Terremoto y sociedad civil

 

Un nuevo aniversario del terremoto de la Ciudad de México que sacudió la tierra en 1985, pero también las consciencias y actitudes de la sociedad, ha servido para recordar a los centenares de fallecidos, la solidaridad con los afectados y, por otra parte, se ha señalado o hecho hincapié en el papel de la sociedad civil en esa situación. Y es en este último punto donde creo que existe una clara confusión en la utilización del concepto: el de sociedad civil.

arton115226

Lo que se vivió en la capital del país hace varias décadas no fue una reacción de la sociedad civil, sino una respuesta espontánea de solidaridad, algo que científicos sociales escribieron hace más de un siglo. Sólo cabe recordar lo que Emile Durkheim mencionó al respecto desde su concepto de la “solidaridad mecánica”, y que se relaciona con el surgimiento espontáneo de agrupaciones momentáneas y temporales entre personas que no necesariamente se conocen o comparten algo más allá que el evento o situación que los congrega. Tal vez las celebraciones festivas o los dramas humanos, como el que sirve de pretexto a este artículo, sean ejemplos muy nítidos de esta circunstancia. Algo que el autor Manuel Delgado Ruiz supo ver muy bien al analizar las propuestas del sociólogo francés mencionado arriba.

La sociedad civil, sin embargo, es otra cosa. Refiere a ciudadanos organizados en busca de intervenir en la toma de decisiones para el bien público, o de su grupo, además de que pueden convertirse en mediadores entre dichos ciudadanos y el poder establecido, entiéndase gobierno en turno o estructuras estatales.

Concepto de resonancias latinas pero que adquiere la condición que le conocemos en la actualidad en el pensamiento liberal, con figuras tan claves como Alexis de Tocqueville y su obra La democracia en América. En ella la sociedad civil va desde las asociaciones y fundaciones hasta lo que hoy conocemos como organizaciones no gubernamentales, poniendo énfasis en el papel fundamental que juegan para el aprendizaje y construcción de la democracia. Este autor francés, prendado de lo que vio en Estados Unidos, nos recuerda que la sociedad civil es un pilar estratégico para la conformación de una sociedad que aspira al ejercicio democrático y al control o supervisión del poder. En México la sociedad civil es todavía un proyecto más que una realidad que influya de manera contundente en el accionar político. Hay muchas formas de solidaridad en el país, eso sí, pero la sociedad civil todavía debe crecer para hablar de ella con propiedad.

 

 

 

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: