionamiento de las marcas para elevar la participación en el mercado al contrario, permitieron el avance de la competencia. Con la administración de Gómez Velastegui, un psicólogo metido a transportista, la competencia de rutas de largo recorrido se dispararon. Ahora son tres empresas más las que ofertan viajes a la ciudad de México y ya no son “piratas”. El estilo de “gerenciar” de éste no fue del todo agradable para el personal, se disparó la rotación de personal. Es además responsable de esa fracasada y de mal gusto campaña comercial “Oí vos colocho en la colón ahorras paga”.

Con el temeroso Alfredo Molinar Cruz la empresa estuvo casi en números rojos, alrededor de 6,000 personas mensualmente dejaron de transportarse[2], lo que llevó a realizar recortes de personal, sueldos y prestaciones mas no redujo los gastos excesivos para los cursos de fines de semana en lujosos hoteles de Tuxtla y San Cristóbal dirigido a los gerentes y sus esposas. Su torpeza para tratar a una de las almas de OCC, los conductores, por poco desembocaba en un paro. Y la presión ejercida hacia la otra gran alma, los mecánicos, fue visible pues en su administración se incrementó el número de unidades “torcidas”, según el argot colonero.

Ambos, Molinar Cruz y Gómez Velastegui, son responsables de la multa millonaria impuesta por la Comisión Federal de Competencia Económica[3]. Y los dos, como siempre, pues esta empresa es muy noble, no aceptaron su finiquito a cambio de seguir en ADO con un cargo de menor importancia. Mientras al enemigo que tanto temieron, Eduardo Córdova Balbuena, cosecha éxitos en la península de Yucatán[4] como gerente general.

OCC es una gran empresa. Noble, muy importante y pionera no solo en el rubro del transporte sino que el talento de ese personal pocas veces valorado y reconocido, los ha llevado a que las grandes marcas constructoras de autobuses y camiones, hagan correcciones a la ingeniería automotriz que tanto presumen alemanes, suecos y brasileños.

Los tres casos citados son ejemplos de lo que también llamamos: dormirse en sus laureles. Y para nada le extrañe que el día de mañana estas marcas ya no existan o bien, sean absorbidas por otras antes ninguneadas.

 

anuncio

MAROMETA:

¿Por qué una empresa privada y no la autoridad correspondiente es la que coloca las lonas en los anuncios espectaculares infractores del nuevo reglamento?

¿Por qué los anuncios instalados de políticos, funcionarios, ex funcionarios, dueños de medios, en zona prohibidas y que desde siempre han contravenido las reglamentaciones no han sido sancionados?

 

[1] http://www.consumidor.gob.mx/wordpress/wp-content/uploads/2014/10/58-67RC451-Estudio-de-Calidad-Salchichas.pdf

[2] http://www.oem.com.mx/elheraldodechiapas/notas/n1417918.htm

[3] http://www.elfinanciero.com.mx/economia/cofece-multa-a-transportistas-en-chiapas-con-26-mdp.html

[4] http://www.puntomedio.com.mx/yucatan/2015/03/12/en-marcha-proyecto-turistico-del-ado-para-atraer-mas-turismo-al-pueblo-magico/40259/

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: