La memecracia y la política chiapaneca

LA MEMECRACIA Y LA POLÍTICA CHIAPANECA

Luis Fernando Bolaños Gordillo[1]

Las redes sociales posibilitan a la opinión pública la plataforma digital para manifestar y compartir gráficamente, desde una perspectiva abierta o anónima, lo que se piensa de la clase política, que hasta el momento no ha tenido modo de frenar en diversos escenarios la infinidad de formas que cuestionan, critican o ridiculizan su accionar, salvo las hasta ahora fallidas iniciativas de leyes mordaza cibernéticas.

La proliferación de los memes describen un giro en los órdenes de las formas de representación gráfica, anteriormente esta tarea se le designaba a los caricaturistas, pero ahora las herramientas de los softwares de edición de fotografías permiten que los ciudadanos con las cualidades informáticas necesarias pueden diseñar sus imágenes de acuerdo con los hechos que se estén suscitando en el contexto social.

En Chiapas, el entonces presidente de la Mesa Directiva de la LXV Legislatura, Noé Castañón Ramírez, presentó en el 2012 una propuesta de ley que contemplaba en uno de sus puntos sancionar el “mal uso” de la internet y las redes sociales, en un contexto en el que el gobierno de Juan José Sabines Guerrero estaba siendo objeto de críticas y memes en Facebook.

Imaginarios esperados

Imaginarios esperados

La reacción de los cibernautas chiapanecos ante la insinuación de una “ley mordaza digital”, propició que ésta se quedara como mero referente de una necesidad institucional de frenar a una opinión pública que encontró en los memes una manera novedosa de describir el proceder de la clase política. Carlos Z Cadena, plasmó así estos desencuentros en su columna Comentario Zeta:

Sin embargo, el repudio de los chiapanecos no se hizo esperar a través de las     propias redes sociales donde tanto ciudadanos, abogados, dirigentes sociales,           universitarios, como periodistas, calificaron de aberrante, perversa, loca, monstruosa, indignante, siniestra, provocadora, mañosa, turbulenta, absurda   descarriada y hasta fatal a la sospechosa ley. Inclusive el propio promotor            legislativo el junior Noé Castañón Ramírez -hijo del actual secretario de Gobierno       Noé Castañón León- recibió también una serie de represiones en el ciberespacio,             donde lo acusaron de ser un “ciberpolicia”, un “aristócrata autócrata”, “chamaco pernicioso”, “nene de cuna podrida”, “conspiración Castañón cibernética”, “Nazi aterrador” y “delincuente represivo de las redes sociales”

(http://elorbe.com/hoy-escriben/2012/11/15/comentario-zeta-805.html)

La manipulación de una fotografía sumada a una mezcla de ironía, humor negro y cultura política, propició que los memes se convirtieran en una manera gráfica de destacar en el ciberespacio –donde se configura una región simbólica de asuntos de interés local- los errores, corrupción o arbitrariedad de las autoridades en los tres niveles de gobierno, y más aun con la posibilidad de hacerlo desde el anonimato, lo que no necesariamente es una forma de cobardía.

Una imagen de archivo fotográfico que se recrea para dar cuenta de algo que merece ser asunto de muchos, no solamente es cuestión de intercambios sino síntoma de un descontento generalizado sobre el desempeño de las autoridades; es un reclamo que visibiliza una necesidad de cambio. Los memes son un modo de conservar la memoria política del pueblo, una visión comunitaria sobre los desencuentros con la parte instituyente que no ha tenido modo de salir bien librada en las imágenes que se comparten todos los días

Las redes sociales se convierten en un campo de cultivo en el que los memes, que          en palabras del periodista Mario Tascón son «esos chistes en forma de texto,      fotomontaje o video sobre temas de rabiosa actualidad» se reproducen a velocidad           de vértigo. Y lo mismo ocurre con nuestros teléfonos y correos, donde los que los            reenvían los hacen extenderse de forma geométrica, como un virus, por lo que             además de memes, también se les denomina ‘virales             (http://cadenaser.com/emisora/2014/11/02/radio_madrid/1414935323_479365.html)

Ese fue el motivo por el cual la clase política chiapaneca desde el sabinismo, pretendió establecer una suerte de “cibertribunal” que se encargara de acusar, amenazar y llevar a juicio, al menos desde arrebatos de censura, a todo aquel que se valiera de los memes para exponer a los políticos, lo que tenía como antecedente inmediato el que dos twitteros veracruzanos habían sido encarcelados por “ciberterrorismo” en los inicios de la administración de Javier Duarte.

Otro antecedente lo protagonizó en 2014 una diputada local del Partido Verde Ecologista de México en Sonora, Selma Guadalupe Gómez Cabrera, quien propuso en su Congreso local una ley para penalizar los memes en contra de políticos en las redes sociales, argumentando que ese acto era a la vez una violación a la vida privada y un asunto difamatorio. La diputada fue nombrada en las redes sociales como Lady Memes. Esto mostraba la ansiedad de la clase gobernante de tener el control sobre un entorno virtual que ya estaba cobrando fuerza como depositario de resistencias.

Lady Memes o la Nena Consentida

Lady Memes o la Nena Consentida

Los memes, como una forma de prácticas de producción simbólica de resistencia que hace uso de las redes sociales para divulgar lo que se piensa de la clase política, visibilizaron el poder del pueblo a través de una imagen, cuya estética estaba basada en recrear lo peor de la condición social de su contraparte que no tuvo desde el principio otros modos de responder que con insinuaciones de legislar al respecto para luego sancionar administrativa o penalmente.

Como patrimonio histórico estas imágenes no solamente pueden describir el presente de los políticos, también su pasado y de paso ironizar sobre cómo llegaron al poder. Un personaje muy cuestionado, tanto por su administración como por su cercanía al sabinismo, es el ex alcalde Yassir Vázquez, quien es calificado como el peor edil que ha tenido Tuxtla Gutiérrez en su historia.

El vilipendiado y controvertido exalcalde de Tuxtla Gutiérrez, Seth Yassir Vázquez,          hizo su aparición en la escena política. Esta vez, no fue en la capital chiapaneca,         sino en la ciudad de Cuernavaca, donde apareció al lado del futbolista ahora         metido a político, Cuauhtémoc Blanco. El célebre expresidente de Tuxtla, no por       sus buenas obras, sino por haber dejado endeudado al Ayuntamiento y pasar las       fronteras con su magno proyecto “Que Viva el Centro”, el cual fue un asco en su edificación, intenta ahora resurgir para la mala fortuna de los habitantes de         Morelos. La aparición de Yassir se da justamente cuando el exgobernador Juan   Sabines Guerrero, quien lo sacó de la nada hacerlo alcalde, presume en las redes          sociales tener un pie dentro del consulado de Orlando, Florida, en los Estados      Unidos de Norteamérica (http://www.diariodechiapas.com/portada/20195-reaparece-yassir-vazquez-el-peor-edil-que-ha-tenido-tuxtla-gutierrez)

Imagen 3 La historia de Yassir

Las críticas están más allá de la manifestación visible que hay en las fotografías, es decir, lo exterior no solo sirve para fijar la subjetividad de diversos actores sociales sobre los hechos que protagonizan los gobernantes, también para reafirmar la noción de que se han rebasado los dispositivos institucionales que sirven para generar una imagen positiva de los sujetos en cuestión. Esta forma de poder no es homogénea, se construye a partir de diferentes visiones y experiencias que pueden verse como una suma de entidades con ciertos intereses comunes.

Las ideas o los sistemas de las ideas no flotan, claro está, en un espacio             incorpóreo; adquieren sustancia a través de la comunicación en el discurso    y la realización (Wolf, 1998:21).   .

Manifestar desprecio o burla a través de una imagen no solamente es una especie de venganza, es una forma de construir un sentido de justicia y en este caso la “ciberpolicía”, “ciberfiscalía” y “cibertribunal” que sí están funcionando son los de la ciudadanía, que está más atenta con los actos, declaraciones y decisiones de políticos y funcionarios, lo que marca una forma emergente de acción social que no deja ni el beneficio de la duda ni el derecho de réplica. Los “ciberabogados de oficio” no han tenido modos de defender a los acusados que se desdibujan ante esta forma novedosa de empoderamiento social.

No puede solicitarse la indignación del lector ante una lacra social si después no   se hace intervenir algún elemento que sane esa lacra y que, vengando a sus víctimas, vengue de paso al lector turbado (Eco, 2005: 20).

Los memes posicionan y articulan los órdenes discursivos y visuales de la parte instituida, por lo general de descontento y desprecio, en un marco cultural donde el pasado sirve para explicar el presente e ironizar sobre un futuro vacío desde un nihilismo cargado de humor negro. Podría decirse también que estas imágenes reivindican el yo social ante un contexto de censura la represión.

Estas imágenes no solamente hacen referencia a los constantes desatinos políticos, también aluden a anécdotas desafortunadas que le suelen ocurrir a cualquier gobernante, como el de la cachetada que Manuel Velasco Coello propinó a un integrante de su staff en un evento en el municipio de Huixtla. Tanto la agresión como las poco creíbles disculpas del gobernador (quien recibió una bofetada simbólica en un mitin posterior), fueron ridiculizadas y viralizadas de varias maneras en las redes sociales.

, al igual que su boda con la cantante y actriz Anahí Puente.

.

Imagen 5 (2)

Cachetadas fashion

Cachetadas fashion

Otro hecho que cobró especial tratamiento gráfico fue la boda del gobernador con la cantante y actriz Anahí Puente, evento que contrastaba con la situación de pobreza extrema que priva en la entidad.

 

Imagen 6 Otro mundo

Otro mundo

Otro mundo

 

Estas manifestaciones gráficas del contexto político chiapaneco que se comparten en Facebook, no solamente aluden a los políticos que son conocidos por la sociedad y que tienen amplia presencia en medios de comunicación, también pueden expresar inconformidad con los actos protagonizados por gente que forma parte de su equipo de trabajo. Tal es el caso de Omar Fernando Rosales Toledano, quien fuera señalado de asesinar su expareja Viridians Flores Ramírez, en un hotel de San Cristóbal de Las Casas. El hecho tomó fuerza en las redes sociales porque el acusado trabajaba para el senador Luis Armando Melgar.

Imagen 8. La fiscalía de los memes

La parte instituyente tampoco es ajena al uso de los memes, porque los utiliza para desprestigiar a ciertas figuras políticas que representan una piedra en su camino. El caso denominado por la clase gobernante como “Paco Moches” tuvo su temporalidad en cuanto a la manera de representarse gráficamente pero a mi juicio tuvo menor impacto que los memes que se han hecho y se harán hacia personajes como Manuel Velasco Coello o Fernando Castellanos Cal y Mayor.

 

Los memes son para la clase gobernante una manera de congestionar el ambiente político, de intentar no ser los únicos satirizados en una región simbólica donde los archivos fotográficos se suben, comparten, circulan y van dejando a su paso no solamente risas o burlas sino opinión pública. Aparte de su impacto en la opinión pública, los memes tienen otra potencialidad: ponen en entredicho las formas de subjetivación que apuntan a volver hegemónico algo. El discurso de un político puede ser utilizado en su contra, así como los enfoques mercadotécnicos y de imagen empleados para tal efecto.

Esto puede aplicarse perfectamente a la imagen del actual alcalde de Tuxtla Gutiérrez, quien ha sido puesto en entredicho gráficamente desde que fungía como diputado local. Los memes en su contra se recrudecieron con su controvertido triunfo sobre Francisco Rojas Toledo.

Imagen 9. Sentencia del Cibertribunal

Sentencia del cibertribunal

Sentencia del cibertribunal

Hacer un meme no se limita solamente a un acto creativo, es un modo de resistencia, una manera de redefinir el contexto político y clasificar a sus actores según su proceder; la manipulación de archivos fotográficos indica que hay memoria histórica y que al no haber la posibilidad de increpar directamente a los políticos en cuestión por la historia de censura y represión que distingue a la entidad, se hacen en un espacio virtual que paulatinamente se está convirtiendo en un territorio al que se le está prestando más atención.

Quienes desean tener información veraz y confiable ya no la buscan en los medios impresos tradicionales (que también tienen plataformas en línea), porque existe un periodismo on line que brinda alternativas informativas, de opinión e investigación. Muchos de estos periodistas comparten su opinión en sus perfiles de Facebook.

Por lo tanto, los memes tienen en las redes sociales una fuerza que ha suscitado que la clase gobernante intente censurar y regular su uso, aunque también los políticos no ponen mucho de su parte para evitar ser ridiculizados, lo que hace suponer que los directores de comunicación social o asesores de imagen tengan trabajo extra.

Tarde o temprano el meme podría pasar de patrimonio cultural de los vencidos a un género en el ejercicio periodístico o como base de la contrapropaganda.

Dato de interés 

De acuerdo con las explicaciones del periodista Mario Tascón, el origen del término meme se basa en un juego entre las palabras memoria y genes, acuñado por el etólogo británico Richard Dawkins en su libro El gen egoísta (1976), para designar las unidades de información cultural transmisibles de un individuo a otro, de una mente a otra o de una generación a la siguiente.

 

Referencias

 

[1] Profesor e Investigador de Tiempo Completo de la Licenciatura en Comunicación Intercultural de la Universidad Intercultural de Chiapas; forma parte del Cuerpo Académico Lenguas y Discursos Culturales en la Frontera Sur y trabaja temas sobre culturas juveniles, diversidad cultural y contracultura; Doctor en Ciencias Sociales y Humanísticas por el Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas.

 

Trackbacks/Pingbacks

  1. Noticias destacadas del 16 al 21 de noviembre de 2015 | Chiapasparalelo - 21 noviembre, 2015

    […] La memecracia y la política chiapaneca […]

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
%d